Alopecia androgénica.

7 de cada 10 europeos piensan que el cabello
es una parte esencial de su imagen. Aunque su pérdida ocasiona abundantes
quebraderos de cabeza, sin embargo son pocos los que se deciden a hacer algo
para buscar una solución. ¿Hasta qué punto está el hombre dispuesto a luchar
por su pelo?

Dentro de los diferentes
tipos de alopecia, la alopecia androgenética es la responsable del 90 % de los
casos de calvicie entre los hombres, llegando a afectar al 20 % de los varones de
20 años de edad y a la mitad de los hombres de 50.

El papel de las hormonas

La
alopecia androgenética es un tipo de alopecia no cicatricial que recibe su
nombre directamente de mano de los andrógenos, hormonas masculinas que son las
que determinan la caída del cabello y su densidad. La alopecia androgenética, que
también viene determinada por la herencia genética, puede comenzar a
desarrollarse en cualquier momento después de la pubertad, ya que a partir de
esta etapa aumentan los niveles de hormonas masculinas (andrógenos). Este hecho
ya era conocido en tiempos de Aristóteles, filósofo calvo, quien había
observado que los individuos eunucos no desarrollaban alopecia.

Los españoles, los más
presumidos

La
pérdida del cabello influye irremediablemente sobre el estado de ánimo. Así lo
han puesto de manifiesto las opiniones de mil quinientos europeos, recogidas en
un reciente estudio sociológico realizado por el instituto Gallup y el
laboratorio MSD.

Este
estudio constata que los españoles son los europeos que mayor importancia
atribuyen al pelo aunque, de manera contradictoria, sientan menos preocupación
por sus problemas de alopecia. Según este estudio, el 80 % de los españoles
opina que el pelo es un elemento muy importante de la imagen personal, en contraste
con el 72,4 % de la media europea. El miedo a ?parecer mayor? es la sensación
negativa que más se manifiesta en las encuestas (76,4 % de los españoles frente
al 59,4 % de los europeos). En contraste, 3 de cada 5 europeos afirma que la
alopecia le provoca serios problemas de autoestima, que en ocasiones desembocan
incluso en depresión. La psicóloga y sexóloga alemana Hertha Richter-Appelt
comenta que ?desde una perspectiva psicológica, la ansiedad producida por la
alopecia está relacionada no sólo con la ansiedad de hacerse mayor sino con el
hecho de perder poder, potencia (sexual) y atractivo (sexual)?.

Pocas medidas

A
pesar de que 2 de cada 3 de los europeos con alopecia consultados se
encontrarían bastante o mucho más satisfechos con su atractivo físico si
acabaran con su calvicie, son muy pocos son los que toman medidas. Sólo un 6,4 %
de los españoles sigue en la actualidad algún tipo de tratamiento para
solucionar este problema, mientras que 3 de cada 4 nunca han iniciado
tratamiento alguno. Esto se debe fundamentalmente a creencias y mitos no
superados, entre los que cobran especial relevancia la convicción errónea de que
la alopecia es un problema genético sin solución, y los complejos psicológicos que
consideran el hecho de cuidarse físicamente una muestra de afeminamiento.

Los tratamientos preferidos

A
la pregunta sobre el tipo de tratamiento en que confiaría, el 60% se decanta
por tratamientos de prescripción médica como la opción más fiable
(vasodilatadores que activan los folículos pilosos, implantes de cabello o
fármacos que ayudan a conservar la cabellera). Sin embargo, los métodos más
utilizados son lociones, vitaminas, tratamientos naturales o productos
recomendados por peluqueros. Según los datos de la encuesta, sólo una minoría
utiliza fármacos, a pesar de que su eficacia ha sido probada científicamente y tienen
un índice superior de éxito. Éxito que desencadena a su vez una serie de
efectos positivos a nivel psicológico: ayuda a recuperar la esperanza, a sentirse
más atractivo, a recuperar la autoestima y la confianza en uno mismo y a ser
más optimista y sentirse más joven.

Según la publicación ?Nature
Biotechnology, por primera vez científicos norteamericanos han aislado células
madre de folículos capilares aptas para formar nuevo pelo, lo que abre una
nueva vía de investigación para solucionar la calvicie



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page