ESTÁS LEYENDO...

Aguas llenas de vida. zambúllete sin riesgos.

Aguas llenas de vida. zambúllete sin riesgos.

1 de cada 5
banderas azules de todo el mundo ha ido a parar a una playa de nuestro país.
Estos datos ponen de manifiesto la buena salud de la que goza la mayor parte de
nuestro litoral, aunque no se pueda decir lo mismo de nuestros ríos y lagos

Sin embargo, a lo largo de toda la
geografía española son cada vez más los lugares naturales de baño que se ven
deteriorados por actividades contaminantes, al no cumplirse las normativas
vigentes respecto al cuidado de estos espacios: hasta 30 ríos y playas españolas no cumplen con los requisitos mínimos de
calidad que la Comisión Europea exige para permitir el baño. Sólo Asturias,
Cantabria y Cataluña cumplen plenamente con la normativa, aunque en general la
calidad de las zonas de baño se califica como ?bastante buena y estable?.

 

Diferentes competencias, un
mismo objetivo

Es el Ministerio de Sanidad y Consumo el
organismo que cada año se encarga de que se cumpla a rajatabla con esta
normativa en todas y cada una de las 1.779 zonas de baño costeras y las 171 de
aguas interiores (ríos, estuarios, lagos, humedales, etc…). No obstante, son
las comunidades autónomas las que se encargan de recoger los datos de control
de las aguas durante la temporada de baño, aproximadamente cada 15 días.

A los ayuntamientos, por su parte, les
compete la tarea de velar por el cuidado de las aguas que bañan el municipio y
su entorno, así como mantenerlas debidamente limpias y salubres. Además,
tienen  la obligación de ofrecer
información a los usuarios sobre el estado de dichas aguas y si son o no aptas
para el baño.

Criterios de calidad

Valor guía / valor
imperativo

La presencia de sustancias contaminantes de
carácter microbiológico y físico-químico y, fundamentalmente, sus niveles de
concentración en el agua son el criterio fundamental para determinar si una
playa, un río, un lago o un pantano son aptos o no para el baño.

Para ello se establecen unos víveles de
referencia denominados ?valor guía? (100 unidades de bacterias
coliformes fecales por cada cien 
mililitros) y ?valor imperativo? (2.000 unidades por cada cien
mililitros).

·        
Si
los niveles de contaminación de las aguas son inferiores al valor guía
establecido, la calidad del agua se considera muy buena y apta para el baño,
ya que contiene muy pocas o nulas sustancias contaminantes.

·        
Si
los niveles de contaminación son superiores al valor imperativo, que es
el máximo permitido, la Dirección General de Salud Pública calificará a la zona
como no apta para el baño, una situación que se ve favorecida
generalmente por la presencia de sustancias fecales, alquitrán, plásticos o
maderas, además de productos tóxicos que pueden suponer una agresión para el
usuario.

Las playas españolas, entre
las mejores

Desde el pasado mes de junio ondean en las
playas de todo el mundo las 2.312 banderas 
azules concedidas este año. De ellas, 450 corresponden a playas
españolas, lo que se traduce en que 1 de cada 5 banderas azules de todo el mundo ha ido
a parar a una playa de nuestro país. Estos datos nos sitúan a la cabeza de los países
que cuentan con un mayor número de distinciones en sus playas y, por supuesto,
ponen de manifiesto la buena salud de la que goza la mayor parte de nuestro
litoral.

Nuestros ríos y lagos no dan
la talla

Los magníficos datos de las playas contrastan con
los que nos llegan desde los ríos, lagos y pantanos del interior de nuestro
país, donde parece que la calidad de las aguas destinadas al baño dista mucho
de los buenos resultados de la costa.

Tanto es así que, según el Informe sobre
Calidad de las Aguas de Baño publicado por la Comisión Europea el pasado mes de
junio, España ha visto reducido notablemente en los últimos años el número de
zonas de baño interiores debido a que no se ha respetado la normativa europea
vigente desde 1975 para velar por estos espacios. Desde la Comisión se
considera que nuestro país ha tratado de solucionar este problema eliminando un
importante número de zonas catalogadas para el baño, en lugar de descontaminar
y acondicionar aquellas que ya existían pero que no cumplían las condiciones mínimas
de salubridad.

Como consecuencia, el Tribunal de Justicia de
la Unión ha impuesto a España una multa de 624.150 euros por cada 1% de zonas
de baño interiores que incumplen con esta normativa en nuestro país. Entre los
lugares que este año no cumplen con los requisitos mínimos para el baño se
encuentran zonas con una afluencia importante de bañistas como:

–         
El
río
Pisuerga a su paso por Valladolid.

–         
La Garganta de Cuartos, en Losar de la Vera (Cáceres).

–         
Don Benito (Badajoz).

Banderas azules, playas limpias
y seguras

Desde hace ya varios años, numerosas
instituciones nacionales e internacionales desarrollan todo tipo de iniciativas
para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de mantener limpios nuestros
mares, ríos o lagos.

Para velar por ello, se creó en Francia en el
año 1985 la Bandera Azul, un distintivo que se inicialmente sólo se
otorgaba a las playas francesas con unas condiciones salubres excelentes. El
éxito de la iniciativa fue tal que en 1987 comenzó a funcionar a nivel
internacional a través de la Fundación Europea de Educación Ambiental (FEE)
que, apoyada por la Eurocámara, la Organización Mundial del Turismo y la
Organización para la Conservación del Litoral en la Unión Europea, concede cada
año este distintivo entre las localidades que solicitan este símbolo de calidad
para sus playas y puertos deportivos.

Aunque sólo Bélgica ha
incluido esta bandera en zonas de baño interiores, como ríos o lagos, se prevé
que en pocos años la medida se haga extensiva a toda Europa


¿Qué ofrece una playa con
bandera azul?

1.       
Aguas
limpias y analizadas con regularidad.

2.       
Sistemas
de recogida de basuras y limpieza de arena.

3.       
Personal
de vigilancia y socorrismo.

4.       
Fuentes
de agua potable.

5.       
Accesos
fáciles y seguros para personas con escasa movilidad.

6.       
Duchas
y servicios.

7.       
Señalizaciones
adecuadas.

8.       
En
el caso de los puertos deportivos, se cuida especialmente que las aguas no
cuenten con aceites y restos de desechos procedentes de los barcos y que
cuenten con sistemas de limpieza que favorezcan esa labor.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page