ESTÁS LEYENDO...

Cambio climático: así afecta al verano.

Cambio climático: así afecta al verano.

Al margen de sus repercusiones medioambientales, las
consecuencias del cambio climático afectan de manera directa y cada vez mayor
en nuestra salud. Las olas de calor son, de momento, su manifestación más
directa

El oscarizado
documental de Al Gore ha terminado de despertar las
conciencias más dormidas e indiferentes respecto a las consecuencias que
determinadas actitudes están produciendo en nuestra climatología.
Afortunadamente, muchas de las situaciones reflejadas en el cortometraje aún no
nos tocan de cerca, pero no por ello dejamos de sentir los efectos del cambio
climático que se está experimentando a nivel mundial. Los expertos lo han
dejado muy claro en la elaboración del Segundo Informe sobre el Cambio Climático,
a través del cual el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio
Climático (IPCC) de Naciones Unidas ha realizado una ?puesta al día? de las
principales consecuencias que a corto plazo tendrá el cambio  climático.

Los síntomas más obvios

Aumento del nivel del mar. En lo que respecta a España, la Península
Ibérica y otras zonas bajas del mundo, los expertos aseguran
que se verán afectadas por un aumento del nivel del mar, lo que aumenta el
riesgo de inundaciones y también se relaciona con cambios en las principales
especies marinas.  

Incremento de los incendios. Es una realidad que el peligro
de incendios se ha incrementado en los últimos años, debido a un aumento de las
 temperaturas y la situación, de hecho,
tiene visos de ir a peor. Según los expertos, tanto las altas temperaturas
registradas como las alteraciones en las condiciones climatológicas (primaveras
más cortas y tempranas) son factores que incrementan aún más este riesgo. Los
datos son lo suficientemente elocuentes: en las dos últimas décadas, España
experimentó un calentamiento superior al del planeta: mientras la temperatura
media de la Tierra
creció 0,7 grados, el aumento en nuestro país ha sido de 1,4 grados.


-Mayor prevalencia de
enfermedades infecciosas

. Tal y
como ha demostrado una reciente investigación realizada por expertos del Centro
Nacional de Epidemiología y Salud de la Universidad de Australia, el principal problema
que conlleva el cambio climático para las personas está relacionado con las
enfermedades infecciosas, ya que los efectos derivados fundamentalmente de las
olas de calor aumentan el riesgo y la rapidez de transmisión de estas
patologías.  La malaria y el dengue
(vinculadas a las altas temperaturas y a las lluvias torrenciales); el cólera y
la salmonelosis (las alteraciones en el clima incrementan la capacidad de
patógenos e insectos para transmitir enfermedades) y otras dolencias como la
fiebre amarilla, algunos tipos de encefalitis viral, la leishmaniasis
o la enfermedad de Lyme son las principales patologías
cuyo riesgo de contagio se relaciona con el clima


-Más casos de alergia
. Según los expertos australianos, el cambio climático
también altera el tiempo y la duración de la temporada en la que pólenes y las
esporas están en el ambiente, a la vez que amplían las zonas geográficas en las
que estos alergenos tienen su campo de actuación. En este sentido, hay otro
efecto directamente relacionado con uno de los principales ?culpables? del
cambio climático (la emisión de CO2) que a su vez ha tenido mucho que ver en el
incremento de casos de asma y alergias en los núcleos urbanos. Según el doctor Javier Subiza, coordinador del
Comité de Aerobiología de la Sociedad Española
de Alergología e Inmunología Clínica,
el uso de coches que llevan motores Diesel
cada vez es más alto, y se ha podido comprobar que las  partículas de CO2 que estos desprenden incrementan
hasta 27 veces la capacidad de un polen de producir alergia. Además, estas partículas
actúan tanto a nivel del propio polen, haciéndolo más alergénico,
como a nivel de la mucosa respiratoria, provocando que esté inflamada y tenga
una mayor capacidad para sensibilizarse a estos alergenos polínicos?.

La hidratación, una medida fundamental

Las medidas, que no por
básicas debemos dejar de tener siempre presentes, son la protección de la
exposición directa al sol y al calor en las horas en las que estos son más
intensos; favorecer un ambiente fresco en el hogar y, sobre todo, asegurar al
organismo los niveles adecuados de hidratación. No hay que olvidar que si las
temperaturas se elevan mucho, podemos sufrir una pérdida importante de agua
corporal a través del sudor, lo que puede conducir a la deshidratación. Si
además nos encontramos en una zona húmeda, la sudoración aumenta gradualmente,
con lo que la cantidad de agua perdida y el riesgo de rehidratación también
aumentan. Tal y como explica el doctor José
Mataix, catedrático de Fisiología y director de la Escuela de Nutrición de la Universidad de
Granada,
?nuestro estado de hidratación es como cualquier balance: tenemos
entradas y salidas. Las salidas son muchas: pérdidas renales, fecales,
pulmonares, pero siempre son más destacables las pérdidas por sudoración. Y los
ingresos vendrían con el consumo de agua. La solución para mantener un
equilibrio hídrico siempre es beber en cantidad, continuamente y en pequeñas
cantidades. No hay otro remedio?. Sin embargo, no vale cualquier bebida. El
doctor Mataix señala que  ?el único problema es que muchas veces
intentamos paliar nuestra sed con bebidas alcohólicas, y el alcohol es un
diurético que complica la hidratación. Se puede beber solo agua o recurrir a
otro tipo de opciones como las infusiones, los zumos o los refrescos, pero al
final la solución es beber?.

Turismo exótico: no hay que bajar la guardia

Desde siempre, viajar a otros
continentes ha incrementado  la
posibilidad de contraer enfermedades infecciosas distintas a las del entorno
habitual. Actualmente, y como consecuencia de los efectos del cambio climático,
este riesgo es si cabe mayor, sobre todo en zonas que han sido víctimas hace
poco tiempo de lluvias torrenciales, maremotos, inundaciones, etc. De  ahí la necesidad de adoptar las medidas
preventivas adecuadas antes de iniciar el viaje.:

-Documentarse adecuadamente sobre el destino, para saber si alguno de
los aspectos relacionados con nuestra estancia (alimentación, climatología, etc) puede estar contraindicado con nuestras condiciones de
salud.

-Acudir a un Centro de Vacunación Internacional 4-6 semanas antes de
iniciar el viaje (consultar en www.msc.es), donde se nos informará de
las vacunas necesarias en nuestro lugar de destino, así como de la situación
sanitaria del país.

-La alimentación suele ser una de las principales fuentes de disgustos
cuando se viaja al extranjero, dando lugar a problemas como la diarrea del
viajero, fiebres tifoideas, hepatitis A, etc. Para evitarlo, lo mejor es seguir
estos consejos: utilizar agua embotellada precintada, incluso para lavarse los
dientes; no tomar hielo que no haya sido preparado con agua segura; no consumir
pescados o mariscos crudos; beber solo leche envasada y los derivados lácteos
debidamente higienizados.

-La diarrea del viajero es una de las dolencias más frecuentes. Puede
estar producida por múltiples causas (higiénicas, alimenticias), de ahí que la
única forma de prevenirla sea adoptar 
las medidas básicas de higiene relacionadas con el agua y los alimentos.

-Las enfermedades de transmisión sexual también están relacionadas con
estos viajes, debido al aumento de prácticas de riesgo durante los mismos.

-En cuanto a la vacunación, en la actualidad, las vacunas obligatorias
para los viajes internacionales son las que vienen reflejadas en el Certificado
de Vacunación Internacional contra la Fiebre Amarilla.
Además, se recomienda la vacunación frente a la hepatitis A, la hepatitis B y
la fiebre tifoidea, y tampoco está de más poner el calendario vacunal al día frente a la difteria, los tétanos, el
sarampión o la varicela.

-También es importante prevenir la aparición de la malaria (una
enfermedad parasitaria potencialmente grave) con antipalúdicos si se viaja a
zonas tropicales, sobre todo de África.

Lo que se avecina

El cambio climático va a ser más letal y rápido de lo que se pensaba.
Así de poco halagüeñas son las conclusiones a las que han llegado los expertos
del IPCC que han intervenido en la elaboración del segundo Informe sobre el
Cambio Climático. Entre las consecuencias derivadas del mismo destacan el
riesgo de extinción de hasta el 30 por ciento de las especies animales y vegetales;
el aumento de las olas de calor en Europa y América; una caída catastrófica en
el rendimiento de las cosechas de África; y un incremento del deshielo y las
sequías, que dejarán sin agua potable a aproximadamente 1.000 personas.

Las cosas claras  

Los expertos de diferentes
ámbitos que participaron en el Foro del
Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social celebrado recientemente en Madrid

con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente llegaron a las
siguientes conclusiones respecto a la incidencia del cambio climático y  la necesidad de adoptar medidas para frenar
su evolución:

1-El cambio climático tiene
una influencia directa sobre la salud y el bienestar de los ciudadanos porque
se está constatando una migración de las enfermedades tropicales hacia los
países del Norte.

2-La elevación de las
temperaturas y el deshielo afectará directamente a las áreas costeras,
inundando por un lado determinadas zonas y por otro haciendo emerger islas.

3-El deshielo de los casquetes polares también tendrá un importante impacto en
los ecosistemas y la biodiversidad, y provocará la extinción de muchas especies
animales y vegetales.

4-El cambio climático traerá
consigo una disminución de los recursos hídricos.

5-En España ya se está
tramitando la Ley
de Responsabilidad Ambiental en el Congreso de los Diputados. Esta norma va a
recoger e integrar el ordenamiento jurídico, penal y administrativo, así como
los criterios para la reparación de los daños al medio ambiente.

6-En nuestro país, el nivel de
emisiones de gases de efecto invernadero es del 48 por ciento. Para cumplir el
Protocolo de Kyoto habría que reducirlas hasta el 15 por  ciento enero de 2008.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page