MARIO CASAS: “Hago mal en fumar pero, por lo demás, soy una persona muy sana”

Publicado por el 04/03/2011
9991377.jpg

Con veinticuatro años solamente, este actor nacido en A Coruña, criado en Barcelona y actualmente, residente en Madrid, es el chico de oro del cine y la televisión. Con ocho años ya pisaba los estudios de las agencias de publicidad, tras lo cual vinieron las series juveniles, y pronto surgió su primera película, El Camino de los Ingleses, dirigida ni más ni menos que por Antonio Banderas, en 2006. El año 2010 ha sido muy prolífico para este joven talento que no ha parado de enlazar rodaje tras rodaje y estreno tras estreno. Primero rodó la “Wikipeli 2: Miedo”, a las órdenes del especialista del terror Jaume Balagueró y acompañándose de María Castro, otra actriz gallega de éxito que ha sido ya portada de Consejos.

Además, estrenó la adaptación española de la versión cinematográfica de la novela “Tres metros sobre el cielo”, último best seller del italiano Federico Moccia que se ha convertido en un fenómeno editorial en su país, auspiciado por el famoso rito de los amantes que colocan candados en el Ponte Milvio de Roma para certificar su amor.
Casas es también el protagonista de “La Mula”, un film del británico Michael Radford (director de El Cartero y Pablo Neruda o Pasiones de Kenia, entre otras) ambientado en la Guerra Civil española, que se estrenará muy pronto. Le vemos todavía ahora en los cines, secundado por Ángela Molina en el reparto, en el film “Carne de Neón”, del director sevillano Paco Cabezas, éxito de taquilla en las pantallas desde el pasado mes de enero.
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosA toda esta actividad interpretativa en el cine hay que añadir  los nuevos capítulos de la remozada serie “Los Hombres de Paco”, en la que también participó el actor, y otra nueva serie titulada “El Barco”, que emite esta temporada Antena 3 Televisión. Lo mismo acapara las portadas de los suplementos más prestigiosos que inaugura el paseo de la fama del parque temático Warner en Madrid. Es el principio del camino de una posible gran estrella del cine y la televisión.    

¿Cómo fueron tus inicios en este mundo del espectáculo y los focos?
Empecé en Barcelona, cuando me fui con ocho años desde A Coruña, primero haciendo publicidad, porque me metió mi madre en este mundo. Tenía amigas cuyos hijos hacían publicidad, y tras ir un día o dos, tuve suerte y me cogieron. Con 13, 14 y 15 años ya me gustaba, era una manera de trabajar propia, me guardaba mi dinero, e incluso me iba yo solo a hacer los casting. Me empezó a interesar cada vez más, así que a los 17 años me marché a Madrid para estudiar en una escuela de interpretación, la escuela de Cristina Rota. Allí estuve dos años, y en una prueba me cogieron para la serie Obsesión, una serie de Televisión Española, que emitían antes de comer, diariamente. Así me ha ido acompañando la suerte, hasta ahora.
 
¿Y cómo fueron tus primeros pasos ya dentro del cine?
Después de esta serie me salió la película de Antonio Banderas, “El Camino de los Ingleses”, mi primera incursión en el cine. Me llevé en sabor de boca fantástico, con Antonio, con Raúl Arévalo, con amigos que ahora son unos pedazos de actores, como el propio Raúl o Alberto Amarilla. A partir de ahí ya hice varias series, como SMS, Motivos Personales o  Los Hombres de Paco, y las películas Fuga de Cerebros y Mentiras y Gordas.

Por cierto que  “Los hombres de Paco” se ha convertido casi en una serie de fenómenos paranormales, ya no es tan policíaca…
Han querido renovar, llevaban cinco años de emisión y necesitaban un cambio, y la audiencia lo está acompañando. A lo mejor el público que seguía la comedia para pasarlo bien y echarse unas risas cuando llegaban a casa del trabajo a descansar, ha cambiado, pero está claro que tenían que apostar para renovar. Han entrado muchos personajes nuevos. La verdad es que estoy contento, trabajando mucho, además creo que mi personaje en esta nueva temporada se ha perfilado más maduro, más mayor, y es positivo para mi, porque ha ido madurando al mismo tiempo que yo he ido madurando como persona, y para mí es más interesante.

Parece que el terror te está trayendo muchos éxitos, como en la última entrega de la Wikipeli, un film de miedo en el que también participas…
En la Wikipeli soy la víctima de todo lo que va a pasar durante el argumento. Me llegó el proyecto en febrero de 2010 y cuando lo leí, y me dijeron que era de Jaume Balagueró, me encantó, porque el terror es lo que más me gusta, el cine que más me gusta. Nunca hice nada de miedo, y es la primera vez que lo he tocado, y este corto se llama, además, Miedo. Va a pasar algo en un piso y no es algo fantástico, le podría pasar a cualquiera. No pasa todos los días, pero es algo que podría pasar.

Aparte de las series de televisión, tienes algún proyecto cinematográfico sin estrenar ¿no?
Está todavía sin estrenar otra película internacional que se titula “La Mula” dirigida por Michael Radford. Es una historia preciosa, el punto de vista del director es muy de verdad, es algo que no se ha visto, parecido a Bienvenido Mr. Marshall. Las películas que se hacen sobre la Guerra Civil siempre son muy dramáticas, y ésta está enfocada desde otro punto de vista. Se trata de un acemilero que cuida de sus mulas metido en las trincheras de la Guerra Civil española, del lado nacional, pero no entiende de bandos. Todo este mundo suyo y todos sus pensamientos, cómo va aprendiendo alguien que no tiene estudios, alguien dedicado a sus mulas y al arado, y que gracias a los personajes y a la gente que le rodea, empieza a entender un poco que es lo que pasa, el por qué la gente es mala, por qué  la gente lucha y quiere una serie de bienes…

Ya veo que te gusta fumar, no has parado durante la entrevista ¿no quieres dejarlo?
Hago mal en fumar, pero, por lo demás, soy una persona muy sana, me gusta mucho el deporte, me gusta correr, también juego al tenis y al fútbol. Durante todo el rodaje de La Mula me levantaba a las seis de la mañana y me ponía a correr mis 45 minutos. Tengo que dejar el tabaco, pero como soy joven de momento no lo noto tanto con el deporte y eso, pero ya sé que dentro de unos añitos lo notaré.

Ahora quieren actores cada vez con más musculatura, se nota en las fotos que has ido aumentando los bíceps…
Sí, estuve con la dieta del gimnasio, pechuga de pollo y arroz, porque estaba probando un personaje que tenía que estar un poquito fuerte, y estuve con esa dieta, por eso te digo que me cuido bastante.

¿Cómo te preparas físicamente para tus personajes, sigues alguna dieta especial?
Para “Carne de Neón” he tenido que adelgazar un poco más, tenía que tener menos presencia física, aunque en general me gusta cuidarme. Tengo la suerte de que vivo con mis padres y mis hermanos. Somos gallegos y mi madre nos cuida mucho a todos, me alimenta estupendamente. Si tengo alguna dieta por lo que sea de un personaje o una película, me la hace ella, me cuida mucho. Cuando haga la segunda parte de la novela de Federico Moccia, tendré que volver al gimnasio, a la dieta y a las proteínas.

¿Supongo que ahora que se celebró el Xacobeo, y siendo gallego, harás algún tramo del Camino de Santiago?

No, porque no tengo tiempo, pero mis padres y mis hermanos lo han hecho y me lo voy a perder yo. Se han cabreado conmigo porque han ido todos juntos, pero lo haré, lo haré.  

¿Te da el cuerpo para tantos rodajes y tanta promoción y tanto lío como el que llevas en los últimos meses?

Si que me da, la suerte es esa, que sí me da, me van proponiendo cosas chulas que me motivan que me emocionan, que me apetece mucho hacer, y muy diversas, así que sí me da, y siento que me da el cuerpo para hacerlas.

Con todos estos trabajos tan continuados ¿cómo vives el avance tan rápido de tu carrera profesional?
No lo sé, de momento bien. Creo que es mi momento, tengo que aprovecharlo, trabajar al máximo, rendir lo máximo posible y no dejar sin aprovechar las oportunidades que me están dando. Yo intento poner mi grano de arena, respetar a todo el mundo, trabajar, que la gente quede contenta conmigo para poder volver a trabajar dentro de un año, dos o tres…

Carne de Neón es tu último estreno en cine ¿cómo es el personaje que interpretas?
Mi personaje es Ricky, un chaval que se ha criado en calle y lleva desde los doce años solo, sin padre y sin familia, porque su madre está en la cárcel por prostitución. Cuando cumple diecinueve o veinte años quiere montarle un puticlub a su madre para cuando salga, pero resulta que su madre tiene Alzheimer y no le reconoce. Este personaje es un paria de la sociedad, un tío con nada que perder y muchísimo que ganar emocionalmente, principalmente con mucha, mucha falta de cariño. Nunca ha tenido ni padre ni madre al lado, y los amigos que le rodean son muy carismáticos pero sobrevive entre travestis, chulos prostitución y mafiosos.

También se ha emitido ya la serie El Barco, en Antena 3 televisión…
Se trata de un barco escuela que zarpa de Valencia y en el primer capítulo se acaba el mundo, el mundo se inunda y solamente sobreviven las 40 personas que van en el barco. Mi personaje es Ulises, un polizón que se cuela en el barco, un marinero que va en busca de su padre que está en ese barco y se ve inmerso en esta historia. Tiene una relación con el personaje de Blanca Suárez, Ainoha, y un conflicto con su padre. En fin, una serie de conflictos que se crean con esto de que el mundo se ha terminado. Es una serie potente y novedosa aquí en España, y toca todos las relaciones,  de adolescentes, mayores o más pequeños, es una serie bastante familiar.

Parece que los personajes que te proponen siempre son actuales, no son personajes históricos o de épocas pasadas..
Bueno, La Mula, por ejemplo, que no se ha estrenado todavía, está situada en la Guerra Civil, no en la época actual, pero me han llegado otras cosas no situadas en la actualidad, y de momento he escogido lo que a mi me ha llamado, por el personaje, la película el director, el equipo el proyecto en general. Si me ofrecen un papel de época y me gusta el personaje, lo voy a hacer, y sino no me gusta, no lo haré. Los personajes que he interpretado de la actualidad son muy variados, como en “Fuga de Cerebros” o en “Mentiras y Gordas”, en el que hago a un chaval gay enamorado de su mejor amigo, o a un tío rebelde sin causa en “A tres metros sobre el cielo” o  como éste de “Carne de Neón” que es un paria social. Dentro de este registro de actualidad me han dado personajes muy diferentes en los que me he sentido cómodo y me han emocionado los guiones o las personas con las que iba a trabajar.
   
¿Tienes algún otro proyecto pendiente, que se pueda contar?

No, de momento no tengo nada, a lo mejor en agosto comenzamos con la segunda parte de “A tres metros sobre el cielo”, que se va a llamar “Tengo ganas de ti”, sobre el segundo libro de Federico Moccia. Hay cosas, algún guión que está muy bien, porque es algo más diferente y que me apetece hacer. Es un tío algo más maduro aunque tenga mi edad, un tío más oscuro, un personaje más serio, quizás, dentro de una historia más oscura y profunda todavía. Si, hay algún guión pero no hay nada cerrado porque no puedo por fechas ya comprometidas, está todo un poco en el aire.

¿Te atreverás con el teatro?
No he hecho teatro aunque si me han ofrecido alguna cosa, pero no era el momento. Tengo muchas ganas, muchísimas, pero si lo hago quiero estar rodeado de un buen equipo, de un buen director y de unos actores que me ayuden y que me enseñen, estar bien respaldado. No quiero hacer cualquier cosa porque soy amateur totalmente en teatro, y quiero un sitio donde me cuiden, me ayuden mucho y pueda ensayar muchísimo. Y que de verdad me apetezca el personaje que haga. Estoy abierto y me apetece muchísimo, pero ahora mismo, no tengo tiempo.   

Por Xoán Luaces Fandiño