ESTÁS LEYENDO...

Amanita phalloides, la seta más peligrosa

Amanita phalloides, la seta más peligrosa

Amanita phalloides, la seta más peligrosa

Se acerca la temporada de setas y muchas personas salen a recolectar este tipo de hongos sin tener conocimientos micológicos. Todos los años por estas fechas también se empiezan a dar las intoxicaciones por el consumo de setas tóxicas con el consiguiente problema para la salud, que en algún caso puede provocar la muerte o la necesidad de un trasplante de hígado inmediato.

“Tal es el caso de la intoxicación por “Amanita phalloides” que, únicamente si se trata en las primeras 20 horas tras su ingesta, se puede lograr revertir. Eso sí, los afectados van a necesitar de un trasplante de hígado de urgencia, ya que su consumo produce un fracaso hepático. Estas personas pasan a convertirse en los denominados “pacientes cero”, lo que implica que prioridad absoluta a la hora de recibir un trasplante, sin tener que esperar en las listas de personas con necesidad de trasplantes. Si el trasplante no llega en los 10 primeros días, acaban falleciendo” alerta el Dr. Gonzalo Guerra Flecha, hepatólogo y especialista en digestivo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas.

A pesar de las advertencias que se hacen desde Sanidad y de lo que cuentan los expertos de zonas con una rica cultura micológica, como Soria o Teruel, cada año se producen en España alrededor de unas 400 intoxicaciones por el consumo de setas no comestibles. Suele darse más en medios rurales y en varones de todas las edades, especialmente adultos. “Los más afectados suelen ser personas que consideran que tienen una buena formación en micología. Por eso, los especialistas recomendamos que en estos casos es mejor recurrir a un establecimiento especializado para adquirirlas en vez de aventurarse a cogerlas uno mismo” señala el Dr. Guerra Flecha.

Sintomatología y tratamiento

Aunque en la mayor parte de los casos las intoxicaciones no son graves, pueden comprometer la salud, sobre todo si se trata de niños. “Ante una intoxicación nuestro cuerpo reacciona con vómitos y diarreas, es su mecanismo de defensa. El problema es que en el caso de las intoxicaciones micóticas esta reacción puede llegar a ser muy brusca, con lo que la deshidratación resulta muy peligrosa en los más pequeños”, indica el experto de CMED.

Los síntomas no tienen que aparecer inmediatamente tras la ingesta, También es muy habitual que los síntomas de la intoxicación puedan darse a partir de las 6-8 horas. “Si se sospecha que los síntomas han sido causados por la ingesta de setas venenosas, hay que acudir de inmediato al servicio de urgencias del hospital más cercano e intentar mantener hidratado al paciente (si se tolera hay que realizarlo con agua templada, ya que el agua fría estimula más el funcionamiento digestivo, algo que en este momento hay que evitar). Y por supuesto, es fundamental en los casos en los que la intoxicación esté provocando un fallo del hígado y sea necesario un trasplante cuanto antes” explica el especialista en aparato digestivo de CMED.

La Amanita phalloides también conocida como oronja verde, hongo de la muerte, o cicuta verde, presenta un sombrero carnoso con una coloración verde oliva, brillante con tiempo seco, ligeramente viscosa con humedad. Su tinte no es siempre uniforme, generalmente es más pálido en los bordes. La lluvia también puede desteñir su tinte. Algunas formas son muy pálidas, incluso blancas.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.