ESTÁS LEYENDO...

Colutorios. la utilidad del enjuague bucal.

Colutorios. la utilidad del enjuague bucal.

Si antes sólo aportaban frescor y buen sabor, ahora, los colutorios incluyen principios activos capaces de prevenir las caries, las infecciones, la placa bacteriana, la gingivitis, la halitosis? ¿por qué renunciar a ellos?

Diario o semanal, no hay limpieza bucal perfecta sin el uso de un buen colutorio. Con parecida composición a la de los dentífricos, los hay para todos los gustos, y también para todos los problemas: gingivitis, periodontitis, caries, hipersensibilidad dental, halitosis? Si quieres elegir acertadamente, entra en el mundo de los colutorios, fíjate en su composición y consulta al farmacéutico.

Contra las infecciones:

Antisépticos

¿Quién no ha sentido alguna vez la incómoda molestia de tener llagas en la boca? En las encías, en la lengua, estas pequeñas ulceraciones, que no son otra cosa que infecciones bucales, pueden hacer que hasta el plato más exquisito tenga que ser rechazado o dejado a un lado. Contra ellas los colutorios antisépticos pueden hacer milagros, además de que aportan a tu boca frescor y aliento agradable. Piensa que uno de los órganos más utilizados y expuestos a partículas nocivas adquiridas por contacto, por ingestión de alimentos, o simplemente por el aire que respiramos, es la boca. De ahí que deban duplicarse sus cuidados sometiéndola a limpiezas que, sin enjuagues bucales con colutorios, quedarían incompletas.

Para prevenir la caries: fluorados

Los enjuagues bucales con colutorios de flúor son muy eficaces durante la calcificación del diente (etapa formativa de las piezas dentarias), contribuyendo al descenso en el número de caries. Son ideales durante la infancia, momento en el que se produce la muda de los dientes de leche a los dientes definitivos. Los principales compuestos fluorados usados en colutorios son el sodio fluoruro (0,05%NaF), el mono flúor fosfato de sodio, fluorhidrato de Nicometanol (fluorinol) el fluoruro de estaño, el flúor de aminas y el fluoruro potásico. Estos fluoruros tienen además efecto antiplaca bacteriana.

Contra la halitosis

La halitosis o mal aliento de la boca se debe, en un 80% de los casos, al exceso de bacterias acumuladas en la cavidad bucal, siendo la enfermedad periodontal, las caries profundas y las bacterias retenidas en la lengua las principales causantes. Sin embargo, esto es así en la llamada halitosis crónica y no en la temporal, la cual se debe sobre todo al consumo de ciertos alimentos como el ajo y la cebolla.

En los casos de halitosis, además del enjuague bucal con colutorio conviene usar un raspador lingual, con el objeto de arrastrar las bacterias acumuladas en la lengua. Ello es suficiente para que la halitosis mejore en un 100% de los casos, siempre y cuando la causa sea oral y no se deba a una alteración del tipo estomatitis, por ejemplo. Por ello, en los casos de halitosis es mejor consultar siempre al odontoestomatólogo.

Colutorios “antiplaca”

Utilizados fundamentalmente contra la gingivitis y la enfermedad periodontal, estos colutorios contienen agentes que eliminan los microorganismos que forman la placa bacteriana, inhibiendo su formación y eliminando la ya formada. Entre los más usados están la clorhexidina, el triclosán (de acción antiinflamatoria y antibacteriana), la sanguinarina (sustancia vegetal de acción reductora de gingivitis), la hexetidina (acción antiséptica y antiplaca), las sales de zinc (de gran efecto anticálculo, evitando la calcificación de la placa bacteriana), aceites esenciales, lauryl sulfato de sodio, el cloruro de cetilpiridinio (0,05% CPC) y los fluoruros, especialmente el fluoruro de estaño.

La clorhexidina, el “principio estrella”

Este compuesto es el más usado y potente de todos. Potente antimicrobiano, es recomendado por los expertos en el tratamiento de la gingivitis y la enfermedad periodontal, si bien no debe usarse en esta última si no es tratada, ya que induce a la acumulación de cálculo. Potente anticaries y antimicótico, tiene también acción antiséptica, es decir, antiinfecciosa. Además, cuenta con la ventaja de tener un efecto rápido y perdurable en el tiempo (de 7 a 12 horas), aunque en ocasiones pueden provocar un sabor amargo, decoloración de los dientes y teñido de la lengua, empastes o de otros integrantes de la boca.

Fórmulas “sin alcohol”

Las fórmulas sin alcohol están especialmente indicadas en personas con dientes sensibles o encías delicadas. Además, los colutorios con base alcohólica deshidratan los tejidos de la cavidad bucal, lo que podría empeorar tu problema.

Los enjuagues bucales deben realizarse durante un minuto y en medidas de 15 ml. Tampoco debe ingerirse nada por boca hasta transcurridos 15 minutos



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page