ESTÁS LEYENDO...

CON AGUA DE MAR RENDIRÁS MÁS

CON AGUA DE MAR RENDIRÁS MÁS

CON AGUA DE MAR RENDIRÁS MÁS

Además de ser un potente limpiador de las vías respiratorias, nuevos estudios demuestran la capacidad del agua de mar para la mejora del rendimiento en la práctica deportiva y para evitar lesiones musculares.

Estudios en universidades públicas y privadas nacionales e internacionales han constatado las propiedades y ventajas que aporta a la salud del agua de mar. En lo que se refiere a la práctica deportiva, permite mantener un equilibrio mineral continuado durante el ejercicio, lo que mejora el rendimiento y evita lesiones musculares. Esto se debe a que el plasma marino tiene el poder de regular el propio “océano interno” gracias a su capacidad para aportar información al potencial genético humano. Así lo ha demostrado un estudio realizado por la Universidad Católica de Murcia (UCM), que viene a certificar cómo la ingesta de agua de mar favorece la rehidratación durante el ejercicio muscular prolongado. Además, el agua de mar ayuda a suplir la gran pérdida de minerales que existe a través del sudor, lo que beneficia al deportista en su recuperación y en la prevención de lesiones musculares.

El sudor: un coladero
La práctica deportiva supone una gran pérdida de minerales a través del sudor. En los últimos estudios realizados con deportistas profesionales, se describen cada vez más casos de hiponatremia, debido a la aparición de deportes de resistencia. Por eso, según los expertos, el agua de mar es beneficiosa para los deportistas, ya que pone a disposición del organismo  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentostodos los minerales que necesita, permitiendo un equilibrio continuado de la homesostasis hidromineral. Este proceso beneficia al deportista en su recuperación y en la prevención de lesiones musculares, debido al aumento del bicarbonato, sodio y glucosa.

Según el doctor Manuel Antonio Ballester Herrera, responsable del Instituto del Deporte Hospital USP San Jaime de Torrevieja, “el aumento de los niveles de sodio evita la deshidratación intracelular, al mismo tiempo que se consigue que la disponibilidad de glucosa sea más efectiva, lo que explicaría la rápida recuperación de los deportistas”. Por ello, al considerar que en la práctica deportiva el aporte de agua de mar podía ser muy beneficioso para suplir la gran pérdida de minerales que existe a través del sudor, empezó a administrárselo a los jugadores de los diferentes equipos que supervisaba. “Los resultados no se hicieron esperar, enseguida los jugadores notaban menos cansancio, mejor recuperación, menos agujetas y con el paso del tiempo vimos que las lesiones musculares prácticamente habían desaparecido”, ha señalado. En este sentido, el doctor Marco Francisco Paya, director médico de los Laboratorios Quinton, recuerda las diferencias entre agua de mar Hipertónica, recomendada para la recuperación, tras situaciones de gran fatiga, y el agua de mar isotónica, que se debe utilizar para mantenimiento. A día de hoy, deportistas como los atletas Nuria Fernández, Marina Damlaimcourt, Jesús Ángel García Bragado o el piragüista Saul Craviotto consumen habitualmente de Agua de Mar.

Un riguroso control
El agua de mar contiene 78 de los 104 elementos de la tabla periódica de Mendelèiev y tiene prácticamente la misma composición que el plasma sanguíneo (del cual depende la nutrición y la regulación celular). Sin embargo, no puede ser utilizada para el consumo vía oral tal y como la encontramos en nuestras playas. El agua de mar debe ser recogida en unos puntos concretos llamados Vortex, mediante un barco especialmente adaptado para tal fin. Una vez recogida, el agua debe ser transportada en camiones frigoríficos hasta las instalaciones de un laboratorio, donde debe ser analizada, mezclada con agua fontana, microfiltrada en frío y envasada. En ningún momento del proceso debe ni desorarse ni elevarse la temperatura del agua de mar, para poder mantener de este modo la composición original de esta, siendo así sus propiedades más eficaces. Así los expertos recuerdan que el agua de mar tiene que pasar en el laboratorio por un minucioso control para evitar la contaminación de los mares que incluya pesticidas (Carbamatos, Organofosforados, Tiofosforados), HPAs (derivados del petróleo), metales pesados (plomo, arsénico, mercurio, cadmio, cromo, etc), iones principales (cloruros, sodio, potasio, magnesio, etc), controles fisicoquímicos: (pH, salinidad, conductividad, etc.), y radiactividad.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?