ESTÁS LEYENDO...

Adelgaza ¡ya! elige tu dieta.

Adelgaza ¡ya! elige tu dieta.

¿Quieres ponerte a régimen? Tres endocrinos te asesoran sobre la dieta que más te conviene, y sin pasar hambre

Pasó la Navidad, dejando tras de sí un saldo mínimo de dos kilos. Para eliminarlos, no valen decisiones impulsivas y transitorias. Hay que poner en marcha nuevos hábitos alimenticios que nos permitan no sólo reducir el peso en la báscula, sino mantenerlo a lo largo de estos doce meses.

1. ABONANDO EL TERRENO

Primera semana….

Objetivo: eliminar toxinas

Tras las comilonas hay que compensar excesos. ¿Y cómo? Mediante una serie de estrategias destinadas no sólo a perder peso sino también a eliminar toxinas y darle un descanso al sistema digestivo. Para ello, es fundamental no saltarse ninguna comida ni tener sensación de hambre. Con ello no sólo no consiguirás adelgazar sino que tu organismo, acostumbrado a los atracones, tenderá a consumir más cantidad de alimento de la que realmente necesita. Para esta primera semana sigue estas pautas:


  1. Dieta blanda

    : consume durante 2-5 días caldos vegetales, purés, arroz, pescado cocido, frutas y yogures. Cocina sin grasas (preferiblemente al vapor) y evita todo tipo de salsas y condimentos.

  2. Monodietas de caldos y frutas

    : come durante 2-3 días cantidades ilimitadas de caldo de verduras y 2-3 kilos diarios de algún tipo de fruta (fresas, uvas, manzanas, piña). Es una forma estupenda de depurar el organismo y prepararlo para seguir después una dieta hipocalórica.

  3. Restricciones temporales:
    durante los días que siguen a los excesos, es importante evitar la carne (especialmente por la noche), los embutidos, el cerdo y el cordero, las grasas en general y las preparaciones elaboradas y calóricas (hojaldres, gratinados con bechamel, etc). Lo mejor es sustituirlos por pescado o por carnes más ligeras, como pollo y pavo.

  4. Tregua al dulce
    : durante esta primera semana, es conveniente que elimines los dulces de tu menú y que los sustituyas por otros postres como fruta o yogures (incluso si se sale a comer fuera).

2. ADOPTA NUEVOS HÁBITOS

Resto del año

Objetivo: mantener los kilos perdidos


  1. Huye de las dietas milagro:
    los regímenes de moda pueden ser efectivos a corto plazo, pero traen consigo el inevitable efecto yo-yo. Numerosos estudios han demostrado que la única forma de perder peso de forma sana y constante es controlar las calorías mediante menús lo más completos posible que se ajusten a nuestros gustos y necesidades personales. Las privaciones continuas, además de afectar a la salud y al estado de ánimo, no sirven para adelgazar. Por eso es importante, si vemos que nos sobra mucho peso, ponernos siempre en manos de un profesional que elabore una dieta personalizada.

  2. Muévete más:
    cualquier tipo de actividad que combata el sedentarismo cuenta: subir escaleras, bajarse antes del autobús, andar a paso rápido… Cuánto más se actives el metabolismo basal, más grasa quemará tu cuerpo, de ahí la importancia de, independientemente de la actividad elegida, ser constante y no abandonar al primer mes.

  3. Cambia tu “chip” mental.
    No te impongas la dieta como un castigo, sino como una experiencia nueva que, como todo lo que merece la pena, requiere un tiempo. No hay que esperar milagros ni resultados inmediatos, y tampoco obsesionarse con aquellos alimentos que no podemos consumir. Hay que mentalizarse de que la dieta hipocalórica sólo se mantendrá hasta lograr un peso recomendado para luego continuar con unos hábitos alimenticios saludables.

3. ELIGE TU DIETA

TRES OPCIONES PARA EMPEZAR A CUIDARTE

La propuesta de la doctora Mar Mira, especialista en Dietética y Nutrición y directora de la Clínica Mira, de Madrid


A. DIETA DESINTOXICANTE:
Un alivio para el estómago y la báscula

  • Para quién: para todo el que se proponga reparar los excesos gastronómicos.
  • Puntos esenciales:

a)       eliminar la ingesta de huevos y carne.

b)       Aumentar la ingesta de pescado.

c)       Incluir verduras que posean un mayor efecto drenante: espárragos, calabacines, caldos, etc. De entre las frutas, se aconsejan las más depurativas: piña, fresas, melón y sandía.

  • Resultados:

a)       Permite una pérdida de peso progresiva.

b)       Combate la retención de líquidos.

c)       Favorece la eliminación de toxinas.

Menú tipo (HACER TABLA)


Desayuno
: café o té con leche desnatada, tostada con aceite de oliva ó un bol de cereales integrales sin azúcar, con leche desnatada.


Media mañana y merienda
: fruta, a elegir entre: una rodaja de sandía, una rodaja de melón, dos kiwis, dos rodajas de piña al natural, un bol de fresas.


Comida:

Primeros platos : parrillada de verduras; caldo de verduras; sopa de pescado; espárragos blancos con una cucharada de mayonesa light; judías verdes salteadas.

Segundos platos: bonito a la plancha con ensalada verde; mejillones al vapor; ensalada de cogollos y salmón ahumado con vinagreta de alcaparras; salpicón de marisco; ensalada de frutas.

Postre: Una pieza de fruta o un yogur desnatado.


Cena

:

Plato único: lenguado a la plancha con ensalada verde; melón con langostinos a la plancha; sepia a la plancha con ensalada verde;  puré de calabacines; consomé desgrasado y ensalada de tomate y queso fresco 0% materia grasa.

Postre: fruta (preferiblemente piña o sandía) e infusión.

La propuesta del Dr. Gregorio Mariscal Bueno, endocrino y director de la clínica Mariscal Bueno, de Madrid


B. DIETA ANTIVOLUMEN:
Para recuperar la talla perdida

  • Para quién: indicada para las personas con tendencia a la hinchazón y aquellas que llevan una vida especialmente sedentaria.
  • Puntos esenciales:

a)       Incluye fundamentalmente alimentos depurativos (alcachofa, apio, berenjena, coliflor, espárrago, manzana, melocotón, salvado de trigo…) que mejoran los síntomas asociados al aumento de volumen tanto en el abdomen como en los muslos: celulitis, estreñimiento, gases, flatulencias, digestiones pesadas y retención de líquidos.

  • Resultados:

a)   Favorece la eliminación de toxinas, por lo que lo primero que se aprecia es una desinflamación de todo el organismo.

b)    Más que una pérdida de kilos espectacular, lo que se consigue con esta dieta es reducir volumen y moldear la figura.

Menú tipo


Desayuno:
200 gr de leche de soja y 30 gr de cereales, ó 120 gr de yogur bio natural y 50 gr de tostada integral con miel


Media mañana
: 200 gr de piña o 200 gr de melocotón


Comida:

Primeros platos: 300 gr de alcachofas con cebolla; 300 gr de crema de espárragos;

300 gr de acelgas con patatas; 300 gr de espárragos a la plancha; 300 gr de ensalada de picadillo.

Segundos platos: 200 gr de hamburguesa con tomate; 200 gr de ternera a la parrilla;

200 gr de pollo al horno; 200 gr de pechuga de pavo guisada; 200 gr de escalopines con tomate.

Postre: 200 gr de las siguientes frutas: piña, pera, cereza o fresas.


Merienda:

120 gr de yogur bio natural o con sabor.


Cena:

Primeros platos: 300 gr de ensalada variada con apio; 300 gr de ensalada de endibias con atún;  300 gr de ensalada de aguacates, lechuga y tomate; 300 gr de sopa de fideos; 300 gr de puré de calabacín y zanahoria.

Segundos platos: 150 gr de mero al horno; 150 gr de bacalao con tomate; 150 gr de rodajas de soja con calabacín; 150 gr de merluza guisada; 150 gr de bocadillo de tofu y tomate.

Postre: 200 gr de yogur desnatado con piña.

La propuesta de la doctora María Pilar del Barrio, especialista en endocrinología y Nutrición


C. DIETA PROTEICA:


Para los estancados en un peso

  • Para quién:

a)  Personas para las que sufren de ataques continuos de hambre.

b)       Para las que tiene la grasa localizada en la zona del abdomen.

c)       Para las personas que tienden dependencia excesiva del dulce y los carbohidratos.

  • Puntos esenciales: Al incluir escasos hidratos de carbono, el cuerpo extrae la energía de los depósitos de grasa, lo que se traduce en una pérdida de peso. El grueso de los menús lo componen alimentos ricos en proteínas. Las frutas, naranjas y kiwis, permiten combatir los problemas de estreñimiento.
  • Resultados: se consigue una pérdida de peso bastante rápida y un efecto saciante, con lo que se reduce la sensación de hambre. Es muy importante realizarla durante un tiempo determinado y bajo supervisión médica, ya que la ingesta excesiva de proteínas eleva los niveles de colesterol ?malo?.

MENÚ TIPO


Desayuno
: 200 cc de leche desnatada con café, jamón de york o fiambre de pavo.


Media mañana y merienda
: A elegir entre: 4 ó 5 aceitunas; jamón de york o pechuga de pavo; caldo desgrasado.


Comida:

Primeros platos: acelgas rehogadas con ajo (no se puede comer el ajo); alcachofas con jamón; espárragos con una cucharadita de mayonesa; setas o champiñones rehogados con jamón; judías verdes.

Segundos platos: costillas de cerdo; cordero o cochinillo; marisco hervido; pollo asado; lenguado o gallo a la plancha.

Postre: una naranja o un kiwi.


Cenas:

plato único: ensalada de lechuga, atún, espárragos y pimiento; pescado frito, al horno o a la plancha; tortilla de atún; ensalada de lechuga, escarola y tomate y tortilla de espárragos; acelgas rehogadas y calamares fritos.

Postre: una naranja o un kiwi.

ALIADOS POST-ATRACÓN

  • Cereales integrales: sus hidratos de carbono son de absorción lenta, por lo que mantienen a raya los niveles de azúcar en sangre, evitando los atracones. Además, sus fibras llenan mucho más el estómago y los intestinos, proporcionando una sensación de saciedad.
  • Espárragos: el potasio que contienen permite eliminar los depósitos y toxinas del organismo, y también ayudan al hígado a cumplir su función desintoxicante, todo ello con un aporte mínimo de calorías.
  • Fresas: regulan la función hepática, purifican la vesícula biliar y estimulan la secreción de los jugos digestivos y la formación de orina.
  • Uvas: además de paliar los antojos de dulce, tiene importantes efectos depurativos, ya que estimula la actividad del intestino y los riñones. Además, es un potente antioxidante.
  • Manzanas: encierran más de 300 sustancias esenciales, entre otras, ácidos orgánicos que tienen la capacidad de desintoxicar el hígado, y pectina, una sustancia que se espesa en el intestino, neutralizando los elementos tóxicos y disminuyendo la tasa de colesterol.
  • Coles: repollo, brécol y demás miembros de esta especie son la mejor opción a la hora de preparar caldos, ya que su alto contenido en fibra mejora la digestión y favorece la expulsión de las sustancias de desecho fuera del organismo.
  • Zumos: siempre que sean recién preparados, ayudan a reparar el efecto que los excesos gastronómicos. Estos son algunos de los que tienen reconocidas propiedades anti-toxinas: de espinacas (acelera la digestión y alivia el estreñimiento); de perejil (tiene un efecto diurético muy potente, por lo que conviene mezclarlo con otros zumos); de apio (favorece la eliminación de residuos).
  • Piña: contiene una enzima, la bromelina, que descompone las proteínas absorbidas y ayuda a su digestión.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page