ESTÁS LEYENDO...

Come sano… y fuma menos.

Come sano… y fuma menos.

A
los muchos efectos perjudiciales que el tabaco tiene sobre la salud, hay que
añadir la influencia tan negativa que ejerce sobre nuestro estado nutricional.  A la vuelta de las vacaciones, ¡come sano y
fuma menos!

Un buen
estado nutricional tiene mucho que ver con el hecho de fumar.  niveles de vitamina C en alrededor de un 25%
en personas que fuman menos de 20 cigarrillos y un 40% en aquellos fumadores de
40 cigarrillos diarios o más. Esta disminución produce un aumento de los
radicales libres del organismo provocando un envejecimiento celular.

Otra
sustancia que se ve perjudicada por la nicotina presente en los cigarrillos es
el calcio. Esto tiene una repercusión negativa sobre los huesos y en particular
cuando ya se padece osteoporosis ya que aumenta el riesgo de fracturas.

Por otra
parte, el cigarrillo aumenta el metabolismo del organismo y se comporta como un
anorexígeno disminuyendo el apetito y además también
aumenta la secreción de adrenalina.

Como si
fueran poco todos los efectos enunciados con anterioridad, podemos seguir
sumando efectos negativos sobre los lípidos sanguíneos como una disminución del
colesterol HDL (Colesterol ?bueno?) y un aumento del VLDL ( transportan
grasas).

Tabaco y estrés

?Desde que he vuelto de las vacaciones me encuentro
apática y nerviosa al mismo tiempo. No paro de fumar y ya ando por las dos
cajetillas diarias. ¿Cree que si dejara el tabaco mejoraría mi estado actual de
nervios? Muchas gracias?.

Miriam H. P. (Ciudad Real)

Los fumadores presentan como característica una
tendencia a apoyarse en el cigarrillo para solventar situaciones estresantes,
como puede ser retomar la vida profesional a la vuelta de las vacaciones, una
mala noticia, las prisas y los agobios? (que llevan a encender un cigarrillo
tras otro, y a veces, sin haber consumido el anterior), por lo que en esta
situación suele dispararse el consumo, como está ocurriendo en su caso.

El tabaco, aparte de los daños que provoca en la salud, actúa como
estimulante, con lo que lejos de mitigar su nerviosismo lo exacerba. Mi
recomendación es que abandone cuanto antes el consumo de tabaco. Ahora bien,
debe ponerse en manos de un profesional que le guíe y paute el tratamiento
adecuado, pues un inadecuado proceso de deshabituación puede aumentar el estado
de nerviosismo, como consecuencia de los efectos del síndrome de abstinencia
que sobreviene ante la falta de aporte de nicotina al organismo.

En cualquier caso,
permanezca atenta a esa apatía y reflexione sobre sus posibles causas, por si
fuera necesaria la intervención de su médico, (los estados depresivos también
incrementan el consumo de tabaco).

Tabaco y aumento de peso

Si a la vuelta de las vacaciones has decidido dejar de
fumar, recuerda que el aumento de peso es normal al dejar este hábito. Sin
embargo, con un poco de disciplina pronto podrás volver a tu peso normal.

1.
Ten a mano alimentos bajos en calorías para la ansiedad. Ya que el dejar de
fumar con frecuencia aumenta las ganas por tener algo en la boca.

2.  Consume
muchas frutas y vegetales fuentes de vitamina C. Para normalizar los niveles de
vitaminas y minerales deficientes en el organismo, toma preferentemente frutas
y vegetales de colores amarillo y naranja, que contienen más vitamina C.

3.
Realiza de 5 a
6 comidas al día. Cuando el organismo pasa muchas horas sin comer, la señal de
hambre llega al cerebro y esto hace que la persona coma más de lo que necesita,
aumentando su peso.

       4. Aumenta tu consumo de agua o
líquidos. Consume al menos 8 vasos de agua o líquidos diarios       para ayudar a desintoxicar al organismo de
la nicotina



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page