ESTÁS LEYENDO...

Blefaritis: síntomas, tipos y tratamiento

Blefaritis: síntomas, tipos y tratamiento

La blefaritis es una inflamación del borde del párpado causada por el crecimiento excesivo de bacterias que provoca enrojecimiento y que afecta específicamente a los folículos de las pestañas y a las glándulas que se localizan entre ellos.

Se trata de un proceso común que sufre un 5% de la población, de carácter crónico y que cursa en brotes. Según explica el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), esta enfermedad se da indistintamente tanto en hombres como en mujeres, pero tiene una incidencia ligeramente mayor en varones.

Síntomas

A pesar de no ser un proceso grave puede causar síntomas muy molestos. La blefaritis presenta un color rojizo y una especie de caspa o escamas alrededor de los ojos y suele provocar picor, enrojecimiento, dolor suave y sensación de cuerpo extraño y lagrimeo.

Existen dos tipos de blefaritis…

La escamosa se caracteriza por la formación de escamas entre las pestañas. Los bordes de los párpados se presentan enrojecidos, y puede producir picor local. La blefaritis escamosa está causada por la infección local de bacterias y hongos en una piel seborreica.
La blefaritis alérgica es provocada por diferentes sustancias que entran en contacto con el ojo, como pueden ser ciertos tipos de cosméticos.

Pautas para el tratamiento

1. En el tratamiento de la blefaritis escamosa se utilizan colirios o pomadas oftálmicas que serán aplicadas tras lavarnos bien las manos.

2. El CGCOF explica que para facilitar la aplicación de las gotas o de la pomada debe utilizarse un espejo y un bastoncillo de algodón humedecido con colirio o pomada, para posteriormente limpiar todas las áreas escamosas del ojo. No de deben manipular las escamas con los dedos, pues aumenta el riesgo de infección.

3. El médico indicará la duración del tratamiento que generalmente se repite de 2 a 3 veces al día durante 7 o 10 días.

4. Tras la limpieza del ojo suele indicarse la utilización de un champú antiseborréico, que deberá aplicarse con cuidado para que no entre en los ojos.

5. La blefaritis alérgica se trata con otro tipo de medicamentos y en todo caso habrán de evitarse las causas que la provocan. Es por ello que el diagnóstico mediante pruebas de contacto realizadas por un especialista es el paso previo al tratamiento.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.