Cómo son tus reglas.

¿Escasas o abundantes?, ¿dóciles o anárquicas?, ¿regulares o irregulares?? sean como sean, vigílalas. Los problemas ginecológicos se ven en la regla como en un espejo

Cómo son tus reglas

Aunque por término medio el ciclo menstrual dure 28 días, si contemplamos a cada mujer por separado no existiría el número ideal de días. De hecho, hay mujeres en las que el ciclo dura 24, 28, 30 días o incluso 35. ¿En qué fijarse entonces? No importa que sean ciclos cortos o largos. Lo importante es que tu regla no sea anárquica, y sobre todo, que te visite todos los meses.

Las emociones fuertes y los viajes, entre otras causas, juegan un papel significativo en la regularidad o irregularidad de tus reglas

El ciclo menstrual, día a día

  1. La regla:

fijemos el primer día del ciclo menstrual en el primer día de la regla. Normalmente la regla dura entre 2 y 5 días, aunque puede llegar a 8, siendo el ciclo menstrual total más largo también.

  • Evolución del ovocito:
  • hacia el quinto día, comienza el período de evolución del ovocito, durante el cual la mucosa uterina comenzará a espesarse con el objetivo de acoger un embrión. Este espesamiento o agrandamiento se debe a la secreción de estrógenos y progesterona que tiene lugar en los ovarios. Durante este tiempo, en uno de los dos ovarios, uno de los miles de ovocitos de que dispone la mujer desde su nacimiento, va agrandándose, multiplicándose sus células en varias capas concéntricas dentro del folículo.

  • La ovulación:
  • hacia el día 14 del ciclo menstrual el folículo se rompe y libera el ovocito maduro, que se ha convertido en óvulo, abandonando el ovario y siendo atrapado por la trompa correspondiente. Éste es el período de mayor fertilidad. Si es fecundado por un espermatozoide, el óvulo se convierte en un preembrión y migra al útero, donde se convertirá en embrión, dando paso a un embarazo. Si no existe fecundación, el óvulo pasará al útero para ser expulsado. El ciclo dura 28 días, es decir el tiempo que ha pasado desde el primer día de la regla hasta el comienzo de la expulsión del óvulo ha sido de 28 días.

    Puede ocurrir que se produzca un ciclo menstrual con regla, pero en el que no haya habido ovulación o que la ovulación se produzca en una fecha imprevista

    En presencia de anorexia o de muy bajo peso es frecuente que las reglas desaparezcan

    De niña a mujer

    Cuando una niña tiene la regla por primera vez significa que su sistema reproductor está maduro. Desde ese momento y hasta la llegada de la menopausia, hacia los 50 años, el cuerpo de la mujer se atendrá a ciclos menstruales que no se interrumpirán más que durante los embarazos. Durante los dos primeros años que siguen a la primera regla, la irregularidad de los ciclos es algo extremadamente frecuente, soliendo presentarse además con dolor. En la mayoría de los casos esto se debe a la ausencia de ovulación y a una insuficiencia de progesterona. La curva de temperatura se presenta plana y la segunda fase del ciclo es corta. Esta irregularidad del ciclo perturba la vida de las chicas jóvenes que necesitan llenar su mundo de referencias exactas. Se trata de un problema pasajero, que en ningún caso está asociado a problemas de fertilidad, pero que debe ser valorado siempre por el ginecólogo, quien descartará si existe o no un problema orgánico. Si las reglas se presentan con retraso o son demasiado irregulares, el ginecólogo debe valorar si conviene o no poner un tratamiento hormonal funcional para regular el ciclo, normalmente basado en la píldora.

    20-40 años

    La producción de hormonas (estrógenos y progesterona) se encuentra bajo el control de dos zonas del cerebro: el hipotálamo y la hipófisis, cuyo rol es el de estimular la producción hormonal. Una estimulación insuficiente de progesterona puede ser la responsable, durante estos años, de reglas irregulares, a la cual también se le asocian temperaturas planas y una segunda fase del ciclo corta. En este período la ovulación no siempre tiene lugar, lo que puede estar asociado a problemas de fertilidad que deberá evaluar el ginecólogo. Todos los problemas de regla más o menos hemorrágicas remiten bajo un tratamiento a base de progestágenos de síntesis o bajo la píldora clásica. En cualquier caso, la causa de una insuficiencia en progesterona habría que buscarla en:

    • Una insuficiencia tiroidea o una estimulación insuficiente del cerebro.
    • Hiperprolactinemia (aumento de prolactina, hormona hipofisaria esencial para la lactancia materna cuya acción es inhibida por la dopamina en condiciones normales. Cualquier proceso que interfiera en el transporte de la dopamina desde el hipotálamo a la hipófisis provoca hiperprolactinemia, como puede ser el embarazo, la lactancia, el estrés, el sueño? El consumo de medicamentos también puede provocar hiperprolactinemia).
    • Anomalía o insuficiencia de ovarios e hiperandrogenia (fabricación excesiva de hormonas masculinas).
    • Obesidad.
    • Enfermedades asociadas.
    • El estrés o situaciones psicoafectivas pueden también provocar problemas de ovulación, debido al déficit de progesterona que se produce.

    En todos estos casos la visita al ginecólogo se hace indispensable a la hora de descartar una causa orgánica como una infección, un tumor benigno o maligno, pólipos, fibromas, endometriosis?).

    40 años en adelante: perimenopausia

    A esta edad, la secreción de progesterona se vuelve insuficiente, quedando la proporción de estrógenos en posición preponderante. Es la perimenopausia, que tardará varios años antes de que se instale la menopausia definitivamente. Las reglas son anárquicas, a menudo hemorrágicas y suelen estar marcadas por un síndrome premenstrual acentuado, con tensión en los pechos y presencia de dolores pelvianos. El motivo hay que buscarlo en la secreción hormonal, irregular en este período de la vida, con altibajos en su producción, lo que hace difícil el tratamiento. En este período se desarrollan los fibromas y tienen lugar grandes variaciones hormonales responsables de hemorragias, dolores y aumento de talla.

    El tratamiento con progesterona es indispensable para regular las variaciones hormonales, aunque a veces, la anarquía de estas variaciones hace difícil atinar con la dosis, por lo que hay que ir cambiándola. En los casos de hemorragias crónicas es necesario realizar una intervención quirúrgica a fin de quitar las mucosas que recubren la cavidad uterina. La visita al ginecólogo es fundamental a la hora de descartar una patología de ovario, del cuello del útero o del útero propiamente dicho (fibroma, cáncer?). La ausencia de regla bajo tratamiento indica el comienzo de la menopausia propiamente dicha.

    Síndrome Premenstrual

    Se puede hablar de síndrome premenstrual cuando se producen los síntomas durante varios ciclos consecutivos, una o dos semanas antes de la regla. La proporción de mujeres con síndrome premenstrual es de 20 a 50%, de entre el 75% que presentan diversos síntomas antes de la regla. Aunque se habla mucho de este síndrome, aún hoy en día constituye un misterio por resolver. Los síntomas característicos, que comienzan entre los 25 y los 40 años, son:

    • Tensión mamaria: hinchazón del pecho, tensión, hipersensibilidad y dolor.
    • Problemas neuropsíquicos: signos depresivos, cambios de humor, cefaleas, irritabilidad, fatiga, problemas de sueño y del comportamiento alimentario.
    • Problemas digestivos: hinchazón abdominal, náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento.

    Ni análisis de sangre ni reconocimiento médico alguno puede determinar el síndrome premenstrual, pero hay indicios que hablan de origen hormonal, genético, alérgico, metabólico o endocrino o carencia de vitaminas o minerales.

    Trabajo, vida social y afectiva se ven condicionadas por la regla, sobre todo en aquellas mujeres que padecen síndrome premenstrual



    COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page