ESTÁS LEYENDO...

Accidentes de tráfico, primera causa de mortalidad...

Accidentes de tráfico, primera causa de mortalidad infantil

Accidentes de tráfico, primera causa de mortalidad infantil

Los accidentes de tráfico constituyen la primera causa de mortalidad infantil en los países de nuestro entorno y, aún así, se sigue sin hacer uso de las medidas de seguridad necesitas para evitarlos. Según un estudio llevado a cabo por el Grupo de Trabajo de Accidentes Infantiles de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría de la Asociación Española de Pediatría en 12 Hospitales de toda España en niños que habían sufrido un accidentes de tráfico y que habían sido hospitalizados como consecuencia de ello, “el 72% de los que tenían 6 o más años viajan sin las adecuadas medidas de seguridad”, señala el doctor Carlos Luaces, presidente de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas.

 
En este estudio multicéntrico se incluyó un total 366 pacientes con una edad media de 6 años. El principal objetivo era a conocer la utilización en nuestro país de los sistemas de retención infantil (SRI) y su relación con la incidencia y el tipo de lesiones en los menores de 12 años implicados en accidentes de tráfico. “En general, observamos que un porcentaje importante de los niños accidentados no utilizan los SRI adecuados y que esa infrautilización es, sin duda, un factor de riesgo de morbilidad en los accidentes de tráfico en la infancia”, destaca el doctor Luaces.
 
Los resultados del estudio han mostrado que de forma global el 21,3% de los pacientes no llevan ningún sistema de retención infantil, registrándose diferencias entre los niños menores y mayores de 6 años. “Así, mientras que el 75,5% de los niños menores de 6 años lleva un SRI adecuado, esta cifra se reduce al 27,1% en los mayores de 6 años”, destaca el experto, que  dientes niñosañade, “ninguno de los niños que viajaba con  un sistema de retención adecuado murió ni requirió ingreso en Unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos”.
 
En definitiva, la principal causa de los accidentes de tráfico en los niños se resume en el incumplimiento de las recomendaciones de seguridad. “Cuando salimos de viaje hay que empezar a prepararlo desde que se sale de casa hasta que se llega al destino. Esto requiere, por tanto, acondicionar el automóvil con todas las medidas de seguridad necesarias para que el niño vaya protegido”, explica el doctor Luaces.
 
Pero esta alerta se debe mantener en todo momento. Como indica este experto, la mayoría de los accidentes de tráfico suceden en vía interurbanas y en desplazamientos cortos. “Parece que cuando llegamos al destino, se baja la guardia y se concede menos importancia a las medidas de protección”. De ahí, la necesidad de “desarrollar programas educaciones a fin de concienciar a las familias y a los niños sobre la importancia de las medidas de protección; un área donde el pediatra constituye una pieza clave”. 
 
Sillas de seguridad infantiles
Las sillas de seguridad juegan un papel muy importante ya que influye de forma decisiva en la mortalidad y morbilidad en los accidentes de tráfico. “Se debe elegir el tipo de silla en función de la edad, el peso y la talla del niño”, subraya el presidente de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas.
 
Existen diferentes tipos de dispositivos de seguridad infantiles o sillas de coche cuyo uso resulta obligatorio hasta los tres años de vida. Actualmente pueden encontrarse en el mercado 5 tipos diferentes  de sillas que se clasifican en función del peso y la talla del niño. Así hablamos de asientos del Grupo 0, del Grupo 0+, Grupo I, Grupo II y  Grupo III.
 
–          De 0 a 10 Kg (asientos del Grupo 0): Están recomendados desde el nacimiento hasta los nueve meses de vida aproximadamente. Se colocan en los asientos traseros de forma transversal.
–          Hasta los 13 kg (asientos del Grupo 0+): Su uso se recomienda desde el nacimiento y hasta, aproximadamente, los 18 meses de vida. Se pueden colocar tanto en los asientos traseros, como delanteros (siempre que estos últimos no tengan airbag) y en sentido contrario al de la marcha del vehículo.
–          De los 9 a los 18 kg (asientos del Grupo I): Están recomendados desde los nueve meses y hasta los cuatro años aproximadamente. Se colocan en los asientos traseros en el sentido de la marcha del vehículo o en la parte delantera siempre que no haya airbag o que esté desactivado.
–          De los 15 a 25 los kg (asientos del Grupo II): Se recomienda su uso desde los 3 a los 12 años. Se pueden colocar tanto en el asiento trasero como delantero y siempre en el sentido de la marcha del vehículo.
–          De los 22 a los 36 kg (asientos del Grupo III): Estos están recomendados desde los 6 a los 12 años aproximadamente. Se colocan en el asiento trasero o delantero y en el mismo sentido de la marcha.
 
En la actualidad, se pueden encontrar en el mercado sillas combinada que se adaptan a varios grupos a la vez.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?