ESTÁS LEYENDO...

Comer bien ayuda a rendir más y subir nota

Comer bien ayuda a rendir más y subir nota

Comer bien ayuda a rendir más y subir nota

V Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias

Los niños que siguen una dieta equilibrada y consumen más nutrientes tienen mejores notas y sacan más sobresalientes, un 32% de los alumnos españoles saca un excelente en lenguas y/o ciencias pero este porcentaje asciende al 46% entre aquellos que siguen una alimentación saludable. Estos son algunos de los datos más destacados del V Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias, promovido por Nestlé y realizado por la firma de investigación de mercados IPSOS, en el que se ha realizado 1.038 entrevistas online a familias con hijos de 3 a 12 años:

“Comer de forma saludable es imprescindible para el correcto desarrollo del niño. Una alimentación variada y equilibrada debe incluir todos los grupos de alimentos en las proporciones adecuadas. De hecho, sabemos que en las comidas principales los niños ingieren la mitad de verduras y hortalizas de lo que marca la recomendación. El reto está en respetar las proporciones adecuadas de los grupos de alimentos y adaptar el tamaño de la ración a la edad para aportar al niño todos los nutrientes que su organismo necesita. Por eso, en Nestlé, junto con el Hospital Sant Joan de Deu, hemos desarrollado Nutriplato, un método de educación nutricional para ayudar a los padres a que sus hijos coman bien”, explica Laura González, responsable de Nutrición de Nestlé España.

infografía nutrientes subir nota

“En este estudio se observa que unas buenas pautas alimentarias son clave para un mayor bienestar que, sin duda, se refleja en las diferentes esferas de la vida. Así, los alumnos que obtienen mejores notas son los niños que además de seguir una alimentación equilibrada, son también los que suelen hacer actividad física regularmente, los que tienen unas buenas rutinas de descanso, mejor actitud, etc. En definitiva, un estilo de vida saludable se corresponde con un bienestar físico, social e intelectual”, señala Laura González.

En esta línea, el doctor Rafael Casas, psiquiatra y experto en promoción de hábitos de salud y en obesidad infantil, explica que un adecuado desarrollo cognitivo influye favorablemente en el aprendizaje. “El papel de los padres es fundamental. “Los progenitores son los que transmiten al niño las bases y rutinas de un estilo de vida saludable en su sentido más amplio. Su rol es esencial para que los pequeños adquieran buenos hábitos de alimentación, cumplan con las horas de sueño adecuadas para su edad e incluso desarrollen actitudes más positivas y disfruten de una buena relación emocional con su familia y amigos, y también en la escuela”, concluye.

Más motivación y menos estrés

Los niños con una dieta saludable son los que están más satisfechos con su rendimiento escolar. Solo 4 de cada 10 alumnos está contento con sus notas mientras que, entre los que comen bien, son 6 los que se muestran satisfechos. Además, al 84% de los alumnos que come de forma equilibrada no les cuesta ir a clase. Sin duda, son los que van con más ganas a la escuela.

Preguntados por el estrés, un 11% de los padres reconoce que sus hijos están estresados con los estudios. Según los mismos, solo el 28% de los niños está muy contento con sus tareas escolares; un porcentaje que llega al 42% entre aquellos que siguen una dieta equilibrada. En esta línea, solo el 37% de las familias asegura estar muy de acuerdo con que los pequeños tienen tiempo suficiente para hacer los deberes mientras que este porcentaje llega al 45% entre los que comen equilibradamente.

La asignatura pendiente: no comen suficiente fruta y verdura

Otro dato relevante es que tan solo un 10% de las familias encuestadas sigue una alimentación equilibrada. El 69% de los padres sabe que hay que ofrecer diariamente a los pequeños 3 raciones de fruta, pero únicamente el 17% lo hace. También comen menos verdura de la recomendada ya que, aunque el 66% de las familias es consciente de que debería dar a sus hijos 2 raciones de verdura al día, solo el 54% lo cumple.

“Una alimentación saludable, equilibrada y variada aporta al niño todos los nutrientes que su organismo necesita. Algunos de ellos están relacionados con la función cognitiva. Por ejemplo, los alimentos ricos en vitaminas del grupo B son fundamentales para el correcto funcionamiento del cerebro, ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga y contribuyen a un buen rendimiento intelectual”, concluye la responsable de Nutrición de Nestlé España.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.