ESTÁS LEYENDO...

Artrosis, lo último en fármacos.

Artrosis, lo último en fármacos.

t=”300″ v>

ARTROSIS, LO �LTIMO EN FÁRMACOS

Los pacientes de artrosis y artritis reumatoide cuentan en la actualidad con un importante avance en el tratamiento de su enfermedad, los inhibidores específicos de la Cox-2 (coxibs), una nueva familia de fármacos que aporta la misma eficacia que los antiinflamatorios utilizados tradicionalmente para la reducción del dolor y la inflamación propios de estas patologías, pero con un mejor perfil de seguridad, sobre todo en lo que se refiere a problemas de carácter gastrointestinal. Uno de estos nuevos medicamentos, el celecoxib ha sido ampliamente analizado durante el XVI Congreso Europeo de Reumatología (EULAR), que se ha celebrado recientemente en Praga.

La artrosis y la artritis reumatoide son dos de las enfermedades reumáticas más comunes. En España, se calcula que el 24% de la población adulta padece alguna forma de artrosis, porcentaje que se incrementa considerablemente en las personas mayores de 65 años. Por otra parte, la artritis reumatoide afecta a unos 300.000 españoles, en su mayor parte mujeres. Los principales síntomas de ambas enfermedades son el dolor y la inflamación.

Los fármacos empleados clásicamente para estas enfermedades son los antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Sin embargo, y aunque poseen una alta eficacia, provocan graves efectos secundarios de carácter gastrointestinal, como úlceras y complicaciones de las úlceras (hemorragias, perforaciones, etc.), que ocasionan numerosos ingresos hospitalarios. “Cada año, 12.000 personas en el Reino Unido reciben asistencia hospitalaria por hemorragias en el esófago, estómago y duodeno asociadas a AINE, y 2.000 pacientes fallecen anualmente en este país como consecuencia de complicaciones asociadas a estos medicamentos”, explicó el doctor Gurkirpal Singh, especialista en Inmunología y Reumatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Además, los AINE convencionales no sólo tienen efectos secundarios de índole gastrointestinal, sino también renal (por ejemplo, retención de líquidos).

En el último año, ha aparecido una nueva familia de medicamentos para el tratamiento de estas enfermedades, los inhibidores específicos de la COX-2 (coxibs), entre los que cabe destacar celecoxib el primer y único coxib indicado para el tratamiento de la artrosis y la artritis reumatoide. Diferentes estudios realizados con este fármaco y analizados durante el Congreso Europeo de Reumatología celebrado en la capital checa han demostrado que este nuevo medicamento es tan eficaz como los AINE tradicionales, pero con un mejor perfil de seguridad sobre todo a nivel gastrointestinal.

Seguridad renal y cardiovascular

Respecto al resto de efectos secundarios asociados a la ingestión de AINE (como su influencia sobre la función renal, hipertensión arterial, edema, etc.) estudios llevados a cabo a nivel internacional con los dos coxibs actualmente comercializados han demostrado que no todos son iguales. Así, durante el Congreso Europeo de Reumatología se presentaron los resultados de un estudio realizado en pacientes mayores de 65 años con hipertensión arterial y artrosis en el que se demostraba que celecoxib es el coxib con menos efectos secundarios renales y de menor influencia sobre la tensión arterial. Asimismo, otros estudios realizados con celecoxib han demostrado que su seguridad renal es superior a la de los AINE y que posee igual seguridad cardiovascular, lo que significa que su toma no incrementa el riesgo cardiaco de sufrir un infarto.

El estudio más amplio realizado en artrosis

Durante este Congreso, se presentaron las conclusiones del estudio SUCCES, el más amplio realizado a nivel mundial en artrosis. Los resultados de este estudio han demostrado que celecoxib es tan eficaz como los AINE diclofenaco y naproxeno en la reducción de los signos y síntomas de esta enfermedad. Asimismo, los resultados de este estudio, que ha incluido a más de 13.000 pacientes de 39 países, han puesto de manifiesto que el tratamiento con celecoxib está asociado con una reducción significativa del riesgo de sufrir complicaciones serias del tracto gastrointestinal superior en comparación a los citados AINE. Además, el estudio ha revelado una reducción de un 87% en el riesgo de complicaciones de úlcera entre los pacientes que recibieron celecoxib frente a los que fueron tratados con diclofenaco y naproxeno.

“La toxicidad asociada a los AINE incrementa el riesgo de hospitalización por complicaciones gastrointestinales de carácter grave. Se ha observado que dicho riesgo es entre cinco y siete veces mayor que cuando se utilizan otras opciones terapéuticas”, señaló el doctor Gurkirpal Singh.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page