ESTÁS LEYENDO...

Al menos 1 de cada 4 personas con implantes dental...

Al menos 1 de cada 4 personas con implantes dentales podrían sufrir periimplantitis

Al menos 1 de cada 4 personas con implantes dentales podrían sufrir periimplantitis

Una deficiente salud periodontal previa a la colocación de implantes dentales puede reducir la eficacia de este recurso terapéutico y acortar sustancialmente su vida media. Pero, además de garantizar una correcta salud bucodental previa, la utilidad y funcionalidad de estos implantes puede verse amenazada por la aparición de infecciones que afectan a los tejidos periimplantarios.

Este ha sido uno de los principales temas abordados en el recientemente finalizado congreso SEPA Madrid 2012, que ha congregado en IFEMA a más de 1.200 expertos en la 46ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de Periodoncia y la 2ª Reunión de Higiene Bucodental. Entre los muchos aspectos abordados, el que más interés ha despertado (junto con la asociación entre las enfermedades sistémicas y la enfermedad periodontal), ha sido el de los crecientes problemas que se observan en los portadores de implantes.

Y es que las enfermedades periimplantarias, con la mucositis y la periimplantitis al frente, “se han convertido en un reto para odontólogos y periodoncistas”, segúnha destacado Jan Lindhe, profesor emérito de la Facultad de Odontología de Gottemburgo (Suecia), y homenajeado durante este Congreso. Según ha declarado este experto, “las enfermedades periimplantarias no sólo amenazan la salud bucodental de los pacientes que cuentan con implantes dentales, sino que también limitan el éxito de posibles terapias periodontales futuras que puedan requerir estas personas”.
PB151766.jpeg
Periimplantitis, un problema de primer orden
La colonización bacteriana de la superficie del implante conduce a la presencia de cambios inflamatorios reversibles de los tejidos blandos circundantes (mucositis), y cuando este proceso inflamatorio afecta a nivel del hueso que soporta al implante en función surge la denominada periimplantitis.

“La periimplantitis es un problema muy serio, que tiende a aumentar su prevalencia en nuestro país”, según destaca el doctor Agustín Casas Hernández, vocal del Comité Organizador de la 46ª Reunión SEPA Madrid 2012. A pesar de la ausencia de datos en España, y de la escasez de información epidemiológica a nivel mundial, se ha llegado a apuntar en los estudios con resultados más optimistas que hasta el 28% de los pacientes con implantes sufren periimplantitis, afectando al 12% de los implantes que portan; los estudios con resultados más negativos sitúan la tasa de periimplantitis en un 56% de los pacientes con implantes, afectando al 43% de los implantes.

La mala higiene bucodental, el tabaco y tener una historia previa de periodontitis son los principales factores de riesgo para sufrir una periimplantitis.

Las situaciones clínicas que presentan los pacientes con periimplantitis son tan variadas, que pueden registrarse desde casos relativamente fáciles de solucionar hasta situaciones verdaderamente dramáticas (sobre todo si no se realiza un diagnóstico precoz y el problema afecta a muchos de sus implantes).

La periimplantitis puede provocar la pérdida de los implantes, pero no solo eso: la destrucción ósea que se produce alrededor de ellos puede complicar mucho la posibilidad de colocar otra vez implantes con éxito. Esto, en palabras del doctor Casas, “puede obligar a realizar tratamientos regenerativos complejos y no siempre con resultados positivos a medio y largo plazo”.

Prevención y tratamiento regenerativo
Actualmente subsisten muchos retos pendientes en el manejo de las enfermedades periimplatarias. Sin embargo, la evolución que se ha registrado en este ámbito en los últimos años ha sido extraordinaria. La propia asunción de que alrededor de los implantes surgen trastornos importantes y que una adecuada prevención es crucial en estos casos para minimizar su impacto clínico es ya un avance significativo. “Se están realizando esfuerzos en mejorar la prevención de las periimplantitis, lo cual es una excelente noticia, sobre todo porque hasta poco tiempo éste era un problema infravalorado”, afirma el doctor Agustín Casas; sin duda, añade, “la prevención es el tratamiento más eficaz con el que contamos, y tener esto claro ya es una gran novedad para los clínicos y los pacientes”.

Así, se está progresando en la identificación de factores de riesgo de la patología perimplantaria, lo que permite detectar antes y mejor a los pacientes con más probabilidad de desarrollar la enfermedad. Por otra parte, están apareciendo cada vez más productos e instrumentos de higiene oral que facilitan el control de la placa por parte del paciente.

Y es que, como reconoce el doctor Agustín Casas, “a veces no se lo ponemos fácil al paciente”. El control de placa bacteriana puede ser complicado por el diseño de la prótesis, o por la colocación de los implantes; en este sentido, “es vital que el paciente tenga un buen control de placa y tenemos que ayudarle a conseguirlo”. Por fortuna, están apareciendo diseños de cepillos especiales para poder acceder a las prótesis y mejorar el control mecánico de la biopelícula bacteriana (biofilm).

Sin embargo, según predice el periodoncista Agustín Casas, el abordaje preventivo que más se va a desarrollar en el futuro es el control químico; sin duda, el uso de un control químico del biofilm en pacientes con implantes es fundamental”. Se están investigando moléculas y formatos de productos que permiten llegar a esas zonas donde no se accede fácilmente con las técnicas habituales. El grupo de investigación ETEP (Etiología y Tratamiento de las Enfermedades Periodontales), de la Universidad Complutense y al que pertenece el doctor Casas, está llevando a cabo estudios valorando diferentes productos, como el cloruro de cetilpiridinio en formato gel.

Con todo, el ámbito de investigación más sugerente y prometedor radica en la búsqueda de un tratamiento regenerativo eficaz. La mayoría de las investigaciones y novedades se centran en técnicas encaminadas a regenerar el hueso perdido y a facilitar que la superficie del implante se vuelva a reosteointegrar. Ante un implante con periimplantitis, el objetivo ideal debe ser regenerar el hueso destruido y, además, que se vuleva a conseguir la osteointegración a la superficie del implante. “El problema es que actualmente no hay ninguna técnica predecible y los porcentajes de regeneración y reosteointegración que se obtienen son muy variables”, reconoce el doctor Casas, quien asegura que “la clave del tratamiento de la periimplantitis pasa por saber cómo tratar la superficie del implante contaminada con un biofilm patogénico; en el momento en que se descubra el método adecuado, será mucho más fácil poder tratar las periimplantitis”.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?