Cara y cruz.

  • ¡Mire qué cara! Es un puro grano.
  • Pápula.
  • No, Cástula no, Úrsula. Se llama Úrsula. Se lo puse por la artista de cine, porque ella va para artista
  • Es que no son granos. Son pápulas.
  • ¡No me asuste usted! En la productora me han dicho que es acné.
  • No se asuste. Es acné pero en un estadio más avanzado, porque la glándula sebácea está inflamada.
  • ¿Y eso es muy grave?
  • Grave no, porque la pápula aún no se ha convertido en pústula ni en nódulo.
  • ¡Hijo, qué de esdrújulas! Habla usted como en las películas de romanos.
  • Es que se llaman así, pero para entendernos le diré que se trata de un simple acné.
  • Mi niña siempre ha tenido su carita como una patena, pero de un tiempo a esta parte la tiene como el culito de un pavo.
  • ¿Qué edad tienes, Úrsula?
  • ¡No llores hija, que yo le contesto a este señor! Tiene catorce años.
  • Es la edad propia de las alteraciones hormonales? ¿pero, por qué lloras?
  • Está acharadita perdida por culpa de la señorita del casting que le ha reñido.
  • ¿Su hija es artista?
  • Todavía no, pero, ya se lo he dicho, va para artista.
  • Pues tiene que cuidarse el cutis.
  • Eso es lo que le ha dicho Yolanda la del casting. Es que mi hija, desde pequeñita, ha hecho muchos anuncios para la tele. Usted, que es farmacéutico, se tiene que acordar del de los potitos?
  • Pero ya su hija no está en edad de potitos.
  • Ahí está el problema, que la llamaron ayer para hacerle una prueba de una serie y al verla Yolanda, que la conoce desde hace tiempo, le ha echado un rapapolvo cuando le ha visto la carita?
  • ¿Y por qué le ha reñido? ¿qué culpa tiene la chica?
  • Que dice Yolanda que el acné sale por comer chucherías y chocolate.
  • Señora, eso no está demostrado, pero lo cierto es que la mayor incidencia de esta afección se da en la pubertad, cuando los cambios hormonales.
  • Bueno, ¿y qué me aconseja?
  • Ir a un dermatólogo.
  • Pero para eso hay que pedir cita, ¡y bueno está el Seguro!
  • Es que, afortunadamente, el acné es molesto pero no urgente.
  • En nuestro caso sí, porque Yolanda nos ha dado dos días para que a la niña no se le note nada en la cara y como he visto en su botica lo de “Dermofarmacia”?
  • Efectivamente, yo tengo esa especialidad y por ello le puedo aconsejar algún producto.
  • Pues démelo.
  • Despacio. Yo le aconsejaría un tratamiento que redujera la producción sebácea, que disminuya la obstrucción en la base del pelo y que modifique la composición grasa de la piel.
  • ¡Uy, lo que sabe este hombre! ¿Ves niña como hemos acertado al venir a esta farmacia?
  • Pero, es lo que le decía, se trata de una solución sistemática, es decir, lenta.
  • ¿Y un antibiótico no sería más rápido?
  • Cuando queramos modificar la flora microbiana puede estar indicado, pero con un diagnóstico previo.
  • Si ya me ha dicho usted que es acné.
  • Precisamente por eso, habría que empezar con una limpieza de la zona más afectada, para que la efectividad del tratamiento fuese total. Pero los antibióticos pueden tener efectos secundarios y crear resistencias.
  • Bueno, eso más adelante, pero para salir del apuro y que a mi niña le den el papel, ¿qué me puede dar?
  • Hay cosméticos no irritantes que se pueden emplear en estos casos, incluso para otras zonas del cuerpo como en verano.
  • ¿Cara?
  • Cara, espalda, cuello?
  • ¿Qué si es cara?
  • Es cara.
  • Y cruz ¡Qué cruz con la niña!
  • La cara y la cruz señora, ¡ésa es la vida!


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page