Cáncer de mama.

EL LIBRO CÁNCER DE
MAMA: CUESTIONES MÁS FRECUENTES
OFRECE RESPUESTAS A LAS DUDAS MÁS COMUNES
ENTRE LAS ESPAÑOLAS CON CÁNCER DE MAMA

v      La necesidad de información se convierte en
algo vital para una mujer a la que se diagnostica cáncer de mama. El 85% de las
mujeres desean estar informadas sobre la evolución de su enfermedad, y una de
cada cinco, no tiene con quién hablar.

Cuando el médico comunica a una enferma que padece
un cáncer de mama es habitual que a partir de ese momento le asalten numerosas
dudas, temores y preocupaciones: ¿Por qué a mí? ¿Debo pedir un segundo
diagnóstico? ¿Recibiré los mismos tratamientos si me trato por la Seguridad
Social que si acudo a un centro privado? ¿Viviré muchos años? ¿Tendré que ir a
revisiones toda la vida? ¿Me tendrán que quitar el pecho? La respuesta a estas
preguntas y a otras muchas hasta sumar 53 está en el libro Cuestiones más frecuentes sobre
cáncer de mama
. Una obra cuyo guión han escrito las propias enfermas españolas al aportar la relación de
preguntas incluidas en este manual que, a partir de ahora, constituye una
herramienta más para que la paciente sea la protagonista principal de su
enfermedad.

El libro ha contado con los auspicios de la Sociedad
Española de Oncología Médica (SEOM) y de la Federación Española de Cáncer de
Mama (FECMA), y el patrocinio de los laboratorios Roche. Es ésta una iniciativa
que se integra en los objetivos con los que trabajan las asociaciones que
forman FECMA: difundir la importancia de la detección precoz y ofrecer toda la
ayuda posible a las enfermas.

?La información es la principal herramienta con la
cual la mujer puede perder el miedo y reducir el angustia que le genera la
enfermedad?, afirma la doctora Ana Lluch, oncóloga del Hospital Clínico
Universitario de Valencia y una de las autoras del libro, junto con los
doctores Juan Bayo y Vicente Valentín, de los Servicios de Oncología de los
Hospitales Juan Ramón Jiménez de Huelva y 12 de Octubre de Madrid,
respectivamente.

?El cáncer de mama es una enfermedad agresiva pero no
deja de ser sólo una enfermedad y no queremos que se viva en soledad y en
silencio?, asegura Mª Antonia Gimón, presidenta de la Federación Española de
Cáncer de Mama (FECMA). En Cuestiones más frecuentes sobre cáncer de
mama
se indica que estar informada (hasta un 85% desea estar al tanto de todo lo relacionado
con su enfermedad) y tener una buena comunicación con el médico y su familia
son aspectos que influyen positivamente en el control de diversos problemas
emocionales, como la ansiedad y la depresión tan frecuente en las enfermas de
cáncer.

La información como
parte del tratamiento integral

Una mujer informada está en mejores condiciones de
afrontar y superar las complicaciones y temores que le impiden lograr un cierto
control sobre la enfermedad. La obra responde a las preguntas que más se
repiten en la consulta, como las relativas a la supervivencia, a los tipos de
tratamiento disponibles y al efecto que las secuelas pueden tener sobre su
calidad de vida. No obstante, aunque ofrecer información a la paciente se
traduce en menos angustia y más confianza será imprescindible analizar cada
caso: habrá mujeres en las que sea preciso dosificar la información y graduarla
en función de las situación psíquica por la que atraviese en ese momento.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente entre
las mujeres de los países occidentales y la principal causa de muerte entre las
menores de 50 años. Las últimas estimaciones indican que a lo largo de la vida
una de cada 12-14 españolas desarrollará la enfermedad. Cada vez se
diagnostican más casos pero también es mucho más frecuente que dichos
diagnósticos se produzcan en fases iniciales. Un logro que tiene su origen en
las revisiones periódicas que facilitan la detección precoz del problema. Esta
obra responde a varias cuestiones sobre este asunto: sobre por qué la
mamografía es el mejor método para detectar cuanto antes el tumor, sobre los
beneficios de hacérsela cada uno o dos años a partir de los 40 años de edad,
etc.

Cuestiones
sobre el tratamiento

La mamografía está estrechamente ligada a la
detección precoz y ésta a su vez a una cirugía conservadora de la mama (o
tumorectomía, que supone la extirpación sólo del tumor), que es otro de los
aspectos de la enfermedad que mayores dudas y cuestiones despierta entre las
pacientes españolas: ¿siempre se opera el cáncer de mama? ¿por qué algunas
veces se quita el pecho y otras no? Si se extirpan la mama, ¿en qué consiste su
reconstrucción? Todas ellas encuentran respuesta clara en el libro.

Además de la cirugía, hay otras soluciones
terapéuticas disponibles con las que los médicos pretenden curar la enfermedad,
evitar que se disemine y, en los casos más avanzados, prolongar la
supervivencia y aliviar los síntomas. Entre ellas figuran la radioterapia, la
quimioterapia, la terapia hormonal o el uso de anticuerpos monoclonales.

En la actualidad, se dispone de más de medio
centenar de medicamentos quimioterápicos para eliminar las células tumorales y
prevenir su crecimiento. La paciente con cáncer puede recibir tratamiento con
un solo medicamento o con una combinación de dos o más. Existen varias vías de
administración, pero las más frecuentes son la intravenosa y, en algunos casos,
la oral. Con este último tipo de administración destaca el más reciente de
ellos, la capecitabina, que ha demostrado mejorar la supervivencia y calidad de
vida de las pacientes. Las pacientes agradecen poder tomar un fármaco que no
sólo no afecta su calidad de vida, sino que además les aporta independencia al
no tener que acudir al Hospital de Día y, por tanto, una menor sensación de enfermedad.

Otra duda que asalta a muchas enfermas y a sus
familiares es si deberían operarse o tratarse fuera de España. La respuesta
incluida al respecto en el libro es clara: los hospitales públicos españoles
cuentan con los medios adecuados para recibir el mejor tratamiento posible
para su enfermedad.

Temor
a la recaída

Un par de preguntas se centran en el riesgo de
recaída y su desaparición definitiva. El mayor riesgo se concentra en los dos o
tres primeros años. Los médicos consideran a una paciente técnicamente curada o
en remisión cuando ha superado el quinto año sin ningún contratiempo. Según la
presidenta de FECMA, todas las enfermas ?saben que vivirán siempre con ese
temor a la recaída aunque lo hagan con mayor o menor conciencia, con mayor o
menor intensidad. Si nadie supo en su momento decirles por qué les había tocado a ellas, tampoco podrá explicarte
por qué estás ahora libre de volver a sufrir un nuevo cáncer?.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page