BEBIDAS ENERGÉTICAS


Tomo con frecuencia las llamadas bebidas energéticas. Me ayudan en la tarea diaria con los niños y la casa. Sin embargo, he notado que el día que no lo tomo me encuentro sin fuerzas. Luisa G. (Madrid)


 


 

Las bebidas energéticas son aparentemente refrescos con burbujas al estar compuestos principalmente por agua carbonatada y azúcares. Presentan también otras sustancia, como cafeína, que les confieren caractarísticas diferentes .


 

Contienen aproximadamente 11-12 gramos de sacarosa, glucosa o fructosa (como ocurre con otros refrescos) por cada 100 mL, lo cual contraindicaría su consumo en personas diabéticas y debería limitar su uso en personas que presenten sobrepeso u obesidad.


 

Su contenido de cafeína, es el aspecto más destacable, ya que se encuentra entre 260 y 300 mg por litro, esto es, en los 250 mL de una botella podemos hallar entre 65 y 75 mg de cafeína. Esta cifra es el equivalente a una taza de café, lo cual no conlleva ningún problema.


 

Ahora bien, como cualquier situación, el consumo exagerado de este tipo de bebidas no es adecuado. Las personas que toman 2 ó 3 botellas al día, en realidad están consumiendo entre 57 y 86 gramos de azúcares, es decir, entre 228 y 344 kcal extras, que representa hasta un suplemento del 20 por ciento. Pero además, esas personas, están llegando a una cantidad tolerable de cafeína diaria por lo que, si además consumen café ó té, fácilmente la sobrepasarán. Es el consumo excesivo de cafeína el que puede provocar entre otros, aumento de la frecuencia cardíaca, inquietud o problemas para dormir. Por otra parte, aquellas personas habituadas a estas bebidas, pueden presentar fatiga, dolor de cabeza o irritabilidad si lo dejan repentinamente. 


 

Recuerda:


 

– No deberían administrarse a niños

– No se debería abusar de su consumo ni utilizarse para “coger fuerzas”

– La moda de mezclarlas con alcohol debe erradicarse

– Mujeres embarazadas o personas con coronariopatía o úlcera péptica deberían disminuir o evitar su consumo

– Ten en cuenta que el consumo adicional de café aumentará la ingesta diaria de cafeína (máx: 200-300 mg diarios)



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page