ESTÁS LEYENDO...

Condropatía rotuliana: la rodilla, zona de peligro...

Condropatía rotuliana: la rodilla, zona de peligro

Condropatía rotuliana: la rodilla, zona de peligro

La condropatía rotuliana, también se conoce como condromalacia rotuliana

La condropatía rotuliana es una lesión del cartílago articular que provoca dolor en la parte anterior de la rodilla y se produce como consecuencia de sobreesfuerzos, traumatismos o problemas estructurales.

La rodilla es una de las articulaciones que más se lesiona al ser una articulación de carga y soportar gran parte del peso del cuerpo. De este modo, la condropatía rotuliana, también conocida como condromalacia rotuliana, se produce por la degeneración del cartílago articular que es el que facilita el deslizamiento de la rótula sobre el fémur.

El síntoma más característico es el dolor en la parte anterior de la rodilla o alrededor de la rótula que empeora…

  • Al levantarnos de una silla
  • Después de estar sentado largo rato
  • Al subir y bajar escaleras
  • Al arrodillarnos o ponernos en cuclillas

En el origen

La degeneración del cartílago puede deberse a una lesión o sobreesfuerzo o también a microtraumatismos de repetición como los que se producen al realizar determinadas actividades deportivas. En otros casos, la causa podemos encontrarla en factores estructurales como un problema de alineación de la rótula de forma que dificulta el deslizamiento uniforme sobre el fémur. Pueden verse involucradas además, las características individuales de cada persona como la edad y el sobrepeso.

¿Cómo se trata?

El diagnóstico definitivo de condropatía rotuliana se realizará a través de la resonancia magnética o la artroscopia, un procedimiento este último que permite visualizar la articulación usando una pequeña cámara a través de pequeñas incisiones.

El tratamiento irá encaminado en primer lugar a corregir los factores desencadenantes (desalineación de la rodilla, rótula alta, obesidad…). Por regla general se recomienda evitar un uso excesivo de la rodilla, se instaurará un tratamiento farmacológico, así como la rehabilitación fisioterapéutica para potenciar la musculatura, aliviar el estrés al que se somete la rótula y corregir los problemas de alineación de la rodilla. Una de las primeras recomendaciones médicas en este tipo de lesión articular es procurar una bajada de peso para así, aliviar la tensión y fricción de la zona.

En último término y si el tratamiento conservador no resuelve el problema, puede optarse por una opción quirúrgica.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.