ESTÁS LEYENDO...

Ana Sepúlveda: “Tristeza, aislamiento y perf...

Ana Sepúlveda: “Tristeza, aislamiento y perfeccionismo extremos”, principales síntomas del trastorno de conducta alimentaria

En porcentajes, ¿cuántos afectados por un trastorno de la conducta alimentaria (TCA) hay actualmente?
Un estudio de 2013 en la Comunidad de Madrid y publicada en el Boletín Epidemiológico, sobre 2.500 adolescentes de 12 a 18 años, muestra un 3,4% de prevalencia. Estudios internacionales dan datos parecidos: entre 3,5 y 4%. No hay evidencia de que haya mayor incidencia, lo que hay es mayor seguimiento, sensibilidad hacia el tema y diagnóstico precoz, lo que puede llevar a la conclusión errónea de que aumenta esta incidencia, de que parece que hay más casos

¿Cuáles son los trastornos más comunes?
Los que antes se llamaban trastornos de comportamiento no especificado, que eran básicamente la anorexia nerviosa recurrente y la bulimia. Los nuevos criterios del DSM5 diferencian un tercero como nueva categoría que antes se incluía dentro de los anteriores, el trastorno por atracón, que él solo puede llegar al 3%.

¿Qué síntomas de alerta nos deben hacer sospechar sobre la existencia de algún TCA?
Si hablamos de adolescentes, este trastorno se da casi exclusivamente en chicas. Tristeza, aislamiento y perfeccionismo extremos constituyen alertas importantes. Una chica que se aisla, no quiere salir con la familia ni participar de las comidas, nos deben poner en guardia. Y no vale la excusa de que “siempre ha sido malcomedora”… Igualmente, el perfeccionismo extremo con sufrimiento: llorar por bajar un par de décimas en un examen, etc. El perfeccionismo no es negativo, pero si conlleva sufrimiento y malestar, hay que estar atento al resto de comportamientos.


¿A qué edad a la que suele manifestarse?
Los 12-14 años es la edad más habitual, si bien puede aparecer unos meses antes.

¿Cuál es la terapia de elección?
Lo más habitual son las terapias cognitivo-conductuales, seguidas por las terapias dialécticas: terapias de aceptación y compromiso. Sería muy importante un abordaje multidisciplinar donde nutricionistas y psicólogos participen y colaboren

Sin título-2¿Hasta qué punto deben integrarse los padres en el manejo de la enfermedad?
Deben estar muy involucrados, es muy importante que la familia esté ahí. Ver qué roles se desempeñan dentro de la familia y ver si es necesario ajustar esos roles. A veces puede ser necesario hacer terapia sólo con la familia, sin la chica.

¿Se cura o es algo, como si dijéramos, crónico, para toda la vida?
Se estima que el 60% de los afectados consigue una recuperación completa. Hay que pensar que es un aprendizaje más al que el adolescente se enfrenta. Si se recuperan todos los “planos” de comportamiento: peso normal, ausencia de peculiaridades alimentarias perjudiciales para la salud, socialización, vida relacional adecuada… se puede hablar de curación si se mantiene a los 6 meses.

 La doctora Ana R. Sepúlveda es profesora e investigadora en el programa Ramón y Cajal, en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid y una de las ponentes en las X Jornadas Científicas organizadas por la Fundación Alicia Koplowitz.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *