10 consejos para comer bien

Los hábitos alimenticios de los españoles están lejos de ser los correctos para conseguir una nutrición adecuada y, en consecuencia, una salud óptima y protegida de posibles enfermedades. Según una encuesta de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, el 70% de la población española no se alimenta de forma correcta.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos“En la actualidad, dedicamos muy poco tiempo a un aspecto tan importante como es comer bien y la mayoría de las personas se nutren de manera deficiente, debido a su excesivo consumo de proteínas, grasas de origen animal, alcohol, calorías y azúcares”, detalla Eduardo González Zorzano, asesor médico de Cinfa. Los hábitos de los españoles vienen determinados por el estilo de vida sedentario, las prisas, el estrés o incluso la situación económica, que obliga a priorizar aspectos como el precio antes que la calidad o variedad de los alimentos.

No obstante, el experto señala que “los ciudadanos están mostrando una creciente preocupación por este tema y acuden a la farmacia en busca de asesoramiento en cuanto a su nutrición”.
“La clave para una alimentación sana  consiste en incorporar una gran variedad de alimentos a nuestra dieta diaria, puesto que no existe ningún alimento que reúna todos los nutrientes esenciales para nuestro organismo”, explica González Zorzano.

“Una alimentación adecuada es la que encuentra equilibro entre el aporte necesario de nutrientes y calorías y las necesidades de cada persona, con el fin de que el cuerpo desarrolle sus funciones correctamente. Nuestra sociedad dispone de la dieta mediterránea, que reúne todas estas características y sus beneficios sobre nuestra salud han sido confirmados en varios estudios”.

Por tanto, es aconsejable seguir una serie de pautas alimenticias que pueden resultar altamente beneficiosas para la salud, a la hora de prevenir diversas patologías como hipertensión arterial, problemas cardiacos, osteoporosis, obesidad o trastornos digestivos.

10 consejos para comer bien

1. Planifica un menú semanal equilibrado y variado.

A la hora de hacer la compra, es necesario organizarse y hacer una correcta elección de los alimentos. Lo más importante es elegirlos por su valor nutritivo.

2. Establece unos horarios de comida regulares.

El fenómeno actual de comer rápido resulta perjudicial tanto física como psicológicamente si se hace de manera habitual. Lo más recomendable es dedicar un tiempo relajado, moderar las cantidades de alimentos y comer acompañado para conversar.

3. Realiza cinco comidas al día.
Desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Y evita picar entre horas. Si repartes las comidas a lo largo del día ingerirás a la larga menos cantidad de alimento y no pasarás hambre, al tiempo que evitarás que el cuerpo acumule más cantidad de grasa.

4. Desayuna fuerte; cena ligero
Desayuna fruta, lácteos, y tostadas o cereales, para asegurar un pleno rendimiento físico e intelectual. Y por la noche, escoge alimentos ligeros y fáciles de digerir como verduras, sopas, pescados o lácteos desnatados, para dormir bien.

5. Bebe entre uno y dos litros de agua al día.
El agua favorece la digestión de los alimentos, y ayuda a normalizar el tránsito intestinal, por lo que es importante mantener una correcta hidratación, y aumentarla cuando se practica ejercicio.

6. Modera el consumo de alcohol.
El vino y la cerveza son una fuente importante de vitaminas, minerales y antioxidantes naturales. Sin embargo, no deben sobrepasarse los dos vasos al día en varones, y uno en mujeres, según recomienda la Sociedad Española de Cardiología.

7. Evita las grasas saturadas, las harinas refinadas y los azúcares.

Sustituye las grasas animales por aceite de oliva virgen, con propiedades cardiosaludables. Escoge alimentos integrales, más ricos en fibra, vitaminas y minerales, aumenta el consumo de verduras, hortalizas, frutas y cereales y huye de los azúcares simples, que favorecen el sobrepeso y la caries dental.

8. Cocina sano.
Cuece y cocina al vapor, al horno o a la plancha y evita en lo posible las frituras y las salsas. No abuses de alimentos precocinados.

9. Deja la sal en el salero.
Si comes sin sal protegerás tu corazón, porque retiene agua en el organismo y contribuye al aumento de la tensión arterial. Puedes sustituirla por apio, vinagre o especias, y así añadirás más sabor a tus comidas.

10. Consulta a tu farmacéutico sobre los complementos alimenticios.
Con su aporte extra de nutrientes, ayudan al organismo a funcionar de forma óptima y favorecen la prevención de posibles problemas de salud.

Junto a la recomendación de seguir unas pautas para comer bien y llevar unos hábitos de vida saludables, el asesor médico recuerda la importancia de dormir las horas suficientes, ya que se ha comprobado que la falta de sueño está relacionada con la obesidad, así como de practicar ejercicio diario, aspectos que permanecen descuidados por muchas personas.

Según la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española, el 46% de la población no practica ningún tipo de deporte y no camina lo suficiente, al menos 30 minutos al día. Por eso, el experto de Cinfa recuerda que el ejercicio resulta determinante para la salud: “La actividad física moderada es clave para reforzar el sistema inmune, ayudar a controlar el peso, asegurar que nuestro metabolismo funcione correctamente y, en definitiva, mejorar el estado cardiovascular de las personas”.