ESTÁS LEYENDO...

Apnea del sueño, un problema antiguo de abordaje r...

Apnea del sueño, un problema antiguo de abordaje reciente

Apnea del sueño, un problema antiguo de abordaje reciente

El próximo 17 de marzo se celebra el DíaMundial del Sueño, una jornada dedicada a llamar la atención sobre la importancia de un sueño reparador y saludable. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica se encuentra en el TOP 5 de líderes mundiales en la investigación de los trastornos del sueño vinculados a la respiración y muy especialmente sobre la apnea del sueño.

Hasta hace relativamente poco tiempo no se daba importancia a roncar o tener problemas durante el sueño, por lo que las personas no consultaban a su médico. Además, aspectos muy importantes de la enfermedad no se han conocido y estudiado hasta fechas recientes. De allí que a pesar de que se estima que entre 1 y 2 millones de personas pueden padecer apnea del sueño, solo un 10% de están diagnosticadas.

La persona que sufre apnea del sueño deja de respirar durante al menos 10 segundos de manera repetida a lo largo de la noche. Estas paradas pueden durar incluso dos minutos. Las consecuencias de este sueño no reparador y tan fragmentado son la sensación de cansancio durante el día y la somnolencia que puede conducir a accidentes domésticos, laborales o de tráfico. Gracias a las últimas investigaciones realizadas por los expertos en apnea de SEPAR también sabemos que la apnea no tratada también tiene consecuencias graves para la salud como diabetes, hipertensión, ictus o enfermedades cardiovasculares o incluso cáncer.

Sin embargo, la apnea del sueño tiene un tratamiento que reduce sus síntomas y consecuencias si bien no es curativo y hay que seguirlo mientras se padece la enfermedad. Es la CPAP, una máquina que a través de una mascarilla por la nariz o por la nariz y la boca, administra una presión positiva de aire sobre la vía aérea y evita que se “cierre” la garganta. No es oxígeno. Además existen alternativas al tratamiento como los dispositivos intraorales, que recientemente se han añadido al tratamiento convencional, otras medidas que mejoran la enfermedad son la pérdida de peso, no fumar, dormir las horas necesarias, dormir de lado y hacer ejercicio físico. Los retos a los que deben enfrentarse los expertos son ahora reducir el infradiagnóstico, facilitar el acceso a los tratamientos y reducir las listas de espera.







¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.