ESTÁS LEYENDO...

¿Acidez?.

¿Acidez?.

CONSEJOSNUTRICIÓN


¿ACIDEZ?

QUE NO TE AMARGUE EL
VERANO

De
entre los problemas digestivos que aquejan al hombre destacan los relacionados
con la secreción ácida del estómago. Aunque pueden producirse por una simple
indigestión, normalmente responden a una causa orgánica. Si no quieres que te
den la lata, prueba con el slow food


Úlceras,
gastritis, reflujo gastroesofágico? los problemas relacionados con la acidez
gástrica del estómago a menudo ocasionan importantes molestias que nos impiden
disfrutar de una buena comida en familia o de la celebración de cualquier
evento. Para evitarlos, observa una serie de normas nutricionales, mastica bien
los alimentos y olvídate de las prisas. Cambia de mentalidad y prueba con el
slow food, un nuevo concepto de comida lenta basado en las comidas sabrosas y
tradicionales en un entorno distendido y relajado, diametralmente opuesto al
fast food.

¿Qué
ocurre cuando comemos?

No es lo
mismo la digestión que la absorción o asimilación de los alimentos. Se denomina
digestión el proceso de fraccionamiento de las sustancias nutritivas contenidas
en los alimentos en unidades pequeñas, aptas para ser absorbidas por la mucosa
digestiva. Ésta comienza a producirse en la cavidad bucal, cuando el bolo
alimentario se mezcla con las secreciones salivales. Sin embargo, adquiere
realmente importancia en el estómago, donde los alimentos son triturados y
sometidos a la doble acción corrosiva y desintegradora del jugo gástrico: el
estómago secreta ácidos y enzimas, que fraccionan los alimentos en partículas
más pequeñas. La comida pasa del estómago al duodeno, que es la primera parte
del intestino delgado, donde el ácido del estómago es neutralizado y los
enzimas del duodeno continúan digiriendo los alimentos y convirtiéndolos en
sustancias más pequeñas, de tal forma que puedan ser absorbidos hacia el
torrente circulatorio para nutrir al organismo. Lo que no es digerido ni
absorbido continúa su trayecto por el colon y se elimina.

Enfermedades
relacionadas con la secreción ácida del estómago

Aunque el
interior del estómago y del duodeno es muy resistente a las lesiones por el
ácido, debido a la acción de las enzimas digestivas que contiene, los
mecanismos protectores pueden alterarse y provocar trastornos relacionados con
la secreción ácida del estómago, los de mayor incidecia  según explica el doctor Julio Ponce, jefe del
servicio de Medicina Digestiva del Hospital La Fe  de Valencia. Entre ellos, la Enfermedad por
Reflujo Gastroesofágico (ERGE) se sitúa en primer lugar, seguida de la
dispepsia ulcerosa y de la gastropatía derivada del uso de antiinflamatorios no
esteroideos (AINEs) o de ácido acetilsalicílico.

Reflujo
gastroesofágico

Más
frecuente en mujeres

Según el
doctor Ponce, este trastorno se produce cuando el alimento ingerido se devuelve
desde el estómago hacia el esófago, provocando eruptos repetidos a menudo
acompañados de material ácido que puede irritar el esófago, causando acidez y
otros síntomas. Se presenta con dolor bajo el esternón y aumenta con la
flexión, la inclinación del cuerpo y la ingestión de alimentos. Además, es más
frecuente o empeora por la noche. Un trabajo elaborado por el doctor Ponce en
colaboración con el doctor José María Piqué, del Hospital Clínico de Barcelona,
el estudio IBERGE, ha mostrado una prevalencia de esta enfermedad en torno al
15% en nuestro país, afectando más negativamente en la calidad de vida de las
mujeres que de los hombres.

?           Medidas nutricionales: ante ERGE es
conveniente comer moderadamente, disminuir el peso, evitar acostarse después de
las comidas, dormir con la cabecera de la cama elevada, ingerir los
medicamentos con abundante agua, evitar alimentos ácidos (limón, sodas,
vinagres) y especias picantes, así como las grasas, el chocolate, la cafeína y
la menta, ya que pueden ocasionar una presión esofágica baja. También
recomienda evitar el consumo de alcohol, bebidas gaseosas y tabaco, para evitar
lesiones en la mucosa esofágica.

Úlcera
péptica

La úlcera
péptica o gastroduodenal es una lesión de tipo erosivo que se localiza en la
capa mucosa que reviste el interior del estómago y el duodeno. El factor
principal es la alteración de los mecanismos de defensa y protectores contra el
jugo gástrico, aunque uno de los motivos principales es la presencia de una
bacteria espiral y móvil, denominada Helicobacter pylori, que se adquiere en la
infancia y vive durante muchos años en el interior del estómago, aunque esta
bacteria causa úlcera únicamente en una pequeña proporción de los individuos que
padecen la infección (aproximadamente uno de cada diez). Si la lesión se
localiza en el estómago se denomina úlcera gástrica, mientras que si lo hace en
el duodeno se denomina úlcera duodenal. Se considera un trastorno crónico,
porque la lesión suele aparecer y desaparecer periódicamente, por lo que se
alternan períodos sintomáticos o brotes ulcerosos con períodos de normalidad.
Los síntomas más característicos son dolor localizado en la parte superior del
abdomen y acidez, que se percibe como una sensación de quemazón que asciende
desde el estómago hacia el esófago. El dolor en la úlcera gástrica se localiza
más en la parte superior e izquierda del abdomen. En la úlcera duodenal se
localiza más abajo y en la parte derecha.

?           Medidas nutricionales: durante los
brotes, la dieta debe ser armónica y completa y los alimentos adecuadamente
masticados antes de deglutirse. Si antes se aconsejaba suprimir el consumo de
alimentos como carnes de caza, chocolate o marisco, actualmente sólo se
recomienda suprimirlos si tras consumirlos se percibe dolor o acidez. El
tabaco, alcohol, café, té y bebidas gaseosas están totalmente prohibidos. La
ingestión de leche suele procurar un alivio de los síntomas, aunque se
recomienda no consumir más de un litro diario, ya que al ser rica en calcio,
este mineral puede incrementar la secreción de jugo gástrico y agravar la
úlcera.

Gastritis
derivadas del uso de fármacos

Bajo el
término gastritis se agrupa la inflamación de la mucosa gástrica, es decir, la
capa de tejido que reviste interiormente el estómago, y que produce sensación
de quemazón en la base del esternón que se irradia hacia la espalda y que
disminyuye con la ingestión de alimento. Es un trastorno muy frecuente que
suele producirse a consecuencia de la irritación que provocan sobre la mucosa
gástrica diversas sustancias entre las que destacan diversos medicamentos que
provocan la inflamación  de la mucosa
ocasionando pequeñas erosiones y úlceras (analgésicos del tipo ácido acetilsalicílico,
fenilbutazona, indometacina o antiinflamatorios como los AINEs y
corticosteroides). La existencia de estrés o la presencia de alguna enfermedad
inmunológica pueden precipitar su aparición. Puede ser aguda o crónica, en cuyo
caso puede persistir por años o década

El consejo de…

 

 

Nombre

Profesión

?Consejo?



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page