ESTÁS LEYENDO...

Cardiólogos españoles implantan fórmulas pioneras ...

Cardiólogos españoles implantan fórmulas pioneras que permiten un mejor control de sus pacientes

Hasta un 10% de los pacientes con síndrome coronario agudo (SCA) tiene hemorragias graves durante el primer año tras haber padecido un infarto

Esta mañana, en la sede del ESC Congress 2014, y en colaboración con la Sociedad Española de Cardiología (SEC) se han presentado dos estudios que esperan mejorar el tratamiento de los pacientes con síndrome coronario agudo (SCA) y fibrilación auricular (FA).

El Dr. José Ramón González-Juanatey, presidente de la SEC, ha presentado un trabajo elaborado por el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago del que es el jefe de Servicio de Cardiología y Unidad Coronaria. “Los pacientes que han padecido un infarto o una angina de pecho inestable son tratados durante al menos un año con una combinación de fármacos que se conoce como la doble antiagregación. Este tratamiento previene la formación de trombos en estos pacientes pero en hasta el 10% de los pacientes también provoca hemorragias graves, lo que multiplica hasta por tres las probabilidades de morir o de padecer un nuevo accidente cardiovascular”, explica el Dr. González-Juanatey.

Para tener un correcto control de estos pacientes y saber los que pueden tener más riesgo de sangrado se han ideado diversas tablas de cálculo (scores). “El problema de estos score es que calcula el riesgo sólo durante los 30 días después tras la hospitalización, pero el paciente toma la medicación durante todo un año, por lo que es necesario conocer el riesgo de sangrado durante todo este periodo de tiempo. Por ello, hemos ideado CardioCHUS, un score que predice las complicaciones durante todo el año de tratamiento y nos permite adecuar el mejor tratamiento según el perfil de cada paciente”, afirma el presidente de la SEC.

El score se ha validado después de probarlo en más de 4.000 pacientes y sobre su aplicación futura el Dr. González-Juanatey destaca que, “la importancia de este score radica en que podrían evitarse de forma significativa sangrados que empeoran el pronóstico o incluso provocan la muerte en pacientes con síndrome coronario agudo. Por ello, esperamos que otros centros internacionales lo usen y puedan validarlo en sus pacientes para que en los próximos años sea de uso común entre nuestros colegas”.

El SCA (infarto o angina de pecho inestable) es la causa más frecuente de ingreso hospitalario en los servicios de cardiología y cada año afecta a cerca de 120.000 personas en España. Además, 43.787 personas fallecen cada año en nuestro país debido a un infarto (25.532 varones y 18.255 mujeres), según los últimos datos INE.

El score SAME-TT2R2 será clave para determinar aquellos pacientes con fibrilación auricular que necesitan ser tratados con los nuevos anticoagulantes
Esta mañana, el Dr. Francisco Marin, secretario de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la SEC y cardiólogo del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, ha explicado en qué consiste el score SAME-TT2R2, creado por el Prof. Gregory Lip del Birmingham City Hospital. Este centro, en colaboración con el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca y el Hospital General Universitario Morales Meseguer, ha validado este score por primera vez en la población española y en pacientes que se anticoagulan con acenocumarol (sintrom).

“La fibrilación auricular es la arritmia más común y la padece el 4,4% de los españoles mayores de 40 años. La fibrilación auricular multiplica hasta por cinco las probabilidades de padecer un ictus, para evitarlo, los pacientes deben tomar los fármacos anticoagulantes, que permiten que la sangre circule mejor por el organismo evitando así la formación de trombos”, explica el Dr. Marín.

Hasta hace unos años el tratamiento de referencia en estas complicaciones era los antivitamina k (sintrom), pero existía un alto riesgo de sangrado en algún tipo de pacientes, por lo que a lo largo de los años han surgido nuevos fármacos que disminuyen este riesgo. “De todas formas y como consecuencia de un precio más elevado, la primera opción de tratamiento suele ser el sintrom, pero en algunos casos no es la mejor opción”, afirma el doctor.

Así, los expertos han ideado un score que permite predecir aquellos pacientes que padecerán complicaciones embólicas o hemorrágicas antes de iniciar el tratamiento. “Lo realmente interesante de esta escala es que, como se valoran aspectos clínicos como por ejemplo la edad, si fuman, el sexo o si son hipertensos o diabéticos, el pronóstico puede realizarse antes de iniciar el tratamiento, por lo que se disminuye los riesgos asociados a una mala anticoagulación”, indica el Dr. Marín.

Tras aplicar este score en casi 1.000 pacientes, los autores han podido averiguar que un tercio de los pacientes que toman sintrom no van a estar bien anticoagulados por lo que deberían tratarse directamente con los nuevos anticoagulantes. Este trabajo se ha publicado en el último número del American Journal of Medicine.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *