ESTÁS LEYENDO...

BRONQUIOLITIS: el foco en la guardería

BRONQUIOLITIS: el foco en la guardería

El virus respiratorio sincitial (VRS), conocido como el “virus de los bebés”, es el causante de la mayoría de los casos de bronquiolitis, afectando especialmente a los lactantes y a los menores de dos años. El descenso de las temperaturas es uno de los factores principales que favorecen la dispersión y el contagio del VRS.

Según los datos recogidos por la Base de Datos Clínicos de Atención Primaria (BDCAP), 270.000 niños tienen cada año, un episodio de Bronquiolitis Aguda por VRS (Virus Respiratorio Sincitial). Según el doctor Manuel Sánchez-Luna, jefe de manuel sanchezServicio de Neonatología del Hospital G. U. Gregorio Marañón“la población que con más frecuencia ingresa son los lactantes sanos de menor edad, en concreto, con menos de 2 meses, y que a su vez son los que representan el mayor porcentaje de rehospitalización o fallecimiento. El doctor advierte de la necesidad de mantener las medidas de higiene, potenciación de la lactancia materna para todos los lactantes e inmunoprofilaxis en este grupo de mayor riesgo, “ya que el riesgo de desproteger a esta población originaría una mayor morbimortalidad”.

Síntomas similares al catarro común
Los síntomas más habituales con los que se presenta la bronquiolitis causada por el VRS son similares a los de un catarro común, es decir, tos, exceso de mucosidad, congestión nasal y fiebre baja. Así cursa la mayoría de las veces en adultos y en la población infantil sana. Sin embargo, existe la posibilidad de que en lactantes y poblaciones de riesgo lo haga con tos grave y persistente, dificultades para respirar, sibilancias y respiración rápida y agitada, cansancio y fatiga, aumento de la frecuencia respiratoria, pérdida del apetito y rechazo de agua, frecuencia cardíaca acelerada, tono bajo, adormecimiento y dificultad para conciliar el sueño, así como deshidratación o piel azulada (cianosis). Ante estos síntomas es necesario acudir al médico. La duración habitual de los síntomas es de 7-12 días (aunque un 9% puede seguir presentándolos a los 28 días), pero con una duración de la dificultad respiratoria y para la alimentación entre 6-7 días. La BAVRS genera, por tanto, aproximadamente 1,5 millones de consultas de atención primaria cada año y unos 3 millones de días de atención parental para estos episodios.

#StopBronquiolitis
Con el objetivo de promover la prevención dentro de las familias de los lactantes, especialmente de los grupos de riesgo, así como en entornos infantiles (guarderías, colegios, centros de atención temprana) y laborales, Alianza Aire ha puesto en marcha la 2ª edición de la Campaña #StopBronquiolitis. La campaña ha elaborado un decálogo de los hábitos para prevenir la bronquiolitis en familia y en casa, y entre las acciones que pretende fomentar esta iniciativa están:

  1. El lavado de manos debe ser frecuente. Hazlo antes de tocar a un bebé, al llegar a casa, si estás en contacto con potenciales enfermos, tras viajar en transporte público, etc. Enseña a tus hijos a hacerlo y pide que lo hagan

  2. Lava los juguetes que sean de tela y limpia las superficies en contacto frecuente con las manos, como teclados, o con la boca, como el teléfono.

  3. La lactancia materna protege de la bronquiolitis, intenta prolongarla hasta los primeros 6 meses de vida.

  4. No fumes ni dejes que nadie fume si tienes un bebé, mucho menos si eres madre lactante. El tabaco permanece en el ambiente incluso cuando ya no se huele.

  5. Si estás en ambientes donde se fuma (o tú has fumado), al llegar a casa cámbiate de ropa antes de coger al bebé.

  6. No fumes con niños cerca, en parques o al aire libre.

  7. Ventila la casa todos los días. Si hay enfermos con síntomas de catarro o gripe la ventilación es todavía más importante. Vigila la calidad del aire, su humedad (en torno a un 30%-40%) y temperatura (ni frío ni tampoco exceso de calor)

  8. Evita las aglomeraciones y los lugares cargados y cerrados, especialmente si vas con un bebé. Cuando es más alta la incidencia de bronquiolitis o gripe debes evitar también en la medida que puedas otros ambientes con riesgo de contagio, como son los hospitales y centros de salud

  9. Usa siempre pañuelos desechables.

  10. Si se estornuda o tose, en vez de llevarse la mano a la cara conviene llevarse el interior del codo y enseñarlo así a los más pequeños.

 La vacuna, de octubre a marzo
Al ser la única medida eficaz en este grupo de riesgo frente al VRS, la administración de la inmunoprofilaxis con anticuerpos monoclonales, que debe ser administrada mensualmente durante la época de mayor contagio, de octubre a marzo, según las recomendaciones actualizadas en septiembre de 2014 de la Sociedad Española de Neonatología (SENeo) para determinados niños dentro de los considerados grupos de riesgo. Esta vacuna reduce el riesgo de ingreso hospitalario y la gravedad de los cuadros respiratorios de forma significativa, así como algunas de las complicaciones a medio plazo de la bronquiolitis aguda.

 

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *