ESTÁS LEYENDO...

Cólico del lactante: Cómo actuar

Cólico del lactante: Cómo actuar

Cólico del lactante, qué hacer y cómo hacerlo.

Los cólicos del lactante traen de cabeza a muchos padres, sobre todo si son primerizos, ya que cursan con un llanto incesante e inconsolable y suelen ser un motivo frecuente de consulta médica. En el cólico del lactante los episodios de llanto duran alrededor de 2-3 horas al día, más de 3 días a la semana, tienen lugar por la tarde-noche y suelen aparecer a partir de los 15 días. Se trata, según los expertos, de un mecanismo de defensa que produce una contracción brusca de la musculatura del intestino provocando que el bebé llore. Por regla general, desaparece de forma espontánea hacia los cuatro meses de vida.

Es importante aclarar que no se trata de una enfermedad y, pese a lo que a menudo se piensa, sólo en un pequeñísimo número de casos detrás de este llanto tan definido están otros problemas, como las alergias. Tampoco se debe, por lo general, a que los padres estén actuando incorrectamente, porque a menudo los progenitores desarrollaban cierto sentimiento de culpabilidad.

Este trastorno afecta a entre el 10% y el 40% de los bebés sanos y sus causas no se conocen a ciencia cierta. La Asociación Española de Pediatría (AEPED) señala que obedece a dolores abdominales, a la inmadurez del aparato digestivo, y puede estar relacionado con gases, hipermotilidad intestinal, temperamento o sobrecarga de estímulos. Algunos autores consideran que el llanto por la tarde-noche traduce un estrés acumulado durante el día.

Cólico del lactanteCómo actuar

El cólico se puede aliviar respondiendo al llanto y tomando al bebé en brazos. Esta medida es más eficaz que cualquier otra intervención, y no malcría al niño. Si la madre lo pone al pecho y se calma, ya está solucionado. Si continúan llorando y el llanto del bebé pone muy nervioso a uno de los padres, es preferible que intente calmarlo el que esté más relajado. Un llanto constante puede poner muy nervioso, y los nervios de alguna manera se transmiten al bebé.

También puede ser útil anticiparse un poco al cólico y coger al bebé en cuanto empiezan los primeros signos. Si finalmente no se consigue calmar al niño, dejar que llore, que libere su estrés, mejor en brazos que solo. Sacudir al bebé no solo empeorará la situación, sino que puede provocarle lesiones.





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *