ESTÁS LEYENDO...

Burnout, la hoguera del trabajo.

Burnout, la hoguera del trabajo.

Insatisfacción
laboral, excesiva responsabilidad, fuerte vocación de servicio o altos niveles
de monotonía en las tareas pueden llegar a desencadenar cuadros de desgaste
profesional o ?burnout?, un trastorno que a la vuelta
de las vacaciones provoca verdadero pánico

Un accidente laboral

Aunque aún
es poco conocido, este síndrome se está extendiendo como la pólvora, hasta el
punto de haberse convertido en un problema de salud pública de cierta
relevancia.  La falta de recursos físicos
y humanos en todas las profesiones hace que el nivel de exigencia que recae sobre
el trabajador sea cada vez mayor. La inadaptación del organismo a este
trepidante ritmo de trabajo trae consigo consecuencias psíquicas y físicas que
pueden llegar a hacerse irreversibles. Por todo ello, y porque cada vez son más
los trabajadores afectados, el Tribunal Supremo reconoció en el año 2000 este
síndrome como una dolencia psíquica causante de períodos de incapacidad
temporal y también como accidente laboral.

Cómo
reconocerlo

·        
La persona con síndrome de ?burnout? presenta un grado extremo de estrés
laboral que incluso puede incapacitarle totalmente para
volver a trabajar. Este síntoma puede venir acompañado por los que se señalan a
continuación.

·        
Falta de ilusión o motivación por el trabajo.

·        
Bajo rendimiento profesional.

·        
Agotamiento físico y psíquico.

·        
Absentismo laboral.

·        
Sentimientos de descontento con las personas con las
que trabaja y con la propia profesión.

·        
Depresión.

·        
Ansiedad.

·        
Fatiga crónica.

·        
Trastornos del sueño.

·        
Frustración, sensación de fracaso e impotencia.

·        
Pesimismo y baja autoestima.

Los colectivos más ?quemados?

Pese a ser
un mal generalizado en todas las profesiones, su incidencia suele ser
especialmente notable en aquellos trabajos que exigen un alto nivel de
vocación, implicación y servicio a los demás. Recientes estudios señalan a
médicos, profesores y policías como los colectivos que más sufren este síndrome
(entre un 20% y un 30% de estos profesionales desarrollan sus síntomas). Los
trabajadores sociales y los trabajadores penitenciarios también son colectivos
especialmente sensibilizados. Por último, los altos directivos de empresa
describen a menudo cuadros de ?burnout?, que se deben
a la implicación y responsabilidad que conlleva su cargo, del mismo modo que se
ven aquejados por este mal los trabajadores de empleos rutinarios y monótonos,
que no encuentran satisfacción en su empleo y no ven colmadas sus expectativas
laborales..

El trabajador y la empresa

Dos frentes en los que actuar

Al tratarse
de una patología de fuerte implicación psicológica, las estrategias para
evitarlo han de incidir sobre el propio paciente, sus relaciones
interpersonales con el ámbito laboral y sobre la organización a la que
pertenece.

Desde
la empresa

·        
Es necesario analizar las condiciones
laborales de cada profesional y comprobar cuál es la sensación de estrés que
sienten éstos.

·        
En las organizaciones y empresas
conviene fomentar puestos de trabajo de calidad.

·        
Los sistemas de trabajo en equipo
ayudan a delimitar las competencias de cada profesional y ayudan a evitar los
síntomas de quemazón.

·        
Cada trabajador o profesional puede
mejorar la organización de sus respectivas agendas o gestionar de forma
coherente su tiempo de trabajo.

·        
Los expertos recomiendan evitar cargas
de trabajo acaparadoras.

Desde
el trabajador

En el plano
individual, las estrategias adecuadas para minimizar los efectos del ?burnout? pasan por detectar y atacar las fuentes de estrés,
pero la mayor parte de los especialistas señalan como principales consejos los
siguientes:

·        
Es necesario olvidarse de los
problemas laborales fuera del trabajo.

·        
Hay que procurar llevar a cabo
prácticas de relajación.

·        
Conviene parar y desconectar en
pequeños descansos a lo largo de la jornada laboral.

·        
Una práctica que ayuda mucho a
superar este problema es trazarse objetivos cuya consecución sea factible.

En
casos de mayor gravedad, en los que este síndrome se halla muy avanzado y la
salud física o psicológica peligra seriamente, los especialistas pueden llegar
a aconsejar al paciente que abandone el puesto de trabajo

Las
terapias adecuadas

Aunque no existe un tratamiento específico para el
síndrome del ?burnout?, se pueden aplicar diferentes
terapias psicoconductuales que permitan restablecer
la salud psicológica del afectado y recuperar su rendimiento laboral. Este tipo
de tratamientos centran su objetivo en paliar el estrés y potenciar la
capacidad de autocontrol por parte de la persona afectada. No hay que olvidar
que en la mayoría de los casos la insatisfacción viene determinada, sobre todo,
por las circunstancias que rodean nuestro trabajo más que por la actividad
profesional en sí. La solución debe tratar de establecer planes para crear un
ambiente de trabajo adecuado en las organizaciones y empresas, algo que se traduciría,
según los expertos, en el fomento de una comunicación constante entre todos los
trabajadores, establecer roles delimitados y concretos, adecuados a las
capacidades de cada profesional, e instaurar un sistema de recompensas
laborales.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page