¿Con o sin?.

-Quisiera
un desodorante.

-¿Con
o sin alcohol?

-¡Oiga
que no es para beberlo! Parece esto un bar.

-No
hija, no te me enfades. Es que te veo muy joven y quizás no lleves mucho tiempo
usando desodorantes.

-Perdone
si he contestado así, pero es que me he quedado un poco cortada.

-Pues,
en este caso, el ?con? o ?sin?, tiene cierta importancia.

-¿Qué
diferencia hay?

-La
diferencia, obviamente, es la incorporación 
o la ausencia de etanol.

-Bueno…¡claro!,
pero me refería a cual es mejor.

-Esto
es lo que te quiero explicar. La bondad depende, en este caso, de tu tipo de
piel.

-Pues
yo, sinceramente, no lo sé.

-Así,
a bote pronto, te diría que tienes una piel sensible y alípica.

-¿Atípica?

-¡No!,
alípica, escasa de grasa. Perdona la ?deformación? profesional pero mi
especialidad es la dermofarmacia y en esta botica  sólo llevo el departamento de cosmética.

-Por
eso he entrado, precisamente. Al verla con este mostrador independiente.

-Pues
mira, de ser así, aunque te tendría que ver más detenidamente, no te conviene
un desodorante con alcohol.

-¿Y
eso?

-Porque
el alcohol, si se aplica diariamente sobre la piel puede irritarla.

-¿El
alcohol irrita?

-Sí,
porque al evaporarse rápidamente, produce una deshidratación excesiva.

-¿Entonces
por qué se sigue usando?

-Entre
otras cosas porque esa volatilidad produce una sensación inmediata de frescor.

-Yo
creí que era como desinfectante.

-Más
que desinfectante, el alcohol, es antiséptico.

-Como
yo siempre he visto a los practicantes mojar el algodón en alcohol, antes de
pincharte, he pensado que era desinfectante.

-Bueno
es que desinfectante y antiséptico viene a ser lo mismo.

-Entonces,
¿cuál me recomienda?

-¿Quieres
un desodorante o un antitranspirante?

-Pues
no sé exactamente.

-Tu
problema, ¿es más de olor o de sudoración?

-Es
más de sudoración. Fíjese que en el instituto cuando salgo a la pizarra, si me
apoyo. en ella, dejo la marca de la mano…aunque sea invierno.

-Eso
puede ser también un problema nervioso…

-No.
Aunque esté tranquila yo sudo mucho. Por la noche, aún sin taparme, sudo.

-Entonces,
según me dices, puedes sufrir de hiperhidrosis.

-¿Y
eso qué es?

-Mira
un ser humano normal puede excretar, a través de la piel y dependiendo de las
circunstancias, de 250 ml a 1.250 ml de sudor.

-Yo
de medidas ando flojita. ¿Eso es poco o mucho?

-Vamos,
entre un cuarto de litro y litro y cuarto. Si esta máxima cantidad aumenta es
cuando podemos hablar de una hiperhidrosis.

-Yo
no sudo tanto.

-Pues
a ti te interesa un antitranspirante.

-Pero
el olor también importa. Mi sudor no huele mucho, pero tampoco soy una dama de
noche.

-Es
que hay antitranspirantes que además de inhibir los mecanismos de producción de
sudor también eliminan el mal olor corporal.

-Yo
he oído que hay sustancias que pueden obturar lo poros y producir bultos.

-Efectivamente.
Antes los productos que se usaban actuaban muy radicalmente, pero hoy hay otras
sustancias, como las sales de aluminio, que no producen esos efectos
secundarios.
-¿Y le agregan un perfume?. Yo quiero oler bien.

-No.
Llevan una sustancia que inhibe la proliferación bacteriana en la superficie de
la piel que es, en definitiva, lo que produce el mal olor corporal.

-¿Y
me ?abandonará??

-Tu
eres la que no debes abandonarte. Ya has visto que en la Farmacia no sólo
hablamos de medicamentos. ¡Ven cuando quieras!

                                                                                              Pedro Caballero-Infante P.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page