ESTÁS LEYENDO...

ACCIDENTES INFANTILES Las bicicletas son para el v...

ACCIDENTES INFANTILES Las bicicletas son para el verano

ACCIDENTES INFANTILES Las bicicletas son para el verano

Los datos demuestran que durante el verano aumentan de forma considerable los accidentes infantiles, principalmente porque se dedica más tiempo al ocio y a las actividades al aire libre. Aumentar la vigilancia y las medidas de seguridad es primordial.

Sólo uno de cada diez accidentes infantiles es debido al azar. Uno de cada cuatro se produce porque fracasan las medidas de prevención elemental generadas por el descuido o falta de vigilancia de los padres o cuidadores. Los accidentes infantiles son tan frecuentes y a veces tan graves que representan la principal causa de muerte de los niños mayores de un año en el mundo desarrollado. Y aunque no siempre producen la muerte, pueden desencadenar graves lesiones duraderas o permanentes. Junio, julio y agosto son los meses con mayor número y gravedad de lesiones por accidentes y los menores de entre uno y cuatro años son los más expuestos.

PISCINAS Y PLAYAS Las más peligrosas
Los ahogamientos representan el 8% de las muertes y se han convertido en la segunda causa de mortalidad infantil entre los niños de uno a cuatro años. “En jordi poueste tipo de lesiones –destaca el doctor Jordi Pou, coordinador del Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones de la Asociación Española de Pediatría (AEP).- es donde debemos extremar las medidas de prevención ya que poco podemos hacer cuando un niño se cae al agua sin que nadie se haya percatado. La consciencia se pierde a los dos minutos y el daño cerebral es irreversible a los cuatro o seis minutos”.
En niños más mayores y adolescentes, también se produce una tasa considerable de ahogamientos “inclusive en jóvenes que saben nadar”. Una parte de los mismos se produce por el uso de toboganes (cerca del 20%) y otros por los saltos al borde de la piscina (15%). En el mar abierto, son los adolescentes el principal grupo de riesgo, “sobre todo cuando se asocia al consumo de alcohol”.
Los nuevos deportes, sobre todo acuáticos, también están aumentando cada año las estadísticas de lesiones en los niños. La práctica de windsurfing, las motos acuáticas, las piraguas, los neumáticos u otros instrumentos hinchables o tan sólo el buceo provocan lesiones graves, que incluyen el ahogamiento y lesiones músculo-esqueléticas o medulares importantes.
Lo que hay que hacer
“No podemos impedir que se practiquen estos deportes pero es necesario sentar las bases para una buena práctica de los mismos –asegura el doctor Pou- ya que afecta no sólo a los padres sino también a la legislación vigente, a la enseñanza de la seguridad en distintas edades y, por supuesto, a la calidad del material que se utiliza en la práctica de deportes y juegos veraniegos”. En cuanto a las piscinas, tan sólo vallándolas de forma regulada se logra un 95% más de protección. Enseñar al niño a nadar lo antes posible es también crucial para evitar accidentes.

LA BICICLETA El casco, obligatorio
De igual forma, sucede con los cascos cuando los niños montan en bicicleta. “Todavía es frecuente ver a familias por la carretera o el arcén sin llevar el casco o con uno inapropiado para garantizar la seguridad del niño. Sólo el 17% lleva casco cuando sale en bici a pesar de que la utilización del mismo y fijado correctamente podría disminuir una lesión craneal y cerebral entre el 60-80%”, explica este experto.
Lo que hay que hacer
Desde el pasado mes de mayo los menores de 16 años tienen que llevar casco cuando circulen en bici por ciudad, tras la reforma de la ley de tráfico que entró en vigor en esa fecha. La normativa establece una multa de 200 euros en caso de incumplimiento al considerarse una infracción grave del reglamento. Del mismo modo, los que conduzcan bajo los efectos de la droga se arriesgan a ser multados con 1.000 euros, cantidad que también tendrán que pagar los conductores que dupliquen la tasa de alcohol permitida o reincidan en un año.

QUEMADURAS Falsos mitos
En el momento en que se produce una quemadura, el primer paso es determinar la gravedad de la misma. Óscar Germán Torres de Castro, Secretario General de la Sociedad Española de Heridas (SEHER) explica que las quemaduras más habituales de primer y segundo grado producidas por el sol o por el contacto con elementos sólidos o líquidos calientes, pueden tratarse en casa si se hace de forma correcta. Sin embargo, aquellas que consideradas de gran tamaño (aquellas que ocupen cinco veces la palma de la mano), y que estén en zonas del cuerpo delicadas o haya existido inhalación de humo o ingesta de alguna sustancia tóxica, requieren de una atención de urgencia en un centro médico especializado. PiC Solution y la SEHER han desarrollado conjuntamente un manual para el cuidado y tratamiento de las quemaduras domésticas, en la que también se explica cómo valorar el grado de las mismas. En muchas ocasiones, es complicado determinar el nivel de gravedad de una quemadura doméstica y se tiende a hacer uso de remedios caseros que provocan el retraso en el proceso de cura e incluso pueden llegar a generar infecciones. En este sentido, el documento habla de algunas creencias populares poco eficaces que se van transmitiendo de generación en generación y a las que se recurre muy a menudo cuando se produce una quemadura en el ámbito doméstico. Algunos ejemplos de errores que deambulan en la cultura popular son: “aplicar pasta de dientes”, “dejar la quemadura al aire para secar”, o que “el sol favorece a la cicatrización de una quemadura”. Según el doctor Torres de Castro “la aplicación de estos cuidados para quemaduras puede retrasar la cicatrización, provocar una infección o incluso generar complicaciones de mayor gravedad a posteriori”.
Lo que hay que hacer
Para el correcto tratamiento de las quemaduras en casa, es necesario enfriar la zona del cuerpo afectada inmediatamente. La solución más eficaz es aplicar abundante agua fría y mantener el contacto con el agua durante un largo tiempo hasta aliviar el dolor. A continuación, se debe cubrir la quemadura con un material que cumpla los siguientes requisitos: que alivie el dolor, facilite la cicatrización e impida la infección. Por lo general no es recomendable emplear pomadas sin la prescripción médica adecuada, ya que muchas de ellas no son hidrosolubles, por lo que se adhieren a la piel quemada, o contienen agentes antisépticos que pueden provocar irritación o alergia.

HIPERTERMIA ¡Me he dejado al niño en el coche!
Dejar al niño en el coche se ha convertido en la forma más frecuente de hipertermia en la infancia. Alrededor del 54% de los padres han dejado alguna vez a sus hijos dentro del coche mientras hacen un recado, mientras que el 46% simplemente se ha olvidado de que iba dentro. Esta situación es la causa más frecuente de golpe de calor entre los menores, que puede provocar incluso la muerte del menor, según advierte el doctor Jordi Pou.
Puesto que la temperatura corporal del niño asciende de 3 a 5 veces más rápido que en el adulto debido a una menor reserva de agua, son los más pequeños, de entre 0 y 4 años, las principales víctimas de los casos de hipertermia, un trastorno grave consecuencia del aumento de la temperatura corporal que suele ocurrir en menos de 20 minutos, y que puede llegar a provocar la muerte en dos horas.
Y es que, según advierten los expertos, durante los meses de verano la temperatura en el interior del coche puede subir de 10 a 15 grados en menos de un cuarto de hora. Dejar las ventanillas abiertas total o parcialmente tampoco es seguro, ya que el aire no consigue reducir ese ritmo de aumento de temperatura. “El aparato respiratorio de los niños, que aún se encuentra en desarrollo, los hace más vulnerable al agotamiento por calor. Si esto se prolonga y los líquidos del organismo del niño no se reponen, se produce el “golpe de calor” que es la forma más severa de daño ocasionado por altas temperaturas y que pone en peligro inminente la vida del niño, lo que constituye una emergencia real”, comenta el doctor Pou.
Lo que hay que hacer
Los expertos recomiendan que si el golpe de calor es grave, se debe llevar al niño a un lugar fresco y ventilado, quitarle la ropa y ofrecerle una solución de rehidratación oral, que puedes adquirir en una farmacia.
Con un paño húmedo conviene refrescar su cuerpo, y en especial su nuca y sus muñecas. También es aconsejable elevar un poco los pies del suelo y abanicarle con el objeto de facilitar la transpiración. Aunque tu bebé mejore, es aconsejable llevarlo a urgencias para que el médico señale un diagnóstico más preciso.

Niños entre 2 y 3 años, los más atendidos en urgencias pediátricas
Recientemente la Fundació Hospital de Nens de Barcelona presentaba el primer Manual de Urgencias Pediátricas con la colaboración de Cristalmina. En él se pone de manifiesto que la mayoría de las urgencias pediátricas atendidas son lesiones y heridas leves provocadas, generalmente, por caídas, causantes de alrededor del 40% de los accidentes, aunque también son frecuentes los cortes, golpes y quemaduras y los estados de fiebre. La edad más habitual de consulta en Urgencias Pediátricas es la comprendida entre los 2 y 3 años y casi un 18% de las lesiones en menores de 14 años se producen por accidentes domésticos.

¿Accidente, negligencia o maltrato?
Muchas veces el origen de un traumatismo o lesión de un niño no es un accidente. Uno de los principales problemas relacionados con la detección del maltrato infantil, según la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM) y Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil (FAPMI), radica en las dificultades para distinguir las lesiones no accidentales por parte de todas aquellas personas que rodean al menor (profesionales sanitarios, profesores o familiares). “Todo esto hace que ocultarlo sea muy fácil para el agresor y que las agresiones se vuelvan a repetir, lo que ocurre en el muñoz caro85% de los casos”, advierte el doctor Jesús Manuel Muñoz Caro, del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario La Paz, de Madrid. El maltrato, abuso o explotación sexual es sufrido por entre el 15 y 20% de los niños y adolescentes de España. Para ayudar a detectar casos de agresiones faciales la SECOM y FAPMI han elaborado un decálogo de consejos. El 75% de las lesiones por maltrato infantil se producen en la zona de la cabeza o el cuello, y el 10% en la cavidad oral. La lesión más habitual dentro de las producidas en la cabeza y el cuello es la rotura del frenillo labial de la que hay que sospechar maltrato cuando “se produce en niños que aún no caminan, puede ir asociada a quemaduras orales por una alimentación forzada, por ejemplo, o cuando hay hematomas peribucales que pueden deberse a una compresión forzada de la boca para hacer callar”, explica este cirujano oral y maxilofacial. También son comunes, añade, las lesiones traumáticas dentarias repetidas, “en cuyo caso hay que sospechar cuando se produzcan en dientes no incisivos ya que es muy raro que ocurra por accidente en los premolares”. Los hematomas faciales en zonas no prominentes también son sospechosos en menores que no andan o cuando se sitúan en la parte retroauricular o en el cuello, “ya que una caída no suele dañar ese tipo de zonas”, indica este doctor.

Existen varias manifestaciones de maltrato infantil, “puede ser por negligencia cuando el menor está desatendido, por agresión física o sexual. El físico es el segundo más frecuente y a la vez, el más difícil de diagnosticar ya que se encubre muchas veces. Por eso es muy importante la labor de detección de todos los profesionales sanitarios. Los cirujanos orales y maxilofaciales queremos aportar nuestra experiencia y conocimiento de las lesiones faciales, ya que son las más frecuentes y visibles, para ayudar a otros profesionales en la detección”, asegura el doctor Javier González Lagunas, presidente de la SECOM.

Para notificarlo, no es necesario disponer de la certeza de que existe maltrato, ya que una vez que se ha puesto en conocimiento de los servicios sociales, son estos los que se ocupan de confirmarlo e iniciar la protección de la víctima, así como de denunciar.
El Teléfono Europeo de Ayuda a la Infancia (116 111), que está a disposición de ciudadanos, profesionales y menores de edad, es un servicio gratuito, confidencial, disponible 24 horas, atendido por profesionales y gestionado a nivel autonómico. En él se puede obtener asesoramiento y orientación sobre los pasos a seguir en función del lugar de residencia del niño, niña o adolescente.

Y EN EL COCHE…
‘Campaña para el buen uso de los sistemas de retención infantil’
Según la Dirección General de Tráfico (DGT) los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte entre los menores de 14 años. “No usar correctamente los sistemas de retención infantil es como no usarlos”, deja claro la DGT en su campaña para el buen uso de estos dispositivos. En ella se recomienda:

  • Para niños menores de 12 años y menos de 135 cm los sistemas de retención infantil homologados son obligatorios. A partir de esta altura pueden utilizar directamente los cinturones de seguridad.
  • Elige el modelo teniendo en cuenta la altura y peso del niño y recuerda que la cabeza no debe sobresalir nunca del respaldo.
  • El asiento más seguro es el central trasero y el más peligroso el del copiloto.
  • Utiliza siempre cojines elevadores con respaldo.
  • El asa forma parte de la seguridad de la silla, colócala como indican las instrucciones.
  • Recuerda comprobar que el sistema de retención infantil está bien abrochado antes de arrancar.
  • A partir de ahora el sistema de retención infantil no deberá seleccionarse en función del peso del niño sino en función de sus estatura.

Solos en casa
Pese a que las mayoría de las familias se preocupan por tomar las medidas de protección adecuadas para prevenir accidentes en sus hijos, cerca del 10% de los niños menores se quedan solos en el domicilio en algún momento, lo que representa un mayor riesgo de accidente, que en España es la tercera causa de muerte entre los menores de 15 años. Así lo revela el “Estudio sobre Accidentes en la población infantil española”, realizado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y Fundación Mapfre.

Dicho informe, en el que han colaborado más de 200 pediatras de Atención Primaria que trabajan en centros de salud de toda España, destaca además que la edad de los niños es un factor de riesgo para sufrir determinados tipos de accidentes. Las caídas y los golpes son los accidentes más frecuentes a cualquier edad, las intoxicaciones se producen con mayor frecuencia en los menores de dos años, y los ahogamientos, atragantamientos y quemaduras, son más habituales entre los dos y cuatro años.

También destaca el hecho de que los niños que tienen más accidentes son los segundos de dos hermanos (32,3%) y los hijos únicos (27,4%) y que 6 de cada 10 accidentes se producen fuera del domicilio y el resto en el hogar, siendo el salón el lugar más frecuente (32%). Señala además, que el 72% de los niños necesitaron atención médica, que recibieron mayoritariamente en un centro de salud, y que un 4 por ciento fueron ingresados en un hospital.

Como aspectos positivos, el informe pone de manifiesto que 9 de cada 10 padres cumple con algunas de las medidas de protección más relevantes, entre las que destacan: dejar a los niños en las zonas de juego que son más adecuadas a su edad, comprobar las etiquetas de los juguetes a la hora de comprarlos, mantener fuera del alcance de los niños productos de limpieza y medicamentos, y proteger los enchufes adecuadamente, entre otras.

Recomendaciones

  1. No dejar nunca sólo a un niño pequeño en casa
  2. Proteger ventanas y escaleras
  3. No cocinar en ningún caso con un bebé en brazos
  4. Prestar mucha atención a los objetos que están al alcance del menor para evitar posibles atragantamientos
  5. Extremar la precaución, especialmente durante los meses de verano, que es cuando se producen 1 de cada 3 accidentes en los más pequeños
  6. Mantener las medidas de protección que habitualmente se tienen en el lugar donde se disfruta de las vacaciones
  7. No perder de vista a los menores en playas y piscinas
  8. Ante cualquier emergencia se debe llamar al 112, un teléfono que según este informe desconoce el 18% de los padres




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.