ESTÁS LEYENDO...

Cáncer de tiroides: crecen los casos pero la super...

Cáncer de tiroides: crecen los casos pero la supervivencia es muy alta

Cáncer de tiroides: crecen los casos pero la supervivencia es muy alta

Con 15 casos nuevos al año entre las mujeres españolas y 6 entre los hombres por cada 100.000 habitantes, la incidencia del cáncer de tiroides en nuestro país está aumentando, aunque su tasa de supervivencia es muy alta, situándose en el 95%. En este sentido, el doctor Juan Carlos Galofré Coordinador del Área de Conocimiento de Tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (TiroSEEN), manifiesta que “la asignatura pendiente en el diagnóstico del cáncer de tiroides es saber qué nódulo tiroideo maligno va a ser agresivo y cuál no”.

Entre las razones que justifican el aumento de la incidencia, el Dr. Galofré señala que “algunos expertos consideran que se debe a factores poco estudiados, como la posible acción de disruptores endocrinos (contaminantes ambientales) o cambios en el estilo de vida y alimentación; otros consideran que estamos diagnosticando mucha enfermedad indolente como resultado de campañas de prevención. Los partidarios de esta última hipótesis fundamentan su opinión en que el aumento de incidencia no se traduce en un aumento de mortalidad”.

El especialista explica que “en el cáncer de tiroides todavía no sabemos ajustar bien qué tratamiento necesita cada enfermo. En este sentido probablemente nuestro mayor defecto es que sobrediagnosticamos y sobretratamos mucha enfermedad poco agresiva, con la consiguiente angustia por parte del paciente, y aplicamos tratamientos radicales, como la tiroidectomía total (en la que se extirpa la totalidad de la glándula tiroides), cuando bastaría con hacer hemitiroidectomías (extirpación de uno de los dos lóbulos de la glándula)”.

“La asignatura pendiente en el diagnóstico es llegar a conocer qué nódulo tiroideo maligno va a ser agresivo y cuál no. Hay carcinomas papilares de tiroides que no crecen y no generan metástasis, incluso que pueden llegar a desaparecer espontáneamente. Pero una gran minoría de carcinomas papilares son agresivos y metastatizan en el cuello, en el pulmón o en el hueso. Actualmente tenemos dificultades para poder conocer la agresividad potencial en el diagnóstico y ajustar el tratamiento a la agresividad de la enfermedad. Seguramente el estudio de marcadores genéticos y moleculares nos aportará en el futuro información valiosa”, concluye el Dr. Galofré.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.