ESTÁS LEYENDO...

BELLEZA VISUAL cuidados bajo las cejas

BELLEZA VISUAL cuidados bajo las cejas


Detrás de unos ojos bonitos se esconden muchos secretos de belleza.  Esta zona del rostro suele estar boicoteada en forma de ojeras, bolsas, patas de gallo y demás huellas del cansa


ncio y la edad, de ahí que haya que someterlos a cuidados específicos y constantes.


El contorno de ojos es una de esas zonas a las que solo proporcionamos cuidados cosméticos cuando ya las señales “a camuflar” se han instaurado.  Debido a ello y, también, a las peculiares características de la piel de esta área del rostro, combatir las huellas del paso del tiempo y de unos hábitos inadecuados no resulta fácil. Y es que el contorno de ojos es, con mucho, la zona facial más sensible. ¿Por qué? La vocal nacional de Dermofarmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), Cristina Tiemblo,  traza un “retrato robot”  que explica en gran medida esta vulnerabilidad ante los factores tanto orgánicos como medioambientales: “La piel del contorno de los ojos prácticamente carece de la protección del film hidrolipídico natural que envuelve la dermis de todo el cuerpo. Además, es menos rica en fibras de colágeno y elastina, que son las sustancias que mantienen la textura, la elasticidad y el tono de la piel”.

Es por ello que esta zona necesita cuidados específicos y, a ser posible, preventivos, así como la puesta en marcha de estrategias para combatir los principales problemas estéticos que presenta.

Ojeras: no todas son iguales
Tanto en los hombres como en las mujeres, las ojeras constituyen uno de los problemas más frecuentes del contorno de ojos. “Las ojeras se producen por una mezcla de factores y pueden ser de distinto tipo”, explica el doctor José González Vidal, oftalmólogo, cirujano  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosocular y director de la Clínica Miestetic. Este especialista explica las diferencias entre unas y otras, según su origen:
-Por retención de pigmentoen capas superficiales de la piel: “Pueden aparecer por causas genéticas o ser adquiridas con el tiempo por trastornos alimentarios, anemia, retención de líquidos, enfermedades, estrés, etc.  Aparecen tanto en pieles claras como en personas de piel más oscura”.
-Por exceso de melanina: “Hay personas cuya concentración de melanina es la piel es mayor de lo habitual. Este tipo de ojeras suelen aparecer en personas de piel oscura o que se broncean con mucha facilidad”.
Por hundimiento o adelgazamiento de la piel. “En personas con la piel del párpado muy delgada, se produce un hundimiento o surco en la zona de las ojeras. Este surco a su vez produce una sombra que acentúa todavía más la sensación de ojeras y, a veces, va acompañado de bolsas oculares. Es decir, existen bolsas debajo de los ojos y, además, un hundimiento debajo de las bolsas”.

Conviértete en estratega
Independientemente del tipo de ojera, hay una serie de estrategias que contribuyen a prevenirlas y atenuarlas cuando hacen acto de presencia:
Una de las soluciones más efectivas es, sin duda, un sueño profundo y reparador.
Aplicar un tratamiento de serum despigmentante o blanqueante (de venta en farmacias).
Utilizar un maquillaje antiojeras. Es la solución más rápida para disimular el tono oscuro de la ojera.
Respecto a los tratamientos de medicina estética, este especialista afirma que “Para mejorar cada tipo de ojera hay que buscar un tratamiento personalizado, que se aplica tras un estudio previo de la zona que rodea el ojo. Según el tipo de ojera, la solución  puede consistir en la aplicación de un producto específico despigmentante en casa (dos veces al día); un tratamiento blanqueante mediante láser o la infiltración de productos de relleno y vitaminas, para regenerar la piel y eliminar el exceso de pigmento.

Bolsas = cansancio indeleble
Las bolsas debajo de los ojos constituyen una de las huellas más obvias del paso del tiempo y, también, de la fatiga y el cansancio acumulado. “Las bolsas aportan a la mirada una apariencia triste y envejecida, y se caracterizan por una hinchazón en el párpado inferior. Pueden aparecer por causas genéticas pero también cuando se duerme poco o como consecuencia del cansancio o el estrés”, explica el doctor González Vidal.
Afortunadamente, para disimularlas y minimizar su aspecto hay una serie de estrategias que resultan efectivas:
1. Dormir con la cabeza más alta que el cuerpo (con una almohada o dos). “Esta postura favorece que el líquido se acumule menos en la zona facial, en concreto en las bolsas oculares. De esta manera, nos levantaremos con mejor aspecto y con los ojos menos hinchados”, señala el experto.
2. Lavarse la cara con agua muy fría por la mañana ayuda a “bajar” las bolsas. “Además, hacer ejercicio físico a primera hora, aunque sea simplemente andar, acelera la eliminación de líquidos en la zona facial y, por tanto, mejora antes el aspecto de las bolsas”.
3. Desde el punto de vista cosmético, los correctores e iluminadores son una buena solución para camuflar la apariencia de las bolsas, siempre y cuando se apliquen bien y el producto quede muy bien extendido (de los contrario, puede amontonarse en el pliegue de la bolsa, aumentando su apariencia).
4. En cuanto a soluciones tradicionales como aplicar rodajas de pepino frío sobre los ojos, el doctor González Vidal advierte que esto solo ejerce un efecto momentáneo. “El frío produce una vasoconstricción y, por lo tanto, una disminución del líquido que sale de los vasos. Si este frío se utilizara cada día y de forma constante, podría haber una mejoría, pero luego el aspecto de la ojera volvería a empeorar si se deja de aplicar”.
5. Cuando las bolsas son muy evidentes y se han “instalado” definitivamente debajo de los ojos (esto es, no son fruto de una mala noche), la única solución definitiva es la blefaroplastia. Otra modalidad es la blefaroplastia química, menos agresiva que la quirúrgica, que consiste en un peeling medio localizado que dura unos 10 minutos.

Cosmética específica
La opinión de la experta
Cristina Tiemblo es Vocal de Dermofarmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF)

1-¿Cuáles son los ingredientes cosméticos más efectivos para la evitar la formación de bolsas y ojeras?
Los productos cosméticos destinados al contorno de ojos, por regla general, incorporan principios activos descongestionantes, antiinflamatorios, antiarrugas y drenantes. Como ejemplo, podemos encontrar activos como el retinol vegetal, que actúa frente a los rayos UV y los radicales libres; complejos vitamínicos o hialuronato de sodio, para disminuir la inflamación de los párpados; vitaminas A y K; centella asiática…

2-¿Por qué en muchos cosméticos faciales se recomienda no aplicarlos en la zona del contorno de ojos?
Los cosméticos que cuidan el contorno de los ojos tienen en común una formulación que respeta esta zona tan delicada, lo que no ocurre en otros productos destinados a otras zonas del rostro. Además, hay que tener en cuenta el pH del ojo: el pH del rostro es de 5,5 y el del contorno de ojos es de 7,5. Esta diferencia resulta muy importante, ya que, al estar la zona ocular muy expuesta a los maquillajes, se pueden producir alergias si éstos no respetan su pH.
Por otro lado, el exceso de grasa favorece la inflamación de los párpados. Todo producto que entre en contacto con esta zona debe ser hipoalergénico y, preferentemente, no contener sustancias irritantes o que puedan producir alergias como, por ejempl
o, perfumes. Y deben estar testados dermatológicamente.

3-Qué hábitos o gestos cotidianos son los que más pueden acelerar el envejecimiento de esta zona?
Factores ambientales como la mala alimentación, la polución ambiental, los cosméticos inadecuados, el tabaco, demasiada e inadecuada exposición al sol, etc, pueden ser algunos de los causantes de las arrugas, las bolsas y las ojeras.
En cuanto a las arrugas, estas se producen cuando se deforma las fibras de colágeno y elastina, que sirven de sostén a la piel. En el contorno de ojos se distinguen arrugas superficiales y finas, debido al envejecimiento biológico, y arrugas de expresión más profundas.

4-¿Cómo funcionan las mascarillas o parches específicos para esta zona?, ¿de qué manera hay que aplicarlos para potenciar los resultados?

Tanto las mascarillas como los parches actúan manteniendo el producto un tiempo sobre la piel (que debe estar bien limpia y seca antes de aplicarlos). Existe gran cantidad de productos con estas características en el mercado, y cada fabricante indica la forma correcta de aplicación, pero la manera más habitual consiste en colocar el parche bajo los ojos y dejar reposar entre 20 y 40 minutos, aproximadamente. Después, hay que retirar el parche y dejar que penetre el producto.

Pestañas: las grandes olvidadas
Las pestañas también envejecen y sufren a diario los embates procedentes de distintos frentes: el maquillaje, el proceso de desmaquillado, la contaminación, la falta de sueño, el estrés, la acción de los rayos UV… Todo ello incide en la piel del párpado, volviéndola más delgada y rígida y provocando que los nutrientes tengan más dificultades para llegar al bulbo donde se encuentra la raíz de la pestaña. De ahí su tendencia a caerse prematuramente y, también, a acortarse y a lucir sin brillo. La mejor forma de blindar a las pestañas frente a estas agresiones es utilizar tratamientos específicos (cada vez hay más en las farmacias) y máscaras de pestañas de nueva generación, las cuales no sólo pintan, alargan, espesan y duplican (e incluso triplican) el volumen de las pestañas, sino que se han convertido en auténticos productos de tratamiento gracias a la inclusión de ingredientes como las vitaminas, que se unen a otros clásicos como las ceras y las fibras de nylon y de sílice. Las texturas también se han aligerado, y muchas se han transformado en “geles aéreos” que depositan el color sin peso añadido sobre la pestaña.
Afortunadamente, esta zona del contorno de ojos es más “agradecida” que otras y con un poco de mimos y algo de maña pueden lucir espectaculares y revitalizar las miradas más cansadas:
Es importante aplicarse bien la máscara, con cuidado y dosificando el producto;  siempre hay tiempo para añadir más cantidad.
Para conseguir unas pestañas más espesas y espectaculares se pueden empolvar ligeramente antes de aplicar la máscara. Si, por el contrario, se busca un efecto “cara lavada”, pero se quieren destacar los ojos, una buena opción son las máscaras incoloras, que, además, incluyen ingredientes tratantes.
Un truco para que la máscara dure más, sobre todo en verano: guardarla en la nevera. Recursos como añadir agua a  las máscaras secas no deben utilizarse, ya que el producto se desnaturaliza y no cumple su función.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos