ESTÁS LEYENDO...

Bancos de leche materna en polvo, posibles en el f...

Bancos de leche materna en polvo, posibles en el futuro

Bancos de leche materna en polvo, posibles en el futuro

Con el objetivo era superar la pérdida de nutrientes que sufre la leche materna en los actuales procesos de pasteurización y congelación de los bancos de leche, un grupo de investigadores de la Universidad de Guadalajara (México), ha desarrollado un proceso de secado por aspersión que logra convertir la leche materna en polvo, perdiendo sólo un 10 por ciento de calidad en nutrientes, y que puede conservarse durante seis meses.

Blanca Rosa Aguilar, del departamento de Farmacobiología del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (Cucei) de la Universidad de Guadalajara, que ha liderado el proyecto, ha explicado que “otras alternativas permiten el secado de leche humana, pero el alimento se combina con otros aditivos nutrimentales o complementos, como proteínas vegetales, polisacáridos y probióticos. En nuestro desarrollo, el líquido no se combina con ningún complemento y a nivel mundial no hemos encontrado algo parecido”.

Según explica Aguilar, de un litro de leche pueden obtenerse entre 80 y 90 gramos de polvo, que al diluirse en un litro de agua estéril permite preparar cinco biberones de 20 a 30 mililitros al día. Asimismo, la homogeneización de la calidad nutrimental de la leche materna en polvo es difícil de obtener, ya que depende mucho de la alimentación de las madres o su salud. Es por eso que la leche se analiza antes y después de ser procesada.

La duración de la leche en polvo, que se almacena en bolsas de tres a cinco gramos, llega hasta los seis meses sin perder calidad en general. Ahora mismo, el proceso se encuentra en vía de patente, y ya ha superado las pruebas microbiológicas del Instituto de la Nutrición y los Alimentos Funcionales de Quebec, Canadá.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.