ESTÁS LEYENDO...

1 de cada 12 personas en el mundo vive con hepatit...

1 de cada 12 personas en el mundo vive con hepatitis B o C

1 de cada 12 personas en el mundo vive con hepatitis B o C

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos¿Soy el número 12? es el lema del Día Mundial de la Hepatitis, iniciativa promovida por la World Hepatitis Alliance, y a la que se suma en España la Asociación Española de Enfermos de Hepatitis C (AsoEEHC), que acaba de celebrar las Jornadas Médicas sobre las Hepatitis Víricas, y que cuenta con el apoyo de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH).

A, B, C, D, E y G: aprende a distinguirlos
Existen diversos tipos de virus de la hepatitis: A, B, C, D, E y G. Algunos de estos virus como el A, E o G, no causan hepatitis crónica, el virus B cronifica en un pequeño grupo de pacientes infectados; y otros como el C cronifican en más de dos terceras partes de los enfermos infectados, pudiendo producir cirrosis e insuficiencia hepática. La hepatitis C, por su parte, es la causa más frecuente de enfermedad hepática crónica, cirrosis avanzada y cáncer hepático. A pesar de ello, existe un porcentaje muy importante de pacientes con hepatitis víricas que desconoce que está infectado. La hepatitis B y C es un problema de salud pública que requiere una mayor toma de conciencia sobre el diagnóstico de la enfermedad, tanto del personal sanitario como de la población general.

“En España alrededor de 600.000 personas son portadoras del virus C de la hepatitis, de los cuales sólo están diagnosticados en torno a 150.000”, ha apuntado el doctor Conrado Fernández, jefe de la unidad de Aparato Digestivo del Hospital de Alcorcón (Madrid).

En este sentido, la importancia del diagnóstico reside en la “oportunidad de ofrecer tratamiento a estos pacientes, de los cuales un porcentaje elevado se curará”, señala el doctor Fernández. Asimismo, el diagnóstico precoz cobra importancia a nivel epidemiológico, puesto que “si estos pacientes tuvieran conocimiento de su enfermedad, tomarían precauciones para evitar la transmisión del virus y estarían sometidas a seguimiento”, matiza el experto.

En cuanto al virus B de la hepatitis, la situación en España cambió radicalmente a principios de los años 90 con la vacunación universal. “La disminución del número de portadores ente los año 80 hasta la actualidad —del 1,5% al 0,7%— evidencia este avance”, afirma el doctor Fernández.

Diagnóstico precoz para un mejor tratamiento
De acuerdo con el doctor Francisco Gea, jefe de sección de Aparato Digestivo del Hospital La Paz, “el diagnostico precoz permite tratar la infección en etapas precoces, lo que permite asimismo aumentar la eficacia de los tratamientos”. Por otra parte, ha subrayado que la erradicación precoz del virus reduce de manera importante el riesgo de contagio a otras personas.

Otro factor clave en el tratamiento de esta enfermedad es el mejor conocimiento del comportamiento del virus de la hepatitis C. “Ello permite realizar tratamientos personalizados, disponiendo de herramientas que permiten prever la respuesta en fases muy precoces del tratamiento”, apostilla el doctor Gea.

Primera causa de trasplante
Por su parte, el doctor Rafael Bárcena, jefe de Sección del Hospital Ramón y Cajal, ha señalado que “en España casi el 2% de la población está infectada por el virus de la hepatitis, y aunque en muchos casos cuando se diagnostica se trata de enfermos que tienen poco daño en el hígado, esta enfermedad sigue siendo la primera causa de trasplante hepático en nuestro país”.

Según explica este especialista, “la mayoría de las veces la enfermedad trascurre de manera asintomática y muy lenta, con lo cual el impacto sobre la calidad de vida de estos pacientes es escaso durante muchos años”. Por otra parte, afirma que “al ser una enfermedad tan frecuente, hay un considerable número de pacientes, aunque porcentualmente escaso, en los que la enfermedad evoluciona a cirrosis y posteriormente ésta a insuficiencia hepatocelular, o bien desarrollan cáncer de hígado, destaca. En este sentido, añade que “debido a esa posible evolución en la enfermedad, la infección por virus C es la causa más frecuente de trasplante hepático en España”.

¿Soy el número 12?
En el mundo, una de cada 12 personas (aproximadamente 500 millones) está infectada por el virus de la hepatitis B o C. Este problema requiere una mayor toma de conciencia sobre el diagnóstico de la enfermedad, tanto del personal sanitario como de la población general.

Así, la detección precoz y la administración de tratamiento desde las primeras fases de la enfermedad puede frenar e incluso revertir la lesión hepática, prevenir las complicaciones asociadas a su aparición y reducir el impacto en la calidad de vida de los pacientes.

En opinión de Amparo González, coordinadora de la AsoEEHC, “nuestro principal objetivo es lograr un diagnóstico precoz de la enfermedad”. En este sentido, añade la importancia de la iniciativa del proyecto puesto en marcha por la AsoEEHC, cuyo fin es que “desde los centros de Atención Primaria se puedan realizar pruebas para facilitar la identificación por medio de marcadores hepáticos que faciliten el diagnóstico de la hepatitis C”, señala la coordinadora de la AsoEEHC.

¿Puedes estar infectado?
Existen una serie de factores de riesgo que facilitan el contagio del virus de la hepatitis C en la sangre. En el caso de que se haya estado expuesto a alguno de ellos, sería recomendable realizar un análisis de sangre:

• Tatuajes o piercings.

• Consumo de cocaína intranasal.

• Transfusiones de sangre anteriores a 1992.

• Uso compartido de jeringuillas para el consumo de droga.

• Intervenciones dentales en países en los que no se esterilice correctamente el material.

• Personal sanitario de riesgo.

• Compartir útiles de aseo ni otros objetos que puedan haberse contaminado con sangre.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?