ESTÁS LEYENDO...

Acné. sus secuelas psicológicas.

Acné. sus secuelas psicológicas.

t=”300″ v>

ACNÃ?. SUS SECUELAS PSICOLÃ?GICAS

Por desgracia, ansiedad y depresión están íntimamente ligados al acné. En los adolescentes destruye su autoestima y deja secuelas psicológicas que pueden marcar para siempre su personalidad en la edad adulta

Un mal nada inocente

Uno de los mayores agravantes del acné es el momento delicado en el que suele producirse: la adolescencia. En esta etapa, inseguridad y autodeterminación entablan una dura batalla. La personalidad del individuo está formándose y el joven tiene que enfrentarse a la dura tarea de madurar, proceso en el que la forma de relacionarse con los demás adquiere un papel determinante. Y es aquí precisamente cuando el acné viene a complicarlo todo, desencadenando episodios de ansiedad y depresión, que a veces y aunque en grupos reducidos, pueden llegar a provocar ideaciones suicidas.

Según datos aportados en el primer estudio epidemiológico realizado en España y dirigido por la Dra. Aurora Guerra, Secretaria General de la Academia Española de Dermatología y Venereología y Jefa de Sección del Servicio de Dermatología del Hospital Doce de Octubre de Madrid y bajo el patrocinio de LUTSINE, el 74% de los adolescentes españoles de entre 12 y 18 años tiene acné, de los cuales más de la mitad sufre ansiedad y uno de cada cinco depresión. Pero el problema va más allá, ya que “hasta el 12% de las mujeres y el 5% de los hombres mantiene este problema por encima de los 40 años, debido sobre todo al uso de cosméticos y maquillajes inadecuados, a la contaminación ambiental y en un alto grado al estrés”, afirma la Dra. Guerra.

El estrés, la pescadilla que se muerde la cola

El estrés es al mismo tiempo causa y consecuencia de acné. Causa, porque las situaciones estresantes liberan hormonas masculinas responsables de esa mayor producción de sebo que caracteriza al acné. Y consecuencia porque el acné desarrolla estrés en los jóvenes, al no permitirles llevar una vida normal en lo que a relaciones interpersonales y forma de conectar con el mundo se refiere. Esta pescadilla que se muerde la cola lleva a los jóvenes a un atolladero del que les puede resultar, a veces, muy difícil de salir, motivo por el cual precisan de la ayuda de otros profesionales además de la del dermatólogo, como aquella que procede de la de los psicólogos y psiquiatras.

Acné y depresión

Una labor compartida

Muchos cuadros acneicos terminan por requerir la ayuda de profesionales en psicología y psiquiatría. En este sentido, el Dr. Santiago Estaún, Catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Asociación Española de Dermatología y Psiquiatría, asegura que el acné no sólo condiciona el aspecto personal, sino que cambia la imagen que el individuo tiene de sí mismo y, por lo tanto, la que proyecta a los demás. Según el Dr. Estaún, es precisamente esa baja autoestima de la propia identidad la que genera las depresiones. Por lo tanto, cuando el dermatólogo observe indicios de trastorno emocional o conducta obsesiva y compulsiva es cuando deben entrar en escena los psicólogos y psiquiatras, a fin de evitar mayores secuelas a largo plazo y peores diagnósticos. De hecho, las depresiones iniciales debidas al acné pueden cronificarse en la etapa adulta.

Una consulta “demasiado” frecuente

Según asegura la Dra. Aurora Guerra, en el ranking de consultas de atención primaria, la dermatología es una de las especialidades más solicitadas, ocupando entre el 15 y el 25% del total. Pero además, entre las consultas de dermatología, las más frecuentes se circunscriben al acné. Esto, a juicio de los dermatólogos, es motivo suficiente para que la Administración sanitaria inicie una política de financiación pública de los tratamientos de acné.

Un dato curioso: el índice de paro entre los afectados por acné duplica al del resto de la población

Aparte del acné, ¿algo te preocupa?

Todos sabemos lo incómodo que es que te salga un enorme grano justo el día que has quedado con el chico o la chica que te gusta y no querer verle por temor a que se ría de ti. Sin embargo, aunque la imagen es importante, lo más importante es que te sientas cómodo contigo mismo. No te encierres en casa, y disfruta de la juventud. Estos años sólo los vas a pasar una vez, y es muy triste no disfrutarlos. Pásatelo bien con tus amigos, conoce el mundo en el que vivimos, hay miles de lugares por descubrir. El mundo es mucho más importante que unos cuantos granitos en la cara. Sé tu mismo, y hazte descubrir por los demás. Seguro que tienes un montón de cosas que contar.

Por mucho que te empeñes en pensar que sólo a ti te ocurren estas cosas, más del 80% de los jóvenes de entre 12 y 20 años han tenido o tienen acné? Además, ¿a que no sabías que el acné empeora con el nerviosismo y con el estrés? Cuanto más preocupado por tu acné estés, más granos tendrás, por lo que más te vale pasar a la acción y visitar a tu l dermatólogo tan pronto como te sea posible. El será tu mejor aliado para acabar con el acné. Tendrás que armarte de paciencia y aunque sigas viendo tus granos en el espejo no desesperes, tienes que seguir con tu tratamiento. La perseverancia acabará teniendo reflejo en tu cara.

Más información en

www.algranocolega.com



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page