ESTÁS LEYENDO...

Diez consejos para sobrellevar el resfriado

Diez consejos para sobrellevar el resfriado

Más de doscientos virus diferentes pueden provocar el catarro común, la enfermedad leve más extendida en el mundo

El resfriado o catarro común es la enfermedad leve más extendida en el mundo, dado que se estima que una persona sana puede padecer entre dos y tres resfriados de media al año. Muchos de estos casos se producen en esta época del año, en otoño, cuando el frío y la humedad favorecen la supervivencia de los virus y las condiciones meteorológicas incitan a las personas a permanecer bajo techo, lo que aumenta el riesgo de contagio.

Como recuerda la Dra. Aurora Garre, asesora médica de Cinfa, el resfriado es “una infección aguda del tracto respiratorio, generalmente de origen viral, que no produce fiebre alta y que cursa con inflamación de nariz, senos, laringe, tráquea y bronquios”. Con frecuencia, se inicia con dolor de garganta y llega acompañado de malestar general, cefalea, tos, congestión nasal, secreciones y fiebre leve. Estos síntomas se desarrollan de manera progresiva y suelen durar una semana, aunque la tos puede persistir por más tiempo.

Si bien se trata de una patología que afecta a personas de todas las edades, existen factores de riesgo para contraer un resfriado, como pueden ser el estrés psicológico, las alteraciones del sueño y el descanso, la malnutrición, el hábito tabáquico, las inmunodeficiencias congénitas, la presencia de enfermedades crónicas subyacentes, vivir o trabajar en un lugar hacinado, y en el caso de los niños, la exposición a los virus en las escuelas infantiles o guarderías. “Puesto que se trata de una enfermedad viral, también aumentan las probabilidades de cogerse un catarro si se está en contacto con una persona resfriada. Cuando ésta tose, estornuda o exhala, puede transmitir los virus, que además están presentes en objetos contaminados con secreciones como pañuelos, toallas, vasos o cubiertos compartidos”, añade la experta.

Higiene para prevenir el contagio
Existen más de doscientos tipos de virus distintos que pueden causar esta patología, por lo que no existe un tratamiento efectivo que lo cure. Por este motivo, la única forma eficaz de evitar los contagios es prevenir, en la medida de lo posible, la transmisión de los virus entre personas. “Para ello –explica la doctora Garre-, se deben tomar una serie de medidas de higienes básicas como cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable cuando se tose o se estornuda, lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, para no empujar los microbios dentro del organismo. También se deben ventilar con frecuencia las estancias para evitar las concentraciones de virus”.

Así mismo, resulta muy importante no confundir el resfriado con la gripe, pues, aunque su sintomatología inicial es similar, ésta última puede presentar complicaciones, además de requerir un tratamiento farmacológico distinto. “Los principales síntomas que pueden ayudarnos a identificar la gripe son la aparición brusca de fiebre alta, entre 38ºC y 40ºC; el dolor muscular, sobre todo en piernas y espalda; el dolor de cabeza; y el cansancio, debilidad y malestar general”, indica la asesora médica de Cinfa.

Diez consejos para aliviar los síntomas del resfriado:
Según la doctora, “en el caso del catarro, la mejor recomendación es armarse de paciencia y esperar a que pase, pues no existe ningún tratamiento para curarlo más rápidamente. La enfermedad desaparecerá espontáneamente pasados unos días, aunque sí pueden seguirse una serie de consejos que aliviarán sus síntomas y harán más llevadera la convalecencia”.

1. Hacer el mayor reposo posible
Durmiendo al menos 7 horas diarias, especialmente si se presenta fiebre. De esta forma, permitiremos a nuestro organismo recuperar fuerzas.

2. Mantener el ambiente cálido y sin excesiva humedad
Para evitar que se agraven los síntomas, puesto que los virus responsables del catarro prefieren el frío. También es recomendable evitar los cambios bruscos de temperatura.

3. Lavarse las manos con frecuencia
Debemos hacerlo habitualmente con agua y jabón durante al menos quince segundos y prestando especial atención a la zona entre los dedos y debajo de las uñas. Durante y después del contacto con una persona que tiene un resfriado, la frecuencia del lavado deberá ser mayor. Además, conviene utilizar productos de limpieza antibacterianos para limpiar las superficies de la casa (cocina, baño…).

4. Alimentarse adecuadamente
Se recomienda una dieta abundante en frutas y verduras, ya que son fuentes de vitaminas y minerales que ayudan al cuerpo a desarrollar sus propias defensas.

5. Beber gran cantidad de líquidos
Puesto que ayudan a eliminar la mucosidad, previenen la deshidratación y alivian el dolor de garganta. Podemos recurrir a zumos, agua, sopas no demasiado calientes… Sin embargo, hay que evitar las bebidas alcohólicas, que pueden interferir con la medicación.

6. Dejar de fumar y evitar los ambientes con humo
Ya que irritan todavía más nuestra garganta y mucosas.

7. Realizar aspiraciones de agua con sal o vahos de eucalipto
En los casos en los que suframos también congestión nasal, podemos limpiarnos la nariz con agua con sal para facilitar la salida de la mucosidad, o realizar vahos, que tienen acción expectorante y nos ayudarán a eliminar las flemas. En el caso de niños pequeños, se recomienda el lavado nasal con suero fisiológico quince minutos antes de las comidas y antes de acostarlos, para que descansen correctamente.

8. Hacer gárgaras con agua caliente con limón y miel
Su acción emulgente ayuda a calmar el dolor de garganta. A pesar de la creencia popular, es preferible emplear agua a leche con miel, ya que los lácteos pueden aumentar la mucosidad.

9. Consultar al farmacéutico y evitar la automedicación
Existen fármacos como antigripales, descongestivos, o analgésicos, que pueden ayudarnos a aliviar los síntomas del catarro. No obstante, siempre deberemos consultar al farmacéutico, quien, como profesional de la salud, sabrá aconsejarnos acerca de cómo usar los tratamientos a nuestro alcance. No conviene automedicarse.

10. Cuidado con los antibióticos
Es muy importante que no se tomen antibióticos por cuenta propia: además de que no son efectivos contra el catarro, ya que este está causado por virus y no por bacterias, el hecho de utilizarlos de manera incorrecta o frecuente puede hacer que nuestro organismo se haga resistente a ellos.

Si, aún teniendo en cuenta estos consejos, en el transcurso de dos semanas no hemos notado una mejoría, es conveniente acudir al médico de cabecera para descartar posibles complicaciones.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *