ESTÁS LEYENDO...

Cefaleas: ¡ojo! al cambio horario

Cefaleas: ¡ojo! al cambio horario

El cambio horario provoca alteraciones que afectan especialmente a personas que padecen cefaleas

El dolor de cabeza genera 14.000 nuevas consultas al mes en España y constituyen el motivo de 1 de cada 5 consultas a los Servicios de Neurología. El cambio de horario y la adaptación a los nuevos ritmos de sueño son algunos de los principales desencadenantes de los ataques de migraña y otras cefaleas.

El cambio horario provoca ligeras alteraciones en los horarios de comidas, de sueño o en el número de las horas que dedicamos a dormir, que afectan especialmente a personas que padecen cefaleas, epilepsia, trastornos de sueño o enfermedades neurodegenerativas. En el caso de las cefaleas, los cambios horarios en las rutinas diarias son uno de los principales desencadenante de ataques de dolor de cabeza. “El cerebro de una persona que sufre dolores de cabeza es hipersensible a cualquier cambio, por muy lógicos o momentáneos que parezcan. Por eso, una de las principales recomendaciones que hacemos a nuestros pacientes es que intenten mantener el mismo ritmo de comidas y sueño durante todos los días de la semana. Algo complicado de llevar a cabo si se producen cambios de horario, bien por la adaptación a los horarios de verano o invierno, o cuando realizamos viajes a países con distinta franja horaria”, explica el doctor Jesús Porta-Etessam, director de la Fundación del Cerebro. Para evitar los efectos secundarios derivados del cambio horario, además de reajustar poco a poco el horario de comidas y sueño, es conveniente evitar siestas, comer y cenar de manera ligera, evitar el consumo de alcohol, cafeína y nicotina, así como hacer ejercicio.

Hipersensibles al ritmo de sueño

La variación del ritmo de sueño, sea por exceso o por defecto, es uno de los principales factores reconocidos como desencadenantes de crisis de dolor de cabeza. Y en el caso de la migraña, aún se hace más patente: un 35% de las personas que padecen migraña consideran los cambios en los tiempos de sueño como el principal desencadenante de sus crisis. “La mayoría de las personas, cuando duermen más o menos de lo habitual, al despertarse, suelen experimentar una ligera cefalea que suele desaparecer cuando iniciamos nuestra actividad. No obstante, en una persona predispuesta a tener dolor de cabeza, esto puede evolucionar en el desarrollo de una crisis”, señala el doctor Jesús Porta-Etesam.

Un 35% de los pacientes que padecen migraña consideran la variación del ritmo de sueño como el principal desencadenante de sus crisis.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.