ESTÁS LEYENDO...

Comprender la esquizofrenia, clave para el futuro ...

Comprender la esquizofrenia, clave para el futuro de su tratamiento

Comprender la esquizofrenia, clave para el futuro de su tratamiento

Cerca de trescientos profesionales del sector de la psiquiatría han debatido hoy sobre el futuro abordaje de la esquizofrenia y la necesidad de incorporar mejoras al tratamiento médico para lograr una mayor adherencia, en el simposio Dilemas en el tratamiento de la esquizofrenia: ¿tratar o no tratar?, ¿formulación o molécula? una mirada crítica e integradora. El encuentro, organizado por la Alianza Otsuka-Lundbeck, se ha realizado en el marco del XX Congreso Nacional de Psiquiatría, que tiene lugar estos días en Barcelona. El simposio ha contado con ponentes internacionales de reconocido prestigio como el psiquiatra y referente mundial en el tratamiento de la esquizofrenia, Robin Murray, el profesor y psiquiatra, David Taylor, y el psiquiatra especializado en intervención temprana, David Fraguas. El acto ha sido moderado por el psiquiatra y Jefe de Psiquiatría del Hospital Doctor Rodríguez Lafora de Madrid, Fernando Cañas.

Una de las conclusiones del encuentro ha sido la importancia de comprender la esquizofrenia lo mejor posible para ofrecer una respuesta más rigurosa y un tratamiento más específico a las necesidades de cada paciente. En este sentido, es necesario tener en cuenta la relevancia de la genética molecular, que está revolucionando la manera de entender la psiquiatría. Murray ha apuntado a las dificultades obstétricas, adversidades durante la infancia, acontecimientos trágicos en la vida o al abuso de drogas, como algunos de los factores que aumentan el riesgo de tener esquizofrenia.

Durante la exposición, se ha puesto de manifiesto la peligrosidad del consumo de substancias estupefacientes durante el tratamiento de la esquizofrenia y la necesidad de considerarse un factor más a tener en cuenta. Según un estudio de AESOP (Aetiology and Ethnicity in Schizophrenia and Other Psychoses), un 25% de los pacientes no se recupera debido al abuso de cannabis, volviéndose resistentes al tratamiento. Por otro lado, uno de los aspectos a analizar son los cambios que pueden ocasionar los antipsicóticos en el cerebro, concluyendo que no hay una clara relación que indique que estos fármacos inducen a cambios, discapacidad cognitiva o funcionalidad.

Los doctores Fraguas y Taylor han coincidido en que no existe un tratamiento único, sino que ha de diseñarse específicamente para cada paciente y, por tanto, debe adaptarse a las necesidades y circunstancias de cada persona. Además, han destacado que si el tratamiento se inicia en fases tempranas de la enfermedad, mejor es la respuesta en los pacientes. Referente a este tema, se han detallado los nuevos retos de la psiquiatría actual y los posibles escenarios con implementaciones que mejoren la adherencia y la calidad de vida de los pacientes. Durante el simposio se han referido a los antipsicóticos como la única opción cuando se produce un episodio psicótico severo en el paciente y como efectivos como tratamiento de mantenimiento para prevenir recaídas. Concretamente, los inyectables de liberación prolongada reducen el riesgo de hospitalización entre un 20 y 30% frente a fórmulas orales equivalentes. Pero existen prejuicios entre la profesión y que el 69% de los psiquiatras no los prescriben porque consideran que son menos aceptados por el paciente.

Según los últimos datos, la formulación inyectable de larga duración puede ser una buena solución para mejorar la adherencia y el seguimiento del tratamiento, especialmente en fases tempranas de la enfermedad. Concretamente, los inyectables de liberación prolongada presentan un adherencia del 95% en esta tipología de paciente, frente al 30% en el caso de los orales. En cualquier caso, todos los ponentes se han mostrado de acuerdo en que no hay un tratamiento único para cada paciente. La esquizofrenia afecta a una población muy heterogénea por lo que es de vital importancia ofrecer un tratamiento de ‘precisión’, es decir, adaptarlo a cada caso concreto, reduciendo al mínimo el riesgo de efectos secundario.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.