ESTÁS LEYENDO...

Cómo se origina el cáncer de mama

Cómo se origina el cáncer de mama

Cómo se origina el cáncer de mama

Cada año se producen en España cerca de 27.000 diagnósticos de cáncer de mama, un tumor cuya tasa de supervivencia a cinco años ha alcanzado el 85% gracias a los programas de detección precoz, la investigación y el desarrollo de la medicina personalizada. La participación de las pacientes en los ensayos clínicos es vital para la investigación, al evaluar la seguridad y eficacia de los tratamientos.

Cómo se origina el cáncer de mama

Desde el nacimiento hasta la edad adulta, las mamas sufren más cambios que ningún otro órgano. Bajo el influjo de las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona), las mamas crecen durante la pubertad y se ven influenciadas en la edad reproductiva por los ciclos menstruales. En la menopausia, los niveles hormonales descienden y gran parte de la glándula mamaria se atrofia y es sustituida por grasa. Las células que componen el tejido mamario se dividen de forma regular con el fin de reemplazar a las ya envejecidas o muertas y mantener así su integridad y correcto funcionamiento. Este proceso está regulado por una serie de mecanismos que indican a la célula cuándo comenzar a dividirse y cuándo permanecer estable. Cuando estos mecanismos se alteran en una célula, ésta y sus descendientes inician una división incontrolada que, con el tiempo, dará lugar a un tumor o nódulo. Si estas células además de crecer sin control, adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis) se denomina tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer. El cáncer de mama es el tumor maligno que se origina en el tejido de la glándula mamaria. Cuando las células tumorales proceden del tejido glandular de la mama y tienen capacidad de invadir los tejidos sanos de alrededor y de alcanzar órganos alejados e implantarse en ellos, hablamos de cáncer de mama.

Este tumor puede crecer de tres maneras: por crecimiento local, cuando el cáncer de mama crece por invasión directa, infiltrando otras estructuras vecinas como la pared torácica (músculos y huesos) y la piel; por diseminación linfática: la red de vasos linfáticos que posee la mama permite que el drenaje de la linfa se efectúe a varios grupos ganglionares. Los ganglios situados en la axila (axilares) son los más frecuentemente afectados, seguidos de los situados en la arteria mamaria interna (zona central del tórax) y los ganglios supraclaviculares (encima de la clavícula); y por diseminación hematógena: se realiza a través de los vasos sanguíneos preferentemente hacia los huesos, pulmón, hígado y piel.

Estudios recientes parecen demostrar que el riesgo de padecer cáncer de mama se puede reducir realizando ejercicio físico de forma regular (al menos 4 horas a la semana), evitando el sobrepeso y la obesidad tras la menopausia y el consumo regular de alcohol.

La participación de las pacientes: fundamental

1 de cada 8 españolas será diagnosticada, a lo largo de su vida, de un cáncer de mama. Es el tipo de tumor más frecuente entre las mujeres en España y su incidencia continúa aumentando cada año en nuestro país. En la actualidad, “gracias a la investigación, 8 de cada 10 mujeres superan el cáncer de mama a los cinco años del diagnóstico”, señala el doctor Miguel Martín, presidente del Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama y jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid), quien recuerda que “la investigación es la única vía para hallar tratamientos más eficaces y seguros para las generaciones venideras”.

Pero para promover la investigación es necesaria la participación altruista de las pacientes y el respaldo incondicional de instituciones públicas y privadas y de la sociedad civil, de ahí que el Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, con la colaboración de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), haya lanzado la campaña #AyúdameaInvestigar, una iniciativa con un doble objetivo: fomentar la participación de las mujeres con cáncer de mama en ensayos clínicos y solicitar el respaldo de todas las instituciones públicas y privadas. La campaña cuenta con el apoyo de muchos rostros conocidos, como el de Carme Chaparro, periodista y escritora o Anne Igartiburu, presentadora de TV, entre otros muchos, quienes han conocido la historia de Maite, una mujer guipuzcoana que sufrió un cáncer de mama y decidió participar en un ensayo clínico. “Por mi propio beneficio y por las que vendrán detrás; no nos engañemos, lo único que puede contribuir a nuestra supervivencia es la ciencia”, confiesa Maite de forma rotunda en un vídeo emotivo que se ha viralizado estos días en Internet.

En la misma línea se ha manifiestado la doctora Cristina Saura, jefa de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Vall d’Hebrón durante una reunión de expertos en la jornada Cáncer de Mama: Innovación y Asignaturas Pendientes, co-organizada por la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) y Roche Farma. Según la doctora Saura “en cáncer de mama aprendimos que era vital participar en ensayos clínicos para que nuestras pacientes tuvieran acceso a los fármacos en desarrollo. Gracias a excelentes profesionales, no solo dedicados al cuidado del día a día de las pacientes, sino también implicados en conseguir que los ensayos clínicos lleguen a nuestros hospitales de la mano de los grupos cooperativos dedicados a la investigación, hemos conseguido que las pacientes de nuestro país puedan acceder a los principales fármacos en desarrollo”. Sin embargo, para esta experta, existe un punto de mejora respecto al acceso a la innovación, una vez desarrollados todos los estudios clínicos que certifican que un fármaco es eficaz y mejora el pronóstico de las pacientes. “Las necesarias aprobaciones por diferentes agencias reguladoras para evaluar los resultados de los estudios y los acuerdos previos a la aprobación de un fármaco a diferentes niveles deberían agilizarse para que el tiempo transcurrido entre el conocimiento del beneficio del fármaco y la posibilidad de prescribirlo a las pacientes fuera lo más ágil posible”.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.