ESTÁS LEYENDO...

Con el sudor de tu frente.

Con el sudor de tu frente.

En la línea del Burn Out o Síndrome del Trabajador Quemado se abre camino el Síndrome Postvacacional: dos extremos del lazo que une un largo año trabajando

Entre el 35 y el 40% de los trabajadores españoles sufre algún tipo de depresión al concluir sus vacaciones. Esto es lo que dice el Informe sobre el Síndrome Depresivo Postvacacional, elaborado por Invesco Información Psicológica, gabinete compuesto por un grupo de psicólogos de la Universidad de Valencia. Y es que quedarse “pillado” con las vacaciones es algo más que normal? aunque no hayas ido a ningún paraíso playero o de montaña. Desde luego, volver al trabajo se hace más duro que nunca en el mes de septiembre.

La depre del “curro”

Según recoge este estudio, las profesiones en las que más suele aparecer el síndrome son las relacionadas con servicios humanos: medicina, servicios sociales, educación, y periodismo. Pero sobre todo, la precariedad del puesto (no es lo mismo estar fijo que tener un contrato temporal), la escasez de personal, el trabajo por turnos y los cambios tecnológicos con su constante carga de renovación, son los motivos que más pesan en la balanza del Síndrome Postvacacional.

Tal y como explica José Gil, coordinador del estudio, si la edad, el sexo, la antigüedad, y por supuesto, la personalidad, influyen en su aparición, lo más determinante es el puesto que se ocupa en una determinada empresa. Por ejemplo, los más afectados son los directivos, mandos intermedios, trabajadores de primera línea, entrenadores y deportistas, y cómo no, amas de casa.

¿Cómo sé si lo tengo?

El Síndrome Postvacacional no es una enfermedad propiamente dicha sino un proceso emocional negativo, que se ve acompañado por una serie de síntomas:

  • Fatiga.
  • Pérdida de energía.
  • Pérdida de apetito.
  • Insomnio.
  • Tristeza y vacío.
  • Dificultad de concentración.
  • Tensión muscular.
  • Irritabilidad.
  • Palpitaciones y sudoración.
  • Sensación de ahogo.
  • Náuseas y/o problemas estomacales.

Adiós al sueño

No poder dormir es sin duda uno de los peores lastres para llevar a cabo nuestras tareas diarias. Si empiezas mal el día, de seguro lo vas a terminar peor: seguramente discutirás en casa, te olvidarás de mil detalles y tu trabajo irá saliendo adelante “a trancas y barrancas”. Aunque la tolerancia al hecho de no poder dormir es algo muy personal, lo que sí es cierto es que hay quienes lo llevan francamente mal. ¿Y cuál es el problema cuando aparece el Síndrome Postvacacional?? Que el insomnio le va irremediablemente unido. Pero en este punto no olvides que al insomnio también van irremediablemente unidos remedios relajantes y totalmente inocuos, que te ayudarán a conciliar el sueño en las interminables horas de la noche: desde esencias florales a comprimidos e infusiones hechos a base de valeriana, Pasiflora o hierba de San Juan, y que podrás encontrar fácilmente en tu farmacia. Respecto a los casos más serios de insomnio y que deban ser tratados con medicamentos, lo mejor es dirigirse al médico para que te oriente sobre el mejor tratamiento a seguir.

Cómo combatir el Síndrome Postvacacional

Hacerse poco a poco a la nueva situación es la clave para que no nos topemos de golpe y porrazo con el trabajo y todo lo que genera. Para ello, los expertos recomiendan volver a la actividad progresivamente y emplear técnicas de relajación como la autohipnosis, el yoga, la meditación, el tai-chi y todas esas numerosas técnicas reductoras de ansiedad, que tan de moda están hoy en día.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page