Anemia por falta de hierro. combatirla desde la nutrición.

Publicado por el 01/02/2004

Las necesidades de hierro aumentan considerablemente
en la adolescencia y períodos de crecimiento rápido, por lo que hay que vigilar
especialmente la alimentación para evitar una posible anemia

Qué es la anemia

La anemia por carencia de
hierro o ferropénica se caracteriza por una disminución en la concentración de
hemoglobina (molécula que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las
células del organismo), o en la capacidad de transportar oxígeno en la sangre. Esta
deficiencia de hemoglobina se puede deber a la disminución de glóbulos rojos o
hematíes, por volumen de sangre o a una reducción del contenido de hemoglobina
de su interior. Uno de los minerales más importantes para
la producción de hemoglobina es el hierro, que el cuerpo humano no genera por
sí mismo, sino que debe aportarlo la alimentación.

Causas

  1. la causa principal es el descenso de los
    depósitos de hierro orgánicos, lo que provoca paralelamente la reducción
    del número de glóbulos rojos. Este descenso se debe a una deficiencia de los nutrientes
    necesarios
    para producir hematíes (en particular hierro), pero también
    ácido fólico, vitaminas B6 y B12, proteínas, aunque también se puede
    producir por un aprovechamiento insuficiente de estos nutrientes.
  2. Normalmente, una persona adulta pierde alrededor
    de 1 mg de hiero a través de la piel, mucosas, heces y orina. La mujer fértil tiene mayores
    pérdidas a través de la menstruación, mientras que durante el embarazo existe un cierto grado de
    anemia por un aumento de la demanda de hierro por parte del feto y por el
    aumento del volumen sanguíneo circulante.
  3. En los adultos,
    la causa también puede ser una pérdida crónica de sangre o una disminución
    de la absorción de hierro por enfermedades que afecten al duodeno
    (úlceras, enfermedad inflamatoria intestinal, hemorroides?). El consumo
    habitual de ácido acetilsalicílico y de antiinflamatorios no esteroideos
    también puede conducir a anemia.
  4. En los niños
    y adolescentes
    , la anemia ferropénica suele producirse durante los
    períodos de desarrollo y crecimiento rápido por un aumento de las
    necesidades por un aumento de las necesidades debido al constante
    crecimiento de los tejidos. La necesidad de hierro en las niñas
    adolescentes es aún mayor por las menstruaciones.

Una alimentación insuficiente o monótona puede
favorecer un consumo habitual bajo en hierro

Síntomas

  1. Cansancio.
  2. Fatiga.
  3. Debilidad.
  4. Irritabilidad.
  5. Palidez.
  6. Anorexia o falta de apetito.
  7. Náuseas.
  8. Diarrea.
  9. Úlceras bucales.
  10. Pérdida de cabello, pérdida de tonalidad de uñas,
    piel y mucosas por la disminución de hemoglobina circulante.
  11. Atrofia de las papilas gustativas de la lengua y
    otras alteraciones más pronunciadas, si la anemia es de larga evolución.

El hierro en la dieta

En los alimentos, el hierro
se presenta bajo dos formas:

  1. Hierro
    hemo:
    presente en los productos
    de origen animal, tales como carne, vísceras (hígado, riñones, yema de
    huevo, pescados (fundamentalmente azul) y mariscos (almejas y ostras).
  2. Hierro
    no hemo:
    se encuentra en los vegetales,
    los huevos y la leche. También se encuentra en las legumbres secas,
    cereales integrales o enriquecidos con hierro, verduras verdes, semillas
    de calabaza y frutos secos (nueces, almendras, pistachos?) y desecados
    (dátiles, higos secos, pasas).
  3. Para
    facilitar la absorción de hierro,

    conviene ingerir al mismo tiempo alimentos ricos en vitamina C y
    proteínas. Zumo de naranja u otros cítricos, kiwi, fresas, melón, tomate,
    pimientos, brécol? Además, hay que evitar la ingestión muy elevada de
    calcio y el consumo de té y café, sobre todo tras las comidas, ya que contienen
    taninos que reducen la absorción de hierro prácticamente a la mitad. Otras
    sustancias que interfieren reduciendo la absorción del hierro y que se
    encuentran en ciertos alimentos son el ácido oxálico y los fitatos (el
    salvado de avena o de trigo, excepto el del pan integral contienen ácido
    fítico que limita la absorción de hierro de los alimentos ingeridos en la
    misma comida).

Necesidades de hierro en niños y adolescentes

Niños y niñas de 1 a 10
años

De 7 a 9 mg/día

Chicos adolescentes de 11 a
18 años

De 12 a 15 mg/día

Chicas adolescentes de 11 a
18 años

18 mg/día

Las verduras amargas como el berro y la alcachofa
estimulan la producción de jugos gástricos, lo que ayuda a las personas con
mala digestión a asimilar más vitamina B12 y B6, folatos y hierro presentes en
los alimentos