Bebidas carbohidratadas con electrolitos: rehidratan antes

Publicado por el 08/06/2010
999872.jpg
Cada vez son más numerosos los estudios que sugieren la posibilidad de hacer más efectiva la rehidratación cuanto más amplio sea el arsenal de bebidas existentes. Así lo confirma un nuevo trabajo, publicado recientemente en la revista Research in Sports Medicine, realizado en la Appalachian State University de North Carolina, Estados Unidos.

 

El estudio se titula “Los efectos del té rojo, el agua embotellada y las bebidas carbohidratadas sobre los marcadores de hidratación plasmáticos y urinarios tras una deshidratación aguda” e intenta arrojar nuevas evidencias sobre la forma más adecuada de recuperar fluidos tras la práctica de un ejercicio físico intenso.
 
El agua es una sustancia química esencial para todos los seres vivos y juega un papel fundamental en muchos de los procesos metabólicos dentro del cuerpo. El adecuado consumo de líquidos es un factor importante para la salud, ya que el sodio y el potasio son necesarios para el desarrollo de funciones fisiológicas como pueden ser la transmisión de impulsos nerviosos y las contracciones  musculares.
 
La actividad física y el “estrés por calor” causan desequilibrios en los niveles de electrólitos que deben ser corregidos para mantener el funcionamiento normal de nuestro cuerpo. La regulación de la temperatura corporal, tanto externa como interna,  durante la actividad física depende de factores ambientales (la temperatura, la humedad o la ropa) y de factores intrínsecos de la propia persona (sexo, edad, dieta, tensión…).
 
De este modo, en el ejercicio diario, la rehidratación después del ejercicio y la recuperación del balance electrolítico es un importante cometido que permitirá al deportista iniciar el  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosejercicio futuro en un estado de correcta hidratación.  Por lo tanto, se recomienda llevar a cabo estrategias de hidratación antes, durante y después del ejercicio, para asegurar un rendimiento óptimo.
 
El objetivo de este estudio ha sido evaluar los efectos de tres bebidas diferentes (té rojo, agua embotellada, y una bebida carbohidratada con electrolitos) sobre los marcadores de hidratación en sangre y orina, después de un episodio de deshidratación aguda en un grupo de deportistas (concretamente, luchadores).
 
Para ello, se diseñó un estudio transversal y aleatorio, partiendo de una muestra de 23 atletas, pertenecientes a la National Collegiate Athletic Association (NCAA) de Estados Unidos, con una media de edad de 19,6 años, con un peso medio de 81 kilogramos y una altura media de 1,75 centímetros. Los autores del estudio realizaron tres mediciones diferentes en sangre y orina en los atletas tras el esfuerzo: una antes de hidratarse, otra después de hidratarse y la última, una hora después de haber comenzado la hidratación.
 
El estudio se realizó en base a las tres bebidas anteriormente citadas (té rojo, agua embotellada, y bebida carbohidratada) y sus resultados mostraron que  una hora después del consumo de un volumen de líquidos igual al 100 por 100 de la pérdida de líquidos del cuerpo durante el ejercicio, los índices de osmolaridad, tanto plasmáticos como urinarios, fueron considerablemente inferiores en quienes habían consumido té rojo y agua embotellada en relación con quienes habían consumido bebidas carbohidratadas.
 
Es decir, que las bebidas carbohidratadas ayudaron a restablecer más rápidamente los marcadores de hidratación plasmáticos y urinarios en deportistas tras el esfuerzo.