ESTÁS LEYENDO...

Cerca de 3 millones de españolas sufrirán cáncer d...

Cerca de 3 millones de españolas sufrirán cáncer de mama a lo largo de su vida

A estas alturas, todo el mundo sabe que llevar una vida sana que incluya ejercicio físico y una dieta equilibrada tiene efectos beneficiosos en nuestra salud. Sin embargo, lo que no sabíamos era que adoptar estos buenos hábitos desde edades tempranas, puede ayudar a prevenir el riesgo de cáncer de mama. “La práctica de ejercicio físico durante esta etapa es fundamental porque el cuerpo de las chicas se está desarrollando. En este sentido, la obesidad  en estas edades es peligrosa ya que puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.” explica el Dr. Javier Menéndez, Coordinador de la Unidad de Investigación Translacional del Instituto Catalán de Oncología de Girona.


 

Ésta es la hipótesis de la que parte el proyecto de investigación “Neo-síntesis de Ácidos Grasos en la patogénesis del Cáncer de Mama”, que liderará el Dr. Menéndez en el marco del Instituto de Investigación Biomédica de Girona del Hospital Josep Trueta (IdiBGi). Este proyecto, único en España y de los pocos a nivel internacional, no busca la relación entre la genética y el cáncer sino que pretende establecer la influencia que el metabolismo puede tener en el desarrollo de esta enfermedad.

En este sentido, la relevancia de su investigación radica en que tratará de encontrar una explicación en el metabolismo de las grasas a la incidencia del cáncer de mama, con lo que se demostraría por qué una dieta saludable (no comer en exceso y comer bien) y el ejercicio son fundamentales y tienen una influencia directa en la prevención de la enfermedad. Recientes investigaciones apuntan que una mujer que haya ganado 30 kilos a lo largo de su vida incrementa el riesgo de tener un cáncer de mama al doble durante la menopausia. Por otra parte, practicar ejercicio físico, al menos 45 minutos 5 veces a la semana, reduce hasta un 25% el riesgo de cáncer de mama. 

En concreto, el estudio pretende determinar los factores de riesgo relacionados con el “comportamiento energético” para potenciar la prevención y, a la vez, encontrar tratamientos eficaces. Se analizará cómo el tumor utiliza la energía de las grasas para crecer y formarse y tratará de descubrir cómo “cortar el suministro de energía” y frenar así el desarrollo del cáncer.


 

Investigaciones como ésta son la clave para ganar la lucha contra el cáncer de mama, pero los problemas de financiación suelen ser el gran obstáculo para llevar a cabo muchos proyectos. Conscientes de la importancia de seguir investigando, la Fundación Científica de la aecc convocó concurso público el pasado año para atender a la financiación de cuatro proyectos. A propuesta de un Comité Evaluador formado por reconocidos oncólogos, el Patronato de la Fundación aecc adjudicó y seleccionó el proyecto liderado por el Dr. Menéndez, reconociendo así su calidad  y su importancia para la Oncología.


 


Campaña solidaria de Ausonia y la aecc: colaboración a 3 años

Este proyecto de investigación será posible gracias a la campaña solidaria impulsada por Ausonia y la Asociación Española Contra el Cáncer (aecc), y que cuenta con el apoyo de la cantante Marta Sánchez, muy sensibilizada con esta causa puesto que en 2004 perdió a su hermana melliza a causa de un cáncer de mama.

Así, por la compra de cada envase de compresas o protectores Ausonia se colaborará en un minuto de investigación en este proyecto de la aecc que liderará el Dr. Menéndez.


Prevenir la obesidad: más allá de la estética

La obesidad es la epidemia más importante del mundo occidental en el siglo XXI. Aunque a menudo se asocia a problemas estéticos, endocrinos o cardiovasculares, estudios recientes asocian la obesidad también a algunos tipos de tumores y en particular con el cáncer de mama. Es por ello que las autoridades sanitarias, tanto nacionales como internacionales, consideran la obesidad como un factor de riesgo a combatir en la prevención contra el cáncer. Ello es especialmente preocupante debido al aumento constante de la prevalencia de la obesidad, tanto infantil como adulta.

Cada mujer puede reducir su riesgo con pequeños cambios de estilo de vida, que deberían empezar a edades tempranas. Mantenerse en un peso adecuado, con una dieta saludable sin grasas ni alcohol y realizar ejercicio físico periódicamente reduce la probabilidad de tener un cáncer de mama.


 


La mamografía: la clave para un diagnóstico precoz

Sin ninguna duda, el diagnóstico precoz es la mejor arma para vencer el cáncer de mama, dado que el porcentaje de curación de este tipo de tumores diagnosticados en su etapa inicial es prácticamente del 100%.

La mamografía permite detectar lesiones en la mama hasta dos años antes de que sean palpables y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos, por lo que si el tumor se detecta en estas etapas precoces es posible aplicar tratamientos menos agresivos, que dejan menos secuelas físicas y psicológicas en la mujer.

La exploración física, realizada periódicamente por el médico o por la propia mujer no permite  diagnosticar tumores pequeños, que sí serían diagnosticados con una mamografía. Se estima que la mamografía es capaz de detectar el 90% de los tumores y el examen físico solamente un 50%, en este último caso, siempre que el tumor mida más de un centímetro, por lo que ya no sería un diagnóstico precoz.

Se estima que 1 de cada 8 mujeres en España –cerca de 3 millones de mujeres- sufrirán cáncer de mama a lo largo de su vida. La investigación en cáncer de mama es clave no sólo para lograr tratamientos más eficaces que mejoren y aumenten la esperanza de vida de las mujeres que padecerán esta enfermedad, sino también para conocer cuáles son los factores de riesgo.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page