ESTÁS LEYENDO...

Alrededor del 50% de los pacientes cardiópatas suf...

Alrededor del 50% de los pacientes cardiópatas sufren disfunción eréctil

Los trastornos sexuales en los pacientes cardiópatas afectan negativamente a su calidad de vida. En los varones están presentes en más del 50% de los cardiópatas, mientras que la incidencia en las mujeres suele presentarse en mayor proporción, sin embargo existe menos información sobre la sexualidad femenina.

La disfunción eréctil y las enfermedades cardiovasculares de origen ateroescleroso tienen factores de riesgo comunes como la edad avanzada, la hipertensión, la diabetes, el hábito tabáquico y trastornos psicológicos como la depresión. El infarto agudo de miocardio (IAM) es el principal responsable de que los pacientes con enfermedad cardiovascular sufran disfunción eréctil.

Esta situación ha suscitado un estudio sobre la incidencia, factores etiológicos y resultados obtenidos en el tratamiento de la disfunción eréctil en pacientes incluidos en un programa de rehabilitación cardíaca y cuyos resultados se recogen en un artículo publicado en Revista Española de Cardiología (www.revespcardiol.org).

En los últimos años han aparecido diversos fármacos como los inhibidores de la fosfodiesterasa (PDE-5) que han demostrado su eficacia en el tratamiento de la disfunción eréctil. “Sin embargo, resulta significativo el bajo porcentaje de enfermos que acepta tomar estos medicamentos”, señala el Dr. José Mª Maroto, coordinador de la Unidad de Cardiología Preventiva y Rehabilitación del Instituto de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

El motivo de la desconfianza de los pacientes hacia estos fármacos se basa en el temor a posibles complicaciones —resultado de noticias sensacionalistas—. “Además influye, señala el Dr. Maroto, el hecho de que ni los cardiólogos ni los pacientes que han sufrido un IAM abordan cuestiones de índole sexual”.

Sin embargo, los programas de rehabilitación cardíaca (PRC) juegan un papel efectivo en el tratamiento de la disfunción eréctil, ya que “se obtienen beneficios de la práctica habitual de ejercicio, una mejoría en el deterioro psicológico y una mayor relación médico-enfermo lo que facilita el flujo de información”, apunta el Dr. Maroto.


 


Gasto energético durante la actividad sexual

Formaron parte del estudio 420 varones cardiópatas incluidos en el programa de rehabilitación cardíaca sometidos a una terapia multifactorial de entrenamiento físico, actuación psicológica y control de factores de riesgo.

En este sentido, los resultados ponen de manifiesto que la etiología aterosclerosa en los pacientes del estudio fue: tabaquismo (87,6%), hipertensión arterial (39,1%), dislipemia antes del ingreso (17,9%), diabetes (16,1%) e insuficiencia arterial en los miembros inferiores (4,9%). Asimismo, la media de edad de los pacientes con disfunción eréctil ronda los 60 años.

La ausencia de actividad sexual en la pareja tras un infarto de miocardio, en unas relaciones personales normales, suele ser consecuencia del miedo a las complicaciones que puedan presentarse. No obstante, “existen evidencias de que las complicaciones severas, muerte y riesgo de infarto, durante el coito son extremadamente bajas”.

Los gastos energéticos durante el orgasmo son de alrededor de 5 METs (
1 MET       -equivalente metabólico- es la unidad de medida de la capacidad física y equivale al consumo de energía de una persona de 70 kg, sentada, durante un minuto de tiempo)
y de 3,7 en las fases preorgásmica y postorgásmica. También hay que tener en cuenta factores como las características físicas del paciente, de la pareja, de la situación anímica, de una abundante ingestión previa o de relaciones extraconyugales.




 

En definitiva, la incidencia de disfunción eréctil  es muy significativa. Se relaciona con los factores de riesgo de aterosclerosis, con el tratamiento y con anomalías psicológicas (ansiedad y depresión). El miedo a las complicaciones y las malas relaciones de pareja favorece que los pacientes declinen la tomar inhibidores de la fosfodiesterasa.


 

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page