ESTÁS LEYENDO...

Casi 3 millones de andaluces padecen hipertensión ...

Casi 3 millones de andaluces padecen hipertensión arterial

Andalucía, junto a la Comunidad Valenciana, Baleares, Canarias y Extremadura, se encuentra entre las regiones españolas con mayor índice de mortalidad por causa de las enfermedades cardiovasculares. Según los expertos, en la última década, varios factores han contribuido a esta situación en la población andaluza, como son el aumento de los marcadores de riesgo asociado a las enfermedades cardiovasculares: la hipertensión arterial (HTA), la obesidad, la diabetes, el sedentarismo y el tabaquismo. Se estima que en Andalucía casi 3 millones de personas padecen hipertensión arterial (es decir, entre un 30 y un 35% de la población), de los cuales más de 270.000 se encuentran en Córdoba.

En este sentido, hoy se inicia la XVIII Reunión de la Sociedad Andaluza de Hipertensión Arterial y Riesgo Vascular (SAHTA) que reunirá a los principales especialistas de Andalucía en este campo y que tendrá lugar en el Palacio de Congresos de Córdoba hasta el sábado, 15 de noviembre. Según la doctora María Auxiliadora Cabanás, presidenta del Comité Organizador de la Reunión, “sabemos que casi el 80% de los hipertensos andaluces no está bien controlado. Esta situación nos obliga a actualizarnos, formarnos y a continuar trabajando para encontrar nuevas alternativas con el fin de mejorar la salud de los pacientes e incrementar las tasas de hipertensos controlados en nuestra comunidad”. En este sentido, la doctora destaca que para la Reunión, “hemos diseñado un programa científico con carácter multidisciplinar, teniendo en cuenta la necesidad de plantear el tratamiento de la hipertensión arterial desde un enfoque global de los factores de riesgo cardiovascular”.  En esta línea, en la reunión se darán cita, además de profesionales médicos, farmacéuticos y personal de enfermería.


 


La hipertensión arterial en Andalucía

La HTA constituye, por su magnitud y trascendencia socioeconómica, un problema de salud pública de primer orden para el sistema sanitario. En nuestro país, la atención sanitaria de la HTA supera ya los 1.200 millones de euros al año: 480 millones de euros en gastos directos por diagnóstico, tratamiento e ingreso hospitalario y 721 millones de euros en costes indirectos por bajas y pérdidas en productividad e invalidez. En general, se estima que un 30-35% de la población andaluza sufre hipertensión; en torno al 10-12%, diabetes; un 20%, hipercolesterolemia; un 17-20%, obesidad y síndrome metabólico, en torno 25%.

Según el doctor Antonio Liébana, presidente de la SAHTA, es conveniente que “para reducir la tasa de mortalidad por enfermedad cardiovascular en nuestra región, se pongan en marcha campañas sanitarias que conciencien a la población sobre las posibilidades de prevenir la patología cardiovascular. Primero, informando acerca de la necesidad de instaurar hábitos de vida saludables y, segundo, destacando el hecho de que en general hablados de enfermedades asintomáticas y que, por ello, resulta fundamentel identificarlas y tratarlas precozmente”.


 

Asimismo, es necesario que los propios especialistas asuman la importancia del abordaje integral y por tanto se coordine el trabajo entre los diferentes profesionales sanitarios involucrados en el control de los factores del riesgo cardiovascular. En este sentido, “la SAHTA es una sociedad multidisciplinar y joven que agrupa a profesionales de muy diversas especialidades: cardiólogos, endocrinólogos, médicos de familia, internistas y nefrólogos, entre otros”.


 

La hipertensión es considerada por la OMS “la epidemia silenciosa”, puesto que rara vez causa síntomas. Sin embargo, sus complicaciones pueden ser muy graves: accidentes cerebrovasculares (trombosis y hemorragia cerebral) y cardiovasculares (infarto de miocardio, muerte súbita), insuficiencia renal y alteraciones vasculares. Los especialistas estiman que una de cada cuatro muertes que se producen en los países desarrollados se debe a un proceso cardiovascular, siendo la primera causa de mortalidad (52%).


 


Los factores de riesgo cardiovascular

La expresión factores de riesgo cardiovascular empezó a acuñarse en Estados Unidos a finales de la década de los cuarenta del siglo XX, cuando las compañías aseguradoras observaron que en los pacientes hipertensos se incrementaba la morbimortalidad. De este modo, se emprendió en 1949 el célebre estudio de Framingham, la investigación epidemiológica y prospectiva más importante del mundo sobre factores de riesgo cardiovascular, que continúa desarrollándose y en la que han participado miles de personas.

El doctor William Kannel, profesor de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Boston (Estados Unidos) y primer director del Estudio Framingham, señaló que gracias a esta investigación, que tipificó los factores de riesgo cardiovascular, se empezaron a desarrollar en el país norteamericano campañas de educación sanitaria a finales de los sesenta, hecho que ha contribuido a una reducción del 35% de los accidentes cardiovasculares  y del 45% de los cerebrovasculares.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page