ESTÁS LEYENDO...

COMER EN EL TRABAJO. UN POCO DE SENTIDO COMÚN

COMER EN EL TRABAJO. UN POCO DE SENTIDO COMÚN


Si has dormido mal, solo has desayunado un café y a mediodía te das el atracón, puedes considerar el día laboral como nulo. Para rendir más que nadie en el “curro”, descubre qué puedes comer y qué no. Las verduras y las frutas, seguidas de los alimentos bajos en grasa son la mejor opción.

 


Frutas, verduras y lácteos: los alimentos más “laborables”

¿Te quedas dormido cuando regresas al turno de tarde? ¿Son tus digestiones cada vez más pesadas? Seguramente eres un incondicional de la cerveza y del tapeo. Si quieres rendir bien, algo te obliga a revisar tus hábitos en el trabajo.

La mejor forma de llevar una alimentación equilibrada durante la jornada laboral consiste en “reducir considerablemente la ingesta de grasas” y tomar “alimentos fácilmente digeribles como frutas, verduras y lácteos”. Así lo ha afirmado el doctor Juan Goiría, vicepresidente de la Academia de Ciencias Médicas y coordinador del Servicio de Prevención del Ayuntamiento de Bilbao, en una mesa redonda sobre Alimentación y Trabajo, patrocinada por el Instituto Tomás Pascual Sanz durante el X Congreso de la Sociedad Española de Nutrición y I Simposium de la Fundación Española de Nutrición, celebrado a finales de año en Segovia.

De esta manera, un MENÚ INDEAL empezaría con un plato de pasta, una ensalada, tomate o verdura, seguido después por un pescado blanco o una carne a la plancha, cocinada con poca grasa, para acabar con una pieza de fruta, un yogur o una porción de queso de Burgos. La principal ventaja de este tipo de alimentación, según el doctor Goiría, es que “se favorece la digestión, haciéndola menos pesada”, aspecto fundamental para continuar después de comer con la actividad laboral, porque no hay que olvidar que “la dieta debe ajustarse al trabajo que vamos a realizar”.

 

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos

 


El estrés laboral: ¿cómo interfiere en la alimentación?

Otros problemas de las comidas en el trabajo son la falta de tiempo, el frenético ritmo laboral y el picar a deshoras. Estas costumbres propician la aparición de trastornos alimenticios graves. Una de las recomendaciones que hace el doctor Goiría para evitarlos es “sustituir el típico bocadillo o pincho de media mañana por unos frutos secos o una pieza de fruta pelada”. En países como Estados Unidos las clásicas máquinas dispensadoras de refrescos, sándwiches y productos de origen industrial “se están cambiando por otras que ofrecen fruta fresca y ensaladas”, añadió.

El estrés laboral también supone un arma de doble filo porque ocasiona desórdenes en el metabolismo, y puede engordar o adelgazar en función de cómo afecte a cada individuo. “Para comer hay que tomarse el tiempo necesario. Se necesita un cierto descanso, incluso yo aconsejaría andar unos 10 minutos después de cada comida”, concluyó el Dr. Goiría.

 

 

 

 

Hay algunas costumbres, como tomar café después de las comidas, que no son nada aconsejables, ya que la cafeína “fomenta el estrés e incide negativamente en el rendimiento laboral”. Con respecto a las ingesta de bebidas alcohólicas, aunque algunos expertos recomienden acompañar las comidas con una copa de vino, “es mejor  dejarlo para otro momento del día, en entornos no laborales, porque el alcohol influye en la capacidad de concentración”.

 



 


Los españoles, unos auténticos “pasotas”

Una de las principales conclusiones extraídas del Estudio “Hábitos alimenticios de los españoles”, realizado sobre una muestra de 2.500 españoles y que profundiza en los conocimientos, opiniones, hábitos y actitudes de la población española sobre la alimentación y la nutrición,




es que “aunque s
aben que su alimentación no es la ideal, no hacen nada por mejorarla”. De hecho y en palabras de Juan José Badiola, 

presidente del Comité Científico del Foro Interalimentario,

a la hora de comer nos seguimos




guiando por el placer y no por la salud y no tenemos en cuenta la seguridad alimentaria. Con los resultados de este estudio se ha presentado el recién creado Foro Interalimentario, con su presidente, Ramón Calbet, a la cabeza. Entre sus principales conclusiones destacan:

  1. La leche y los productos lácteos se sitúan, con diferencia, a la cabeza del ranking de productos más consumidos. En conjunto, los españoles incluyen en su dieta este tipo de productos una media de 6,6 veces a la semana. Todas las comunidades autónomas registran las mismas cifras de consumo de estos productos, destacando quizás a la baja, Cataluña y la Comunidad Valenciana.
  2. La fruta y verdura en general, ocupa la segunda posición de los productos alimenticios más consumidos por los españoles. En conjunto, los españoles incluyen en su dieta este tipo de productos una media de 5,9 veces a la semana. los castellano leoneses destacan en mayor consumo frente al resto de españoles, siendo los gallegos los que se encuentran en el extremo contrario.
  3. El tercer producto más consumido por la población es la carne. Casi una de cada cinco personas la comen a diario. En conjunto, los ciudadanos incluyen en su dieta este producto una media de 3,8 veces a la semana. Los castellano leoneses y los valencianos son los que más carne consumen.
  4. En este ranking, por detrás de la carne se sitúa la pasta, el arroz y las patatas. En conjunto, los españoles incluyen en su dieta estos productos una media de 3,5 veces a la semana. Los gallegos superan ampliamente al resto de españoles, siendo casi uno de cada tres gallegos los que consumen estos productos a diario.
  5. El quinto producto más consumido es el pescado. Conjuntamente, los españoles comen pescado una media de 3,1 veces por semana.Los vascos destacan en consumo de pescado.
  6. Los huevos son consumidos a diario por sólo un 4,6%. Los españoles incluyen en su alimentación este producto una media de 2,5 veces a la semana y no se observan grandes diferencias entre zonas geográficas.
  7. En cuanto a la bollería y dulces, globalmente, las personas incluyen en su dieta estos productos una media de 1,8 veces a la semana.


 

Más información en:


www.forointeralimentario.org



 


La farmacia, 25 años velando por la salud nutricional

La Vocalía Nacional de Alimentación del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos fue creada hace 25 años con el objeto de reunir a todos los farmacéuticos especialistas en Alimentación y dotarlos de las herramientas necesarias para realizar su labor en el ámbito de la nutrición y la alimentación. Desde entonces se ha puesto de manifiesto su compromiso con la Administración, reflejado en los numerosos acuerdos y convenios que han mantenido, hasta sus múltiples acciones dirigidas a la sociedad que han mostrado al farmacéutico especialista en Alimentación como experto y educador en nutrición y alimentación. La actual Vocal Nacional de Alimentación, Consuelo de la Riva, nos revela el prometedor futuro que la Vocalía Nacional de Alimentación tiene por delante:

 


§       


 


¿Cuál es el papel del farmacéutico como educador en salud nutricional? ¿De qué manera desempeña su labor diaria?

Los farmacéuticos somos profesionales sanitarios al servicio de la sociedad, por lo que

 podemos y debemos hacer mucho en el campo de la alimentación, promoviendo hábitos saludables y detectando problemas relacionados con la alimentación. En este sentido hay que resaltar las

patologías relacionadas con la alimentación, como es la hipertensión, la obesidad, niveles altos de colesterol y glucosa, etc., que en muchas ocasiones el tratamiento dietético evitaría el consumo de medicamentos. Por otra parte, el consejo nutricional del farmacéutico es igualmente importante en la dispensación de medicamentos,  indicando al paciente cómo debe tomar ese medicamento en relación con las comidas, si en ayunas, antes, después… si debe tener especial precaución con algún  tipo de alimento (por ejemplo, un paciente que esté tomando IMAO  no debe tomar  quesos curados y otros alimentos ricos en tiramina), y haciendo especial hincapié de la importancia de estar bien nutridos para que los medicamentos tengan el efecto que se pretende.



 


§       


¿Cuáles son los problemas relacionados con la nutrición que con más frecuencia se detectan desde las oficinas de farmacia?

Por su importante repercusión sanitaria y social, podemos resaltar la obesidad, ya que las consecuencias que conlleva: diabetes tipo 2, hipertensión,  hipercolesterolemia, entre otras, y que se conocen en su conjunto como Síndrome metabólico, son factores de gran riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular. También hay otras manifestaciones importantes, como el daño en las articulaciones producido por el exceso de peso. Hay que insistir que una  reducción del peso, aunque sea de un 10%, mejora significativamente estas patologías. Igualmente hay que destacar la osteoporosis, llamada la epidemia silenciosa del siglo XXI que afecta a un porcentaje tan elevado de la población. El consejo nutricional del farmacéutico debe realizarse en etapas tempranas, para evitar su desarrollo con la llegada de la menopausia.



 


§       


Cuáles son las campañas en las que está trabajando actualmente la vocalía a la que usted representa.

Actualmente estamos preparando un nuevo Plan de Educación nutricional,  que nosotros llamamos “PLENUFAR”,  en el que los farmacéuticos de toda España, de forma conjunta y coordinada, nos dirigimos a un sector determinado de la  población. En esta ocasión serán las madres gestantes, lactantes y primeros años del recién nacido,
que tienen necesidades nutritivas importantes y trascendentales, no sólo en la salud y el desarrollo físico y mental del niño, sino también en la aparición de enfermedades crónicas cuando sea adulto. También, de forma puntual, venimos desarrollamos campañas dirigidas a los escolares, sobre la importancia de realizar un buen desayuno “Los desayunos Saludables”, realizando in situ una degustación de los alimentos que deben componerlo.




Asimismo, queremos realizar una campaña de concienciación ciudadana sobre la importancia de mantener un peso saludable. Es nuestro deseo trabajar, en esta nueva etapa, de forma coordinada con el Ministerio de Sanidad, para desarrollar la Estrategia NAOS




para la Nutrición, Actividad Física y prevención de la Obesidad
.





 


§       


Cuáles son, a su juicio, los principales problemas relacionados con la alimentación en los países industrializados.

Pues los problemas derivados del ritmo de vida estrepitoso que llevamos… Hemos abandonado la dieta mediterránea, por lo que se consumen muy pocas legumbres, pescado, verduras, frutas y menos cereales de los que debiéramos,  alimentos ricos en hidratos de carbono complejos (que tienen que ser la base de nuestra alimentación), vitaminas y minerales, y en cambio los sustituimos por comida rápida o fast-food, (pizzas industriales, hamburguesas, bollería, bebidas azucaradas), exceso de carne, que son alimentos muy ricos en grasas saturadas, azúcares sencillos y colesterol.  Un problema importante que afecta a gran parte de la población, pero sobre todo a los escolares es, omitir el desayuno. Igualmente, el sedentarismo que practicamos. Es necesario promover un estilo de vida activo, en el sentido de prescindir del coche, del ascensor, caminar al menos 30 minutos al día, y si es posible,  la práctica de cualquier tipo de actividad física. Los beneficios de la actividad física son incalculables.



 


§       


De qué manera cree que deben intervenir los gobiernos en la educación nutricional de un país.

Además de las diferentes campañas y estrategias para promover una alimentación saludable, un aspecto muy importante sería enseñar a interpretar el etiquetado nutricional de un alimento, para que permita al ciudadano elegir con criterio los productos que deben componer el carro de su compra, primer paso para tener una correcta alimentación. También es muy importante su implicación en las normativas que regulan las Reglamentaciones Técnico-sanitarias para la puesta en el mercado de los productos alimenticios, por ej. estableciendo límites máximos en el alimento de determinados nutrientes, con los cuales debemos tener una especial precaución (ej. Grasas saturadas), así como en lo que respecta al etiquetado nutricional. En este sentido, el día 1 de julio de este mismo año, ha entrado en vigor el “Reglamento sobre alegaciones nutricionales y propiedades saludables de los alimentos”, que será un referente importante, tanto para la industria como para los consumidores.



 


§       

Existe un acuerdo suscrito por el Consejo General con la AESAN,  mediante el cual las oficinas de farmacia han pasado a formar parte de la red de alertas alimentarias del Ministerio de Sanidad y Consumo. ¿En qué consiste la labor que realizan?

Se trata de la participación de las farmacias de todo el ámbito nacional en el “Sistema de Comunicación e Intercambio Rápido de Información” (S.C.I.R.I.), puesto en marcha por la Agencia española de Seguridad Alimentaria,  con el objeto de contribuir a garantizar que los productos alimenticios ofrecidos a los consumidores no presenten ningún riesgo para la salud. Cuando se detecte que un producto alimenticio se encuentra en mal estado, lógicamente debe comunicarse lo más rápidamente posible y proceder a la inmovilización del producto. La participación de las farmacias en este sistema es altamente ventajosa, tanto  por el  aspecto sanitario del farmacéutico, como por la rapidez de actuación que puede lograrse al existir una red tan amplia, 20.741 Oficinas de farmacia,   distribuidas por toda la geografía Española, llegando incluso al medio rural con más dificultad de comunicación.


 


§       


Podría definirme qué es exactamente la nutrigenómica, ese concepto del que tanto se oye hablar últimamente?

Es una ciencia que estudia la influencia de los nutrientes (especialmente los ácidos grasos, la glucosa, las vitaminas y minerales), en el comportamiento de los genes. En síntesis, como el genotipo influye sobre el estado nutritivo y como la nutrición influye en la expresión de los genes. Hemos pasado de la recomendación de ingerir unos nutrientes en determinadas cantidades para evitar enfermedades por déficit, al reconocimiento de nutrientes que pueden evitar el desarrollo de enfermedades hereditarias degenerativas.


§       


¿En qué medida cree que la nutrigenómica asegurará la salud nutricional del futuro? ¿Cómo se aplicará esta ciencia al día a día de las personas? ¿Y al ámbito laboral?

Se pretende con esta ciencia que, en un futuro lejano, seamos capaces de definir lo que cada individuo tiene que comer. La nutrigenómica abre las puertas a la “nutrición personalizada”, es decir, que la alimentación de cada individuo pueda ser prescrita en función de su herencia genética. Al igual que en este momento a cada persona se le prescribe una medicación particular, de acuerdo a su patología y consideraciones propias, en un futuro podamos dirigir la dieta de cada individuo, para favorecer la expresión de sus “genes de salud” y reprimir la de sus “genes de enfermedad”.


§       


Para terminar, algún consejo nutricional referido al trabajo

Indudablemente y por las razones comentadas anteriormente, el mejor consejo es “realizar un buen desayuno antes de salir de casa”. Esto va a influir de manera muy importante en el rendimiento en el trabajo, evitar accidentes laborales que pueden producirse por la falta de atención motivada por una hipoglucemia y contribuirá significativamente al equilibrio de nuestra dieta.     



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page