ESTÁS LEYENDO...

35 hospitales de toda españa participan en la prim...

35 hospitales de toda españa participan en la primera semana mundial de la alergia

35 hospitales de toda españa participan en la primera semana mundial de la alergia
Bajo el lema, “Las enfermedades alérgicas: un problema de salud pública” 35 hospitales de toda España participan del 4 al 10 de abril en la celebración de la primera Semana Mundial de la Alergia con una campaña de educación sanitaria dirigida a la población general. Se colocarán puntos de información al público en los que se ofrecerá documentación sobre la alergia y las estrategias más adecuadas para prevenirla y tratarla.

La Semana Mundial de la Alergia es una iniciativa puesta en marcha por la Organización Mundial de la Alergia (WAO, por sus siglas en inglés) y las sociedades que la integran, entre las que se encuentra la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) . En este sentido, el secretario de la SEAIC, el doctor Pedro Ojeda, explica que lo que se pretende estos días es “llevar un mensaje de concienciación a la población española acerca de la gravedad de las enfermedades alérgicas, de su prevención y tratamiento con el fin de alcanzar una calidad de vida adecuada para los pacientes alérgicos”.

Desde que en 1873 se identificaron las primeras causas de la alergia, la progresión de esta enfermedad ha sido espectacular. Así, un estudio de ámbito europeo elaborado en 1926 (Lewis S et al), cifraba en sólo un 1% de la población, aquellas personas sufrían de forma habitual síntomas de alergia al polen. Ya, a mediados de los 80, ese porcentaje había aumentado al 10% y, en la actualidad, se encuentra en torno al 15-20% de europeos que se declaran alérgicos al polen, afectando principalmente a jóvenes y adolescentes.

A la vista de estos datos, el doctor Ojeda indica que “las enfermedades alérgicas adquieren cada vez mayor importancia económico-socio-sanitaria en nuestro entorno, debido a que son enfermedades muy prevalentes y con una clara tendencia a aumentar y porque la mejora de la calidad de vida y los tratamientos generan en la población un incremento en la demanda asistencial”.

Abordaje multidisciplinar, el abordaje del futuro
Las enfermedades alérgicas comprenden una serie de patologías de expresión clínica muy diversa (respiratoria, cutánea, digestiva o multiorgánica) y gravedad variable, mediadas inmunológicamente a través de mecanismos bien conocidos y desencadenadas por unos agentes, los alérgenos, que pueden ser identificados y sobre los que se pueden efectuar acciones de evitación y prevención

“Las enfermedades tienen un curso agudo o crónico, con exacerbaciones provocadas por la exposición al alergeno, y necesitan para su control y seguimiento de tratamientos farmacológicos a largo plazo y la modificación de hábitos de vida por parte del paciente y su entorno- explica Ojeda. Cuando se trata de problemas crónicos o a largo plazo, como el caso del asma, el cumplimiento terapéutico es difícil de mantener o se hace irregular. Si a esto se añade la necesidad de actuar rápida y puntualmente en determinadas ocasiones (exacerbaciones del asma, reacciones adversas a alimentos) y de cambiar situaciones ambientales y determinados hábitos o instaurar otros nuevos, resulta evidente la necesidad de integrar todos estos conocimientos dentro de un programa de educación”. 

La patología alérgica dificulta en muchos aspectos la vida diaria de los pacientes, a la vez que lleva consigo un alto coste socioeconómico. Ante esta situación la doctora Matilde Rodríguez-Mosquera, presidenta de la Sociedad de Madrid y Castilla La Mancha de Alergología e Inmunología Clínica afirma que “las enfermedades alérgicas precisan de un manejo integral, no sólo desde el punto de vista terapéutico, sino también orientando al paciente sobre como convivir mejor con su enfermedad”.

En esta misma línea, Soledad Alonso Mostaza, presidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Enfermos Respiratorios (FENAER) recuerda que “la educación sanitaria atañe tanto al paciente como al profesional y la sociedad. Ésta última demanda cada vez más información y más amplia sobre la enfermedad, pero tiende a delegar las responsabilidades de prevención y tratamiento sobre el sistema sanitario”. FENAER demanda también mayor accesibilidad para los pacientes a los Servicios de Alergia en provincias. “En ocasiones los Complejos Hospitalarios están lejos del centro de las comarcas”- explica su presidenta.

Se ha demostrado que la implementación de programas de educación que enfatizan el papel del paciente en su propio manejo, reduce la morbilidad y los costes en salud y mejora la calidad de vida de los pacientes. “El futuro pasa por un abordaje multidisciplinar basado en la colaboración del médico con el paciente para establecer protocolos y lograr los máximos beneficios para los afectados” – concluye la doctora Rodríguez Mosquera.

“Declaración de Madrid”
El pasado mes de noviembre, durante la XXVII edición del Congreso Nacional de la SEAIC, esta sociedad científica y varias asociaciones de pacientes (Immunitas Vera: Asociación de alérgicos a alimentos y látex de Cataluña; Aire libre: Asociación de enfermos asmáticos y alérgicos “Aire libre” de Granada; Asociación Española de alérgicos al látex; FENAER: Federación Nacional de Asociaciones de Enfermedades Respiratorias; HISTASAN: Asociación madrileña de alergias alimentarias; AIA: Associaciò d’Al.lèrgics i/o intolerants Alimentaris d’Andorra; AEDM: Asociación Española de enfermos de Mastocitosis; Asmamadrid: Asociación de Asmáticos Madrileños; Asociación “Mi alergia”; Elikalte, Asociación vasca de alergias alimentarias; AEPNAA: Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex y ADAPHI: Asociación de Alérgicos a la Picadura de Himenópteros – abejas y avispas-) se adhirieron a la “Declaración de Buenos Aires” , un manifiesto de derechos y deberes que pretende dar voz a los pacientes con enfermedades alérgicas.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?