ESTÁS LEYENDO...

57 personas con trastorno mental cambian la prisió...

57 personas con trastorno mental cambian la prisión por trabajos comunitarios en Fundación Manantial

57 personas con trastorno mental cambian la prisión por trabajos comunitarios en Fundación Manantial

El ‘Programa de trabajos a beneficio de la comunidad’ fruto de la colaboración entre Fundación Manantial y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias cumple 5 años 

Un total de 57 personas con trastorno mental han conseguido sustituir la prisión por trabajos en beneficio de la comunidad. En febrero de 2016 se han cumplido 5 años del ‘Programa de trabajos en beneficio de la comunidad’ a través del convenio entre Fundación Manantial y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior. “Estas personas han tenido una segunda oportunidad que ha facilitado su proceso de recuperación y reinserción social”, explica Javier Pallarés, director del Plan de Ámbito Penitenciario de Fundación Manantial. Además 5 personas se han quedado como voluntarios y 3 han sido contratados por Fundación Manantial en su plantilla profesional.

El caso de Roberto: “no he vuelto a reincidir”
Uno de los beneficiarios del programa es Roberto, de 60 años y diagnosticado con un trastorno mental, que lleva 5 años como voluntario de Fundación Manantial. “Empecé a venir a Fundación Manantial para cumplir una condena de 60 días. Me gustó el trato, el ambiente y el trabajo, y yo también les gusté a ellos”, explica Roberto. Las tareas que se le encomendaron fueron administrativas: coger el teléfono, gestiones bancarias, correos, gestorías y ayuda en la organización de eventos. Actualmente, dos días a la semana realiza labores de voluntariado en el Área de tutela de Fundación Manantial. Roberto no ha vuelto a reincidir desde su paso por el programa. Antes de llegar a Fundación Manantial estuvo 6 meses en la prisión de Lérida “en un pabellón de confianza que me permitía salir los fines de semana”, luego estuvo interno un mes en el Centro Penitenciario de Picassent en Valencia, posteriormente 15 días en la cárcel de Tarragona…” hasta que me hablaron de Fundación Manantial”, explica. En la actualidad vive en una residencia y recibe el apoyo de su familia. “Roberto es uno de los ejemplos de que la prisión no es lugar adecuado para tratar la enfermedad mental, con los apoyos necesarios y un programa como el de trabajos en la comunidad, las personas como él, pueden reinsertarse en la sociedad”, concluye Javier Pallarés.

Plan de Ámbito Penitenciario
El programa de trabajos en beneficio de la comunidad se integra dentro del Plan de Ámbito Penitenciario de Fundación Manantial que tiene como objetivo evitar que las personas con trastorno mental grave ingresen en prisión. Asimismo colabora en la atención integral de los que ya están mediante el desarrollo de programas de rehabilitación, apoyo psicosocial, reinserción en la comunidad y promoción de medidas alternativas.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.