ESTÁS LEYENDO...

7 de cada 10 casos de enfermedad de Cushing están ...

7 de cada 10 casos de enfermedad de Cushing están motivados por un tumor de la hipófisis

La aparición de la  enfermedad de Cushing está motivada, en un 70% de los casos, por un tumor de la hipófisis, una glándula localizada en la base del cerebro. “La aparición de este tumor provoca que el cuerpo genere un exceso de la hormona denominada cortisol, encargada en entre otras cosas, de regular la respuesta al estrés, los niveles de azúcar, así como el metabolismo de las grasas y proteínas, al tiempo que ayuda a reducir la reacción del sistema inmunitario a la inflamación”, explica el doctor Gabriel Obiols, miembro del Grupo de Neuroendocrinología de la Sociedad  Española de Endocrinolgia y Nutrición (SEEN).  “Es difícil establecer la prevalencia de esta patología, pero se calcula que se diagnostican entre 10 y 15 casos por cada millón de habitantes al año”, indica el doctor Obiols.

 mujer con dolor de cabezaSi bien es cierto que no se conocen los factores de riesgo que provocan dicha enfermedad, “en los últimos años, -asegura Obiols- se han descrito algunas características clínicas que potencialmente pueden estar causadas por tumores hipofisarios. Entre ellas se incluyen obesidad facial y abdominal conjuntamente con tendencia a la hipertensión arterial y diabetes, estrías rojo-vinosas principalmente en el abdomen, hematomas con traumatismos mínimos, fragilidad de la piel y debilidad muscular”.

“Aunque es una enfermedad rara, puede acarrear graves consecuencias si no se diagnostica con precocidad y se trata adecuadamente”, asegura el doctor Javier Salvador, presidente de la SEEN. “El diagnóstico consiste en demostrar el exceso de producción de cortisol y localizar el origen de esta alteración”, explica Salvador. “La enfermedad de Cushing tiene unos efectos devastadores en la calidad de vida de los afectados debido a las alteraciones físicas y psicológicas que provoca”.

Dolor de espalda al realizar las actividades más cotidianas, acumulación de grasa en cara, cuello y abdomen, adelgazamiento de las extremidades y decalcificación de los huesos, lo que facilita la rotura de los mismos, músculos débiles, crecimiento excesivo del vello, disminución del deseo sexual, impotencia, fatiga, dolor de cabeza o cambios relevantes en el estado de ánimo como depresión o ansiedad, etcétera, son algunas de las consecuencias que para la salud conlleva esta enfermedad.

El tratamiento consiste en extirpar el tumor productor de ACTH, la hormona que controla la secreción de cortisol, o bien impedir o disminuir su producción mediante terapias farmacológicas”, explica Obiols. “Los avances más relevantes en el abordaje de esta enfermedad, vienen de la mano,  de la mejora en las técnicas quirúrgicas, la aparición de medicamentos capaces de inhibir la secreción hormonal anómala y las nuevas técnicas de localización del origen del tumor”.

Sn bien es cierto, matiza este experto, que “sería necesario madurar los procedimientos para un correcto diagnóstico y localización del tumor que con total fiabilidad ayudara al endocrinólogo en la lucha contra esta enfermedad”. De igual manera, asegura que aún queda mucho camino por andar en torno a “la eficacia de los distintos métodos de tratamiento, si bien los nuevos desarrollos ofrecen esperanzas en este sentido”.