ESTÁS LEYENDO...

Mastitis: alíate con los probióticos

Mastitis: alíate con los probióticos

¿Cómo evitar la mastitis?

La principal causa médica de abandono precoz de la lactancia es la mastitis, una inflamación de uno o varios lóbulos de la glándula mamaria, acompañada o no de infección. Se produce básicamente por una alteración del tipo de microorganismos que hay en la glándula mamaria que puede llegar a obstruir los conductos mamarios.  Estas situaciones pueden desequilibrar la flora mamaria de la madre lactante, desembocando en situaciones de dolor que pueden llevar a abandonar la lactancia de forma precoz o indeseada. En estos casos, los probióticos pueden contribuir a equilibrar la flora bacteriana de la glándula mamaria y ayudar a restablecer su equilibrio, permitiendo una lactancia más cómoda y saludable.

Probióticos basados en la bacterioterapia

La leche materna ha sido considerada durante mucho tiempo un fluido biológico estéril, pero recientemente se ha demostrado que contiene bacterias que son transferidas al bebé a través de la leche materna durante la lactancia para iniciar su propia microbiota intestinal. Entre las bacterias comúnmente aisladas de la leche materna se encuentran representantes de los géneros lactobacillus, bifidobacteria, estafilococos, estreptococos, lactococos y enterococos. De todas las bacterias encontradas en la leche materna, los lactobacilos y las bifidobacterias son aquellos que han despertado un mayor interés al ser considerados potencialmente probióticos, microorganismos vivos que al ingerirse en cantidades adecuadas, tienen efectos beneficiosos para la salud y contribuyen al equilibrio de la flora bacteriana.

Según explican desde el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, que en colaboración con los laboratorios Angelini ha puesto en marcha una segunda edición del curso para farmacéuticos Lactancia sin dolor  mastitis y probióticos, impulsado por Ágora Sanitaria, la plataforma de formación sanitaria online creada por los Colegios de Farmacéuticos de Barcelona y Madrid, la bacterioterapia utiliza bacterias comensales o probióticas para prevenir o tratar el sobrecrecimiento de bacterias patógenas. Se basa en el principio de exclusión competitiva, según el cual ciertas bacterias no patógenas se imponen sobre las patógenas cuando compiten por el mismo espacio y comida (nicho ecológico). Estudios clínicos, como los realizados recientemente por el grupo del doctor Juan Miguel Rodríguez han demostrado que ciertos probióticos del grupo Lactobacillus, como L. fermentum o L. salivarius o, pueden restablecer la flora bacteriana de la mama, favoreciendo la lactancia materna en óptimas condiciones, al reducir la concentración bacteriana de Staphylococcus. Además, como estas bacterias son de origen humano, su ingestión infantil prolongada no produce efectos adversos y están adaptadas a mucosas y a entornos lácteos.

Durante la primera edición del curso, los farmacéuticos tuvieron acceso a más herramientas para abordar las consultas sobre mastitis, una de las más frecuentes durante el postparto, lo que les ha permitido contribuir a reducir el dolor y el posible abandono precoz de la lactancia materna. Estas son las pautas recomendadas y no recomendadas por Carme Monge, matrona colaboradora de Angelini, y Gemma Tribó, farmacéutica comunitaria, experta en nutrición y atención farmacéutica:

NO…

1.      Suspender la lactancia o limitar las tomas.

2.      Aplicar calor, la propia leche o inulina, ya que si existe sospecha de infección, esto lo puede agravar.

3.      Decir a la mujer que aguante el dolor.

 

SÍ…

1.     Lactancia precoz y a demanda.

2.      Descanso adecuado.

3.      Dar apoyo profesional adecuado, escuchar y no minimizar el problema.

4.      Dar mensajes consensuados a la mujer.

⊕ Mamá, así debes colocar al niño

La barbilla debe quedar justo encima, o por lo menos en dirección a la obstrucción. Esto se hace por que la zona de pecho que queda mejor drenada es la que queda situada bajo la
barbilla del bebé. Por ejemplo, si la obstrucción es en el cuadrante superior externo del pecho (tocando a la axila), la posición será en rugby (el niño por debajo del brazo, sus pies
salen por detrás de la espalda, y su cabeza descansa sobre tu mano).

 





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.