CISTITIS: amores de verano

CISTITIS: amores de verano

Los últimos coletazos del verano y de la época de playas y piscinas nos pueden traer uno de los problemas más comunes y recurrentes de la mujer: la infección de orina.

El 50% de las mujeres se verán afectadas al menos una vez en su vida por una infección de orina o cistitis. Y de estas, el 20-30% sufrirán nuevas infecciones posteriormente. La cistitis es una infección urinaria causada por bacterias que penetran en la vejiga y se adhieren a las paredes del tracto urinario. La mayoría de estas infecciones son provocadas por la bacteria Escherichia coli (E.coli), que puede proliferar por el uso de espermicidas y diafragmas, los anticonceptivos orales, el mal uso de antibióticos, la frecuencia de relaciones sexuales, el estreñimiento crónico o la retención urinaria. La cistitis es más frecuente durante el estío porque la humedad de los bañadores o el agua fría favorecen su aparición, así como una mayor actividad sexual. La anatomía de la mujer facilita el paso de patógenos desde el ano y su ascenso por la uretra hasta llegar a la vejiga.

Así la reconocerás

• Presión en la parte inferior de la pelvis
• Disuria: dolor o escozor al orinar
• Necesidad de orinar frecuentemente (polaquiuria)
• Urgencia al orinar y aumento del número de micciones
• Orina maloliente y turbia y en ocasiones sangre en la orina
• Dolor al practicar relaciones sexuales

Así la combatirás

1. Orinar cada 3 ó 4 horas y tras la actividad sexual.
2. No utilizar jabones fuertes ni irritantes para lavar la zona genital (tampoco perfumes) o la ropa íntima.
3. Mantener una higiene diaria: ducha en lugar de baño.
4. Evitar las bebidas excitantes como el alcohol y la cafeína y las carbonatadas.
5. Beber muchos líquidos, de 2 a 4 litros cada día.
6. Limpiarse siempre la zona íntima de delante hacia atrás.
7. Evitar los pantalones apretados y utilizar ropa interior algodón.
8. En la piscina o la playa no permanecer tiempo con el bañador mojado.

Con un simple análisis de orina y una tira reactiva se puede determinar si existe infección. El tratamiento, consistente en antibióticos, hay que cumplirlo rigurosamente tal y como haya sido prescrito por el médico para evitar recaídas y la aparición de resistencias. Existen tratamientos complementarios a base de ingredientes naturales que pueden ser muy útiles para prevenir la colonización bacteriana en el tracto urinario inferior.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.